Tras una semana de vacaciones...

No hay comentarios.:
Parece que a las dos nos hacen muy bien las vacaciones. Como por arte de magia, el control cefálico parece mejorar cada día. La vista, la manipulación de objetos, la descarga de peso con ambos brazos, la marcha... Todo esto ha tenido clara mejoría en los últimos días. Es fenomenal. Hoy cuando llegué estaba en kinesioterapia y las primeras palabras de la kine fueron: te estábamos esperando para que tomaras fotos porque está increíble. Y estamos todos de acuerdo.

Por mi parte, estoy muy entusiasmada haciendo cuentos y secuencias tanto en Powerpoint como en Intellipics. Es terrible... Hay tanto que hacer e Internet ofrece tantos recursos, uno podría pasarse la vida en esto. Por el momento, he terminado solo una actividad con una canción de Cantando Aprendo a Hablar que pretendo mandársela a una de sus creadoras, Aída, a quien tengo el gusto de conocer y que creo que le podría servir. Ella es fonoaudióloga y trabaja con niños multimpedidos.

No puedo dejar de mencionar lo más importante: desde ayer ya no tomas leche en la noche. Por tus dientes, por el pipí nocturno y por dejar de darte omeprazol. No hubo ningún problema, salvo cómo darte los remedios que te dábamos con la leche, pero lo solucionaremos. Esto es como patear la bolita de nieve: tras consolidar la leche hay que comenzar a disminuir las dosis de omeprazol y cuando lleguemos al equilibrio, te compraremos cama de 1 plaza para hacerte dormir ya en tu cama sin traspasos nocturnos. Ni hablo de sacarte el pañal en la noche porque aun ni pienso en sacártelo durante el día. Así funciona mi logística maternal.
No hay comentarios.:
Publicar un comentario