Una niña feliz

2 comentarios:
Cuando diagnosticaron a nuestra hija una, de las cosas que más me causaba dolor era pensar que ella no iba a ser feliz. Con el tiempo, ella nos demostró que era una niña tan feliz como cualquier otra, sonriente, gozadora y realmente muy alegre. Pero ahora además encuentro en un blog muy interesante llamado Groing up with a Disability, un estudio que concluye lo mismo: los niños con discapacidad son tan felices como los niños sin discapacidad.

¿Qué se concluye de todo esto? No hay razón alguna para tenerles lástima ni sentir pena por ellos. Ellos disfrutan la vida como cualquier otro niño, salvo que la actitud de los adultos se lo impida. Ellos conocen la vida así, para nosotros puede ser doloroso pensar en una vida distinta sin habilidades a las que estamos acostumbrados, pero para ellos solo debe ser doloroso que nosotros nos dediquemos a pensar en sus limitaciones en vez de en sus capacidades. No más lástima, por favor, son niños felices.
2 comentarios:
  1. Es verdad! Los niños con capacidades diferentes pueden disfrutar tanto de la vida como cualquier otro chico, y son felices!
    El único problema somos los adultos que, como bien decís, pensamos mas en sus limitaciones que en sus capacidades.
    Comparto tu reflexión!
    Fa

    ResponderEliminar