Reflexiones tras una semana completa en el jardín

4 comentarios:
Esta semana por primera vez se cumplió el que ella fuera toda la semana, que se quedara sola en su jardín y que asistiera la jornada completa regularmente. Empezamos a ir al jardín a principios de abril, pero muchas semanas me quedé yo con ella toda la tarde, otras semanas faltó por enfermedad y también hubo días en que se quedó y me llamaron para que la fuera a buscar (creo que fue 1 vez). Esta semana no pasó nada de eso, fue una semana completamente regular. Aun así, cada vez que suena el teléfono de mi casa entre las 3 y las 6 contesto con susto pensando que es del jardín.

Creo que no puedo decir muchas cosas. Ahora esta parte del día de mi hija es en gran medida un misterio. Las tías por suerte todos los días me dicen algo que hizo e intento conversar sobre eso con ella. También me mandan fotos (amo que el jardín haga esto!) solo porque están chochas viendo cómo mi hija disfruta de las actividades. Le pregunto si jugó con tal y tal tía o con tal compañera, y también sobre algunas actividades que sé que hizo, como cantar y tomar la leche, pero las cosas distintas no tenemos cómo saberlo. Me encantaría que pudiera decirlo de alguna manera. Me tranquiliza que todos los días ha vuelto muy contenta, feliz y dice con gran alegría que quiere ir al día siguiente.

He visto también por parte de las tías mucho cariño. Se que están muy atentas de ella y que de a poco la van conociendo. Todos los comentarios me han sonado familiares: que posa para las fotos, que es difícil pegar papeles porque los pega y después los despega, que se pone ansiosa cuando están sirviendo la leche. Hasta ahora lo único raro es que me dijeron que vieron una película (Buscando a Nemo) y ahí no tengo idea qué habrá hecho mi hija que se aburre rápidamente con la tele y más si no tiene propagandas. No me dijeron si lloró o se divirtió, yo creo que debe haber estado jugando con alguien y que además no deben haber visto la película completa, no hay tiempo para eso aunque llueva. Lo bueno es que se ha acostumbrado a que la tomen todas las tías, cosa que antes era imposible. Ojalá esta conducta se manifieste también fuera del jardín.

Ya solucionamos el tema de la leche que no la estaba tomando allá. Les llevé un vaso de transición con alto flujo y parece que con eso bastó. Así que ahora parece ser todo rutinario en su jornada del jardín. Faltan algunas cosas, como que la lleven al baño, pero creo que se han adaptados todos (incluyendo mi hija) muy rápidamente y ha sido mucho más de lo que yo esperaba.

Yo, por mi parte, aun no me acostumbro a tener esas horitas libres. En parte porque solo un día de esta semana esas horas fueron realmente libres, las otras fueron tardes de supermercado, isapres, hacer aseo, etc. Pero también porque mi hija no está en la casa por varias horas estando yo en ella por primera vez en más de 3 años, no es un cambio fácil. Ojalá algún día deje de tenerle susto al teléfono durante estas horas.

Ah! Dejó de parecerme divertido que se ensucie tanto! Pasé horas restregando el delantal para sacarle las manchas de pintura azul. Aunque por otro lado, ¿no está bonito este mar? A mi hija le encantan los peces, creo que debe haber disfrutado muchísimo haciéndo esto. Pintando, arrugando papel, pegándolo y despegándolo y pintando pececitos. ¡A restregar no más!
4 comentarios:
  1. Que bien que lo del jardin ya sea una rutina. Comparto eso de sentirse extraña con esas horas libres, nuestros niños llenan tanto nuestro mundo que es raro estar sin ellos al principio. Pero es tan bueno que tengan su espacio aparte mas lejitos de sus padres, y ver que el mundo va mas alla de la casa, las terapias y esas cosas.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto, es raro cuando no estan nuestras pequeños con nosotras, yo siento como que me falta algo...:) pero es bueno para ellos y si se divierten y aprenden como veo a su princesa, mejor... felicidades a R. y un 10 para sus papas!!!

    ResponderEliminar
  3. Buenísimo todo lo que comentaste!!!
    Parece que R. tiene actividades independientes de mamá... y eso cuesta, no? Yo me muero por saber los detalles de lo que Valen hace en el jardín y yo no veo!!! jajaja!!!
    Menos mal que tenés otro uniforme de repuesto, viste?
    Besitos
    Fabi

    ResponderEliminar