Su primer corte de pelo

4 comentarios:
El miércoles 20 de febrero de 2008 nuestra hija fue por primera vez a la peluquería como cliente. Cortarle el pelo era un tema que había desplazado, sin duda porque pensaba que su control cefálico (o la ausencia de) hacía imposible que alguien le cortara el pelo.

Afortunadamente, nuestra vecina nos dio el dato del peluquero de su hija, una de las amigas incondicionales de mi enana. Un día la acompañamos a ella a cortarse el pelo para que el peluquero conociera a mi hija y viera realmente como se mueve. Inmediatamente me dijo que ningún problema, que por favor la llevara poque tenía el pelo muy quemado, lo que es cierto. Gran parte de su pelo está podado con sus propias manos...

Y fuimos, pero él estaba de vacaciones y yo obviamente lo quería a él. Este miércoles volvió y le cortó el pelo a mi hija. No fue ningún problema, me senté yo con ella y debajo de la bata hice la magia necesaria para que le pudieran cortar el pelo. Además, pensándolo bien, un peluquero infantil debe estar acostumbrado a que los clientes se muevan bastante, no?

Durante el corte y el peinado (hasta le hicieron brushing), mi hija se mostró de lo más desconcertada. Tenía algo de susto, pero se sintió siempre segura. Intentaba mirar qué estaba pasando, qué era ese sonido, qué estaba haciendo ese caballero con su pelito!! Lamentablemente, no teníamos un espejo a la altura de nosotros, pero apenas terminó le mostré uno para que se mirara y se puso contenta. Creo que fue una buena experiencia, a ver si la próxima vez que le pregunte si se quiere ir a cortar el pelo también me responda 'sí'.
4 comentarios:
  1. Seguro que quedó preciosa! Entiendo que te costase dar ese paso por las dificultades que pudiérais tener pero me alegro mucho de que le hayáis llevado y que hayáis encontrado un peluquero para vuestra hijita. Ahora estará mucho más guapa siempre arreglada!

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Que bien, y se portó de maravilla por se la primera vez. J todavia hace sus peleas cuando le toca cortarse el pelo. Antes ni se diga, formaba unos escandalos de horror, jejeje.

    Se ve muy lida la chica.

    ResponderEliminar
  3. Qué linda foto!!! Toda una experiencia!!!
    Sabés? Hace un tiempo que pienso en lo mismo, a Valen todavía no la llevé nunca a una peluquería, en 1 oportunidad le corté yo una mecha... no quedaron bien, pero sus rulos la favorecen para disimular las imperfecciones de su mamá - peluquera, jajaja!
    Es verdad eso de que los peluqueros deben estar acostumbrados... y porqué nosotras no la habíamos pensado así?
    Voy a averiguar si hay alguno por aqué cerca...
    Dale besitos a R. de mi parte!
    Fabi (de Construyendo Caminos, otra vez sin poder acceder a blogger!!!! Grrrrrrrr....)

    ResponderEliminar
  4. Que bueno! me alegro de esta primera visita al peluquero,auque falto la foto, nos quedamos con las ganas de verla.
    A Bruno lo hemos llevado unas cuantas veces, menos mal que siempre donde vivimos encontramos un peluquero co paciencia...jii. Aunque nunca han sido peluquerias que se especializan en niños, generalmente escogemos alguna del barrio que quede mas cerquita y que nos tinque.

    Bueno, un abrazo

    ResponderEliminar