Oops

4 comentarios:
Parece que eran las toallas... Efectivamente cambiaron mucho después de lavarlas y no sé si es casualidad o qué, pero pareciera que nuevamente los cambios son más rápidos. Ayer cuando llegué de la universidad mi hija parecía una jirafa, con un cuello tan largo que para nosotros se ve desproporcionado! Sus hombros están mucho más planos, no levantados hacia el cuello, permitiendo que exista cuello y que sus brazos estén mucho mejor. Me contaron que ayer hasta hizo una especie de gateo tipo 'comando' y que quedaron maravilladas quienes lo vieron. Yo aun no lo veo, ver para creer, pero no sería extraño. Solo le faltaba trabajo de brazos para lograrlo y sin duda están mejor. En el jardín me llamó la atención también que sus brazos estaban mucho más cerca del dibujo para pintar, con su brazo extendido completamente.

Moraleja 1: una vez al mes es necesario lavar las toallas.
Moraleja 2: Con tranquilidad y ABR, poco a poco se logran grandes cosas.
4 comentarios:
  1. :) todos los dias se aprende algo... que bueno que las toallas limpias sean un aliciente mas! Felicidades por su "jirafita"... ella esta aprovechando muy bien el ABR, y ustedes tambien!

    ResponderEliminar
  2. Wow! cada vez esto de ABR me sorprende mas. Bravo princesita!

    ResponderEliminar
  3. Holaaa. Soy la chica-madre-vasca que os escribí hace tiempo. Me alegra que todo vaya bien, que esteis contentos con la ABR y el lugar donde educan a vuestra hija. La mía está iendo a escuela infantil y en septiembre comienza en el cole de l@s grandes, tiene 3 años, algún problema añadido a los habituales de la vida pero una belleza por dentro y por fuera que arrasa. Un beso a vuestra preciosidad.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Marian, por dejar un saludito de vez en cuando! Me gustó mucho la descripción de tu hija! Muy bien dicho.

    Que todo salga muy bien en el cole de grandes, ¡todo un hito!!

    ResponderEliminar