El último día de vacaciones

No hay comentarios.:
Hoy domingo es teóricamente mi último día de vacaciones. De todo lo que pensaba hacer al iniciar estas vacaciones, debo decir que solo me faltó el odontopediatra (que fue reemplazado por mi ida al doctor), tocar un poco más de guitarra y el material pedagógico no logró ser tanto. Todo el resto, ya está listo o en vías de lograrse.

Además, avancé en el horario que sugirió la psicopedagoga, conseguí gracias a mi madre un velcro más 'moderno' con el que terminaré el juguete de la T.O. y los animalitos, conseguí cotizaciones para una máquina para plastificar para poder hacer más cosas sin límites ni de plata ni de flojera, hice el cubremesa famoso y un montón de otras cosas pequeñas que necesitaban un poco de tranquilidad y paciencia, como arreglar el cojín abductor para que pudiera usarlo todo el día (le permite caminar y el que teníamos, no era compatible con la silla de auto: resultado, solo podía caminar en la casa, que no es precisamente lo más práctico) o cambiar tu alimentación en parte sacando la tercera mamadera, regulando la nueva dosis de omeprazol y controlar la calidad de tu sueño.

Además esta semana pudieron hacer la sesión juntas nuestras psicopedagoga y fonoaudióloga, lo que fue muy interesante y dio más de un fruto (entre ellos, que mi hija terminara agotada ese día). Esto generó una tarde libre (que es bastante inusual) que nos permitió ir a la casa de mi prima y las primitas de mi hija, quienes la quieren mucho y me encantan. Lamentablemente, tanta terapia nos deja poco tiempo para compartir con la familia 'extendida' y mi hija aun no demuestra comprender que hay otros niños. El viernes después de varias horas ya con las primas, encontraron una forma de jugar con ella, que era haciéndole cosquillas. Esto nos hizo pensar en la posible idea de llevarla al jardín unos pocos días a la semana por unas horas (que es lo que tiene libre). Hay que seguir analizando esta idea, especialmente porque hay otra alternativa bastante tentadora que entró en juego recientemente.

Lo más importante es que pasé un montón de tiempo con mi hija y pude disfrutarla mucho, regalonearla y que ella me regaloneara a mí. Pude conocerla más y conocerme más a mí como madre. Nada más 'revelador' que un mes sola con tu hija. Ojalá hoy sea un buen último día de vacaciones.

No hay comentarios.:
Publicar un comentario