El supermercado

2 comentarios:
Ayer, aunque no lo crean, fue la segunda vez que mi hija fue a un supermercado. Sí, así de aprehensivos. La primera vez fue en su primer año de vida. Intentamos sentarla en la silla de los carros y fue un desastre. No llevábamos nada más, asi que el supermercado fue en brazos y realmente agotador para nosotros, ya que además lloró todo el rato.

Hace rato que nuestra hija es mucho más tolerante que eso, pero no habíamos querido repetir la experiencia. Me daba lata llevar el coche, que implicaba que fuéramos los dos, y me daba también algo de susto que se aburriera y el paseo terminara con nosotros huyendo del supermercado.

Vuelta al presente: fuimos los tres felices al supermercado, uno con el coche y otro con el carro, y nuestra hija miró asombrada todos los estantes, las luces, los refrigeradores... Eligió un cuaderno para pintar, galletas, cuchuflíes y el colado que quería (que aclaro le damos solo cuando no alcanzamos a preparar otra cosa un fin de semana). Quería tocarlo todo: el carro, las verduras, etc... Descubrió un mundo nuevo y yo descubrí que le gustan las mariposas y que definitivamente estamos en otra etapa, una mucho más tranquila que la primera.
2 comentarios:
  1. Que maravilla ver como cambian las cosas que uno cree seran eternas. Con nuestro hijo nos pasaba lo mismo, no ibamos al super ni al mall ni a nada que fuera muy publico porque siempre terminaba siendo agotador para todos, ademas de las aprensiones sobre resfrios, aire acondicionado, etc. Pero gracias a dios todo cambia y no parece tan mala idea ir al super, hacerlos elegir algo que quieren, recorrer los pasillos mirando colores y luces. En fin, hacer una vida mas normal porque nos hace bien a todos.

    ResponderEliminar
  2. Tal cual! Con el tiempo todo se va acomodando, y de todo vamos aprendiendo.
    Los lugares tan públicos y grandes suelen tener estas cosas: a veces los odiamos y otras veces los disfrutamos.
    A nosotros nos pasan cosas similares, para ir al súper... vamos los 3 con el cochecito!
    Jajaja! Nos vamos adaptando, no?

    ResponderEliminar