Infiltración de Botox

2 comentarios:
Ayer fue la segunda infiltración de Botox de nuestra hija. No, no está arrugada ni estamos tratando de detener su envejecimiento. El Botox, o la toxina botulínica, es parte del tratamiento de la distonía y de muchos otros tratamientos. Se le aplica al o los músculos que están tendiendo a la espasticidad y la vida del paciente gracias a esta toxina (junto con el adecuado tratamiento) puede cambiar radicalmente.

Otra cosa más que quisiera aclarar, es que mi hija NO ES POBRECITA POR SER INFILTRADA CON BOTOX!!!! Cada persona, no terapeuta, a la que le comenté de la infiltración exclamó 'Pobrecita!' llena de pena. Me acordaba de lo que me decía mi amiga Mariana, cuyo hijo es insulino dependiente. Le cargaba que cada vez que tenía que pincharlo todo el mundo exclamaba 'Pobrecito!!!'. ¡SI ES EL TRATAMIENTO! ¡NADA DE POBRECITO! Además, es algo que nuestros hijos deberán hacer el resto de nuestras vidas... ¿Cuál es el punto de mostrárselo como algo negativo? Si le mejora la vida!

En fin. Todo salió bien ayer y ahora subimos kine a cuatro por semana.


2 comentarios:
  1. A mi hijo lo infiltraran con botox ya que el padece una leucomalacia que aun no le permite caminar a sus 2 años1/2 me da mucho miedo por los riesgos que pueda tener que tan buena sera esta alternativa?

    ResponderEliminar
  2. Hola Michele,

    has comentado en una entrada bastante antigua. Mi hija tiene el mismo diagnóstico y hace años que no le inyectamos más Botox pues trabajamos con una terapia que no lo necesita.

    Sigue averiguando, hay más info también en este blog en la etiqueta Botox. El Botox tiene varias contraindicaciones y los niños con daño neurológico son particularmente de riesgo. Los resultados además no son duraderos (duran solo unos meses) y no solucionan el problema de raíz. En mi opinión (que no soy médico ni terapeuta profesional) es solo una solución parche que sigue fines cosmetológicos (cuando no es para evitar dolor o malestar intenso obviamente).

    ResponderEliminar