El anonimato

4 comentarios:
Se ha transformado en un tema mi elección por conservar el anónimato virtual. Quiero aclarar mis razones para esto, ya que podría creerse que es por mera cobardía y que le quita confiabilidad a nuestro relato. No puedo negar que hay algo de cobardía, expongo sentimientos muy íntimos en este blog, pero las razones de peso para elegir el anonimato son:
  1. Aunque este blog se llame 'Nuestra rehabilitación' es evidente que la protagonista de esta historia es mi hija. No me considero en el derecho de publicar su historia con nombre o fotos sin su autorización. Los niños de hoy tendrán una adolscencia distinta a la nuestra, donde sus amigos podrán googlearlo y encontrarán fotos de ellos cuando niños bañándose o chupándose el dedo. Lo que expongo acá puede que mi hija no quiera más adelante que su pololo lo encuentre en google y quiero dejarle a ella esa opción.
  2. Nuestra rehabilitación es producto de un trabajo en equipo, donde es fundamental el trabajo de profesionales de distintas áreas. No creo tener el derecho de hacer público su trabajo con nombre y apellido desde mi perspectiva, que sus colegas u otros pacientes puedan asociar mis relatos personales con su trabajo. Aclaro que todos los terapeutas conocen de este blog, pero no es el medio apropiado para publicar el trabajo de nadie.
  3. Quiero poder decir las cosas buenas y las cosas malas, sin tener que medirme por el riesgo de herir susceptibilidades ni dañar reputaciones. Es por esta razón que me parece que el anonimato le agrega confiabilidad a nuestro blog.
Por esto no hay nombres ni fotos. No se imaginan cuánto me cuesta hablar de 'mi hija' en vez de llamarla por su nombre o no poner alguna de las miles de fotos que tenemos de ella, donde se ven claramente los logros motores además de verse siempre tan linda. Pero por estas tres razones sigo haciendo esfuerzos por mantener el anonimato. Quienes nos conocen, comparten esta historia con nosotros. Quienes creen identificarnos, no duden en contactarnos pues no es que nos estemos ocultando. Queremos compartir esto con nuestros familiares y amigos, pero solo podemos tener nombres en nuestro grupo, no en el futuro grupo de mi hija ni en los grupos de cada uno de nuestros terapeutas por respeto a cada uno de ellos.
4 comentarios:
  1. Solo quiero felicitarte. No sabes como me gustaría que todos los padres con los cuales trabajo sean "padres terapeutas".
    Muy linda iniciativa

    Un abrazo

    Daniella Rojas
    Terapeuta Ocupacional

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Daniella. Siéntete en toda libertad de compartir este blog con más papás. Nos encantaría que nuestra histora sirviera para entusiasmar, dar esperanza o entregar aunque sea una sola idea para la estimulación de un hijo, especialmente para los papás que están recién empezando esta gran tarea.

    ResponderEliminar
  3. Uf, nunca le había dado una vuelta al tema de la exposición no autorizada a la que una, que ingenuamente mantiene un diario en línea, somete a los demás, especialmente a los hijos.
    Igual siempre pensé que en algún momento cerraría mi blog y lo guardaría de manera privada, pero la verdad puede que tome medidas pronto, antes de lo que pensé.
    Bueno, sobre sus motivos para el anonimato, 100% de acuerdo y también con la disposición a compartir este espacio con otros padres ya que es un testimono de rehabilitación y de vida súper valioso.

    ResponderEliminar
  4. Coincido tanto con vos!
    A mi tambien me cuesta el anonimato, aunque quiero mantenerlo! Se me escapan los nombres y/o apodos..., evito las fotos y los datos personales... pero se me escapan los nombres! jajaja...
    Cada vez que recorro tu blog, encuentro algo que me llama la atencion porque me identifico con eso...
    Deci que nos separa la cordillera, porque sino... seguro que nos hubieramos frecuentado! jajaja...
    Te sigo leyendo...
    Besos desde Argentina!
    Fa

    ResponderEliminar