Nuevo juguete de animalitos

2 comentarios:
Costó, pero salió. No quiero ni calcular cuánto me demoré, pero finalmente está lista nuestra tabla con velcro para pegar y despegar animalitos. No quedó perfecta, pero la perfección es enemiga de lo bueno. Lo más importante, es que a mi hija le encanta y le motiva un montón a mover sus brazos. Los distintos animalitos por azar tienen distintos niveles de dificultad por la superficie de adhesión y las posibilidades de tomarlos (los con patas largas son más fáciles).

Materiales:
1. Lámina de cholguán de 60x40 (se recomienda calcular bien el ancho de los velcros)
2. Velcro 'moderno' que no raspa autoadhesivo, pegar en la lámina el lado áspero. Si no hay de este velcro, es preferible optar por el lado suave del velcro.
3. Muchos animalitos comprados en Anatolia: araña, chinita, pez, caballo, perro, gato, rana, gallina, tigre, elefante, flamingo, etc... El koala es tan feo que le dio verguenza salir en la foto.
4. Velcro suave para coser en los animalitos, aguja, hilo y un poco de paciencia.



Todos los créditos por esta idea son para nuestra terapeuta ocupacional.
2 comentarios:
  1. Maravilloso! y bástante módico me imagino, qué buena la idea de comprar los animales en Anatolia.
    En mi humilde opinión, una vez que su alumna estrella esté de alta, está mamá terapeuta tiene una gran posibilidad de desarrollo profesional en el diseño y comercialización de material de estimulación o más aún, te imagino como una especie de guía para otros padres que requieran de una terapia integral para sus hijos, como la persona que coordina a los profesionales y actividades necesarias... no sé, pero me da la sensación de que falta eso en Chile.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Lo de Anatolia es muy entretenido... Creo que soy una adicta, recién pas{e y compré un león, un mono, un gorila, una abeja, una vaca y no me acuerdo qué (son 3 por mil). Si no te haces adicta a estos animalitos, sí puede ser muy barato... Se necesita más que nada tiempo.

    Y sí, no eres la primera que me lo dice. Pero como bien señalas, eso no existe en Chile, me imagino que se podrían abrir caminos eventualmente. O tal vez solo vuelva loco a un posible hermano o sobrino. El futuro ciertamente es incierto.

    ResponderEliminar