Oftalmólogo: eran buenas nocitias

No hay comentarios.:
Finalmente lo del test de teller eran buenas noticias. Según nuestro oftalmólogo, a quien recomiendo pues se toma las cosas en serio, observa un rato piensa y luego habla, se interesa por atender bien a estos casos especiales, además se especializa en niños y cree en el posible beneficio de las terapias visuales (es decir, le cree a los padres que ven los beneficios y esto extrañamente es muy inusual en un oftalmólogo).... bueno, según él, los resultados del test de teller son fantásticos. Voy a tratar de explicar lo que yo entendí.
  1. El tratamiendo de la ambiopía precisamente busca igualar la visión de los dos ojos.
  2. Si los dos ojos ven igual, pueden desarrollarse mucho mejor.
  3. Este resultado de las 6 horas de oclusión comprueba que era ambliopía y no una baja visión producto del daño cerebral, en cuyo caso no podríamos hacer mucho.
  4. En realidad lo que 'bajó' en el test es solo una línea, no es tan terrible.
  5. La curva de la normalidad en este test a estas alturas no hay que pescarla, pues está pensaba para niños hasta los dos años (que no dan respuesta verbal).
  6. Se logró la alternancia de ojos, es decir, no hay uno dominante que vea el 100% del tiempo. Esto es exáctamente lo que se quería lograr y es fundamental.
Creo que con eso es suficiente. Ahora el tratamiento pasa a ser de 'mantención', donde se alterna el ojo a ocluir. Esto porque si se deja sin tratamiento alguno, la ambliopía volvería (esto no lo entendí muy bien). Ya que hay alternancia, se pueden trabajar ambos ojos para que se desarrollen en su máxima capacidad. Me dejó claro que esa capacidad puede no ser muy distinta a la que había previo al tratamiento, puede haber causas físicas (alguno de los quistes mal ubicados) que limiten la vista de alguno de los ojos o de ambos.

Además, estaba fascinado con que hayamos realizado el taller de rehabilitación visual. De hecho, me reclamó por no invitarlo... Estaba súper interesado en saber qué había observado ella y qué ejercicios recomendó. Eso es muy meritorio en un oftalmólogo, que asuman que ellos no cubren la totalidad del tratamiento y que otros especialistas pueden colaborar significativamente. En el gráfico de todos los tellers que se le han tomado, se nota el cambio cuendo se empezaron a hacer ejercicios (que aun eran caseros, pero igual sirvieron).

Ya escribí suficiente. Lo importante es que al parecer vamos bien. Ahora comienza la era de la alternancia (que si entendí bien, sería hasta los 5 años). Menos mal que nuestra enana tolera sin problemas el parche. Espero que cerca de los 5 años sus manos sean lo suficientemente hábiles como para quitarse el parche. Contrario a muchas mamás, yo ansío el momento en que mi hija se porte mal, pues significa control motor y que ella se manifieste, y me encanta conocerla día a día. Locuras de una mamá terapeuta.
No hay comentarios.:
Publicar un comentario