Ejercicios funcionales

2 comentarios:
Ha sido una semana extraña. No he escrito, pues he estado más bien reflexiva e introspectiva. Tal vez un poco depre incluso por exceso de autocrítica y es que no me siento conforme con lo que estoy haciendo en la rehabilitación de mi hija.

Han sido semanas de muchos logros extras, pero que me han quitado tiempo para dedicarme a las cosas más domésticas. En mi planilla de tareas van muchos números en rojo, prácticamente no la estoy parando en la tabla de pronación, el horario de las siestas está muy flexible y bajó la calidad de su sueño nocturno (el de todos), no he hecho el ejercicio que la semana pasada la kine me dió de tarea, ni las tareas de la psicopedagoga, ni nada...

Ayer le pregunté a la kine: ¿porqué si mejora tanto en los ejercicios de la terapia no mejora en la vida diaria? La respuesta fue tajante: por vicios posturales no de ella, sino de ustedes. Por sobre contenerla, afirmarle la cabeza... Por no exigirle lo que deberíamos exigirle. Lo entendí fuerte y claro, pues además la semana pasada la terapeuta me hizo el mismo comentario, que debo incorporar los ejercicios al cambio de ropa, de pañales, alimentación, etc.

La premisa es la siguiente: hay que trabajar la funcionalidad de los ejercicios, incorporándolos a las tareas diarias. Por supuesto que caigo en depresión con esto, pues siento que no me dedico todo lo que debería dedicarme a ella, que no alcanza el tiempo para haer todas las cosas que debería hacer. Pero bueno... Tranquilidad y perseverancia. Cuando el camino está claro las cosas se simplifican.
2 comentarios:
  1. ¡MUCHO ÁNIMO!!
    creo que si bien es cierto que hay que ser constante, uno cuando es joven como nosotras (ejem) siente que todo es urgente, cuando en realidad a veces las cosas no cambian tanto si se empiezan una semana después.
    Tienes razón, eres muy autocrítica, porque en realidad todo lo que haces por tu hija tiene un valor inigualable y la sobre contención y el regaloneo, no creo que le hagan mal de vez en cuando. Al contrario.
    Igual te entiendo, me pasa mucho, ayer sin ir mal lejos estaba en crisis sintiéndome mala madre por una pataleta que se me fue absolutamente de las manos y de la cual me auto culpabilicé por haberle puesto pocos límites en el pasado.
    La maternidad y la culpa parecen que son amigas cercanas, menos mal que también son amigas de el orgullo, la satisfacción, las sorpresas cotideanas el amor indescriptible y la felicidad.
    A todo esto, FELIZ DÍA DE LA MADRE y estoy segura de que a estas alturas la depre ya se te pasó y estay tirando pa arriba y echándole pa adelante.

    Cariños a los 3 :)

    ResponderEliminar
  2. Feliz día de la madre también!!!
    Gracias, por el saludo y las palabras de ánimo.

    ResponderEliminar