Días de resfrío

No hay comentarios.:
Desde el jueves, nuestra hija está resfriada. Partió con una tos muy fea, que le hacía vomitar la leche. Le bajó violentamente el apetito y se sentía más calentita, pero el termómetro nunca llegó a marcar 37. Los síntomas eran los mismos que los que presentaste en el verano, lo que no era bueno ya que entonces estuviste un montón de tiempo pasando de una enfermedad a otra.

Ahora parece que tuvimos más suerte. Hoy ya despertaste mejor, tos casi no tienes, el apetito va en aumento y solo estás algo decaída. Algunas cosas cambiaron desde la última vez que te pasó esto. Primero, ya sabíamos qué hacer en cuanto a remedios. El primer día recordamos las sabias palabras del pediatra, quien no quería que lo visitaramos por cada resfrío y te dimos lo que recetó. Además, como antes no te enfermabas nunca yo te consideraba súper fuerte de salud y era muy raro cancelarte una terapia. En cambio ahora, el mismo jueves te cancelé la piscina y el viernes cancelé la T.O. y fono que nos tocaba. Tampoco te paré, ni te puse de guata (te congestionabas mucho), ni te puse las órtesis para dormir o el parche ocular.

Tuviste todo el fin de semana para descansar y recuperarte, metida en la cama con los papás regalones que te tocaron. Puede sonar súper lógico, pero a mí me costó aprender que a veces había que olvidarse unos días de la rehabilitación por razones más importantes. Y es efectivo, te estás recuperando rápidamente. Espero que mañana amanezcas mucho mejor. Si es así, aprovechando la energía de los lunes, retomamos todo lentamente.
No hay comentarios.:
Publicar un comentario