Buen día en el jardín

No hay comentarios.:
Hoy fue otro buen día en el jardín. Ayer no lo fue, ella estuvo muy mañosa y apenas se calmaba cuando yo la tenía en brazos. Hoy en cuanto llegamos se fue con su tía a pintar, así que me fui de la sala. Por un buen tiempo estuve afuera sin oir su llanto. Pintó en brazos de la tía, luego la sentó y siguió feliz y solo lloró cuando la tía se paró a hacer otra cosa, lo que sucedió al menos media hora más tarde. Eso es buenísimo, digamos que es lo mismo que hace en casa! Le sugerí a la tía ubicar su silla en una posición específica que le permite ver toda la sala y así no perderlas de vista. Es una idea simple y tal vez ilusa, pero no cuesta nada. Todas tienen muy buena disposición. Pero esa independencia será todo un tema.

Después jugamos mucho rato con una de las niñas más amorosas en la sala al menos con nosotras. Le hace mucho cariño, me ayuda a darle de comer, le da besos... Hoy día cuando mi hija se aferraba de su delantal (que no es muy bien visto) me dijo 'no importa' y siguió haciéndole cariño. Me preguntó si era guagua, le dije que no. "¿Pero por qué no camina?" Que todavía no podía pero ya iba a poder y me contestó "ella es muy linda". Es un extraño sentimiento. Me hace pensar en un par de hermanas muy cariñosas y bellas. Es muy raro sentir que otro niño casi la quiere... Hoy me emocionó ver cómo mi hija la miraba fijamente, a su altura, de su tamaño... Con los ojos bien abiertos y muy contenta, haciéndole cariño también a su amiga.

Fue un bonito día. Mejor que el de ayer, que además fue muy agotador para mí. Mañana iré preparada para pasar más tiempo en la sala de espera. ¡Vamos que se puede!
No hay comentarios.:
Publicar un comentario