La maternidad

8 comentarios:
Estos últimos días, me han hecho sentir como 'mamá terapeuta' nuevamente. Rocío es mi primera hija y, por lo tanto, aprendí a ser mamá con ella y mi maternidad me parece natural. Sin embargo, en muchas ocasiones es fácil darse cuenta de lo lejos que está de la normalidad. Por ejemplo, por los comentarios de las enfermeras y doctores, que no esperan que uno sepa un montón de cosas, como posicionarlos o reaccionar ante posibles vómitos, que incluso me preguntan si la puedo tomar. ¡Cómo no voy a poder tomarla!

Ayer no quisieron darnos comida, la veían muy dormida para poder alimentarla. A ver... Primero, no saben muy bien cual es su estado de vigilia habitual y, segundo, justo vinieron a verla cuando estaba por dormir siesta. Dijeron que si mandaban comida, debíamos posicionarla de tal y tal manera para evitar tal y tal cosa... ¿No querrán enseñarme a limpiarle el poto también?

Hoy día nuestro pediatra les explicó que nosotros teníamos buen manejo, que confiaran un poco más en nuestras opiniones y habilidades (cada día agradezco más haber conocido a este pediatra, no deja de sorprenderme). Asi que ahora nos trajeron comida. Acabo de darle una compota de manzanas que comió con muchas ganas, hasta que dijo basta casi llegando al final. Ahora reposa un ratito en posición más vertical y luego la haré dormir.

Por otro lado, me tocó presenciar un momento que me impactó. Almorzaba yo creo que el viernes en la cafetería, mirando hacia las escaleras mecánicas. Primero, una mamá se subió a la escalera que bajaba tironeando a su hijo de la mano. El niño quizo gatear o algo así y se cayó en la escalera. La mamá se encontró en una situación complicada, lo tomó y caminó contra el sentido de la escalera. Luego volvieron a subirse a la escalera, lo retó y miró hacia arriba donde estaba yo al lado de dos doctores, a quienes les dijo 'mal manejo, no?'.

Segundos después, subió por la escalera del lado una mujer de presencia mucho más tranquila con su hija sostenida de la mano. Bajaron de la escalera con cautela, la madre siempre atenta. Luego la hija quizo jugar con algo que había por ahí y la madre pacientemente la acompañó y dejó que su hija explorara. Luego conversó algo con ella, la tomó en brazos, le dió el beso más tierno del mundo y siguieron su camino.

Me enterneció mucho esta imagen y me hizo pensar en la gran variedad de maneras en que las mujeres somos mamás. Las mamás terapeutas somos pocas, afortunadamente, pero creo que tenemos a favor el que estamos muy atentas a todo lo que hacen nuestros hijos, los conocemos mejor que nadie, somos 'expertos' en ellos y estamos siempre dispuestos a festejarles todo lo que hagan y a ayudarlos en todo lo que necesiten. Afortunadamente, me siento más cercana a la segunda mamá.
8 comentarios:
  1. Sonia que buenas noticias!! Que ya esté tu hija de regreso es un gran acontecimiento.. Luego vendra lo demas.. De verdad que estos dias Rocio se ha apoderado de la atencion de todos, pero hoy tenemos algo que celebrar. Me pongo a pensar que si todos vivieramos en el mismo país nos hicieramos turnos para acompañarte y darte apoyo.. En la lejania, estamos contigo!!

    ResponderEliminar
  2. Sonia me alegra que el tiempo vaya a favor y nuestra Rocio demuestre sus habilidades de supercampeona. Es valioso saber que siempre ves todo con muy buen ojo, creo que el ser mamaterapeuta posibilita a cualquiera en ser mejor en TODO. Felicitaciones por la nena. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Es tan cierto lo que dices. Hay tantas cosas que las madres de niños que vemos en la calle y en las plazas pasan por alto, y cosas a las que esas madres dan importancia..que realmente no la tiene. De cierta menera nuestros hijos nos han abierto los ojos a las cosas realmente esenciales.

    ResponderEliminar
  4. Qué lindo post! Muy tierno y tranquilo!
    Es verdad que hay gran variedad en la maternidad!!! Y es lindo sentirse más cerca de la segunda imagen que relatás...
    Me alegro que todo esté mejor!!!
    Besos
    Fabi

    ResponderEliminar
  5. Por tu blog he conocido a otras mamás terapeutas y no puedo más que admirarlas. Soy mamá de dos monicacas muy ricas y se que daría lo que fuera por su felicidad y lo que haces es exactamente eso, te la juegas 120% por Rocío, porque ella sea una feliz y por sobretodas las cosas Amada (eso creo que ya lo requetesabes!)
    Felicitaciones porque a Rocío Dios de verdad le envió la madre ideal!

    ResponderEliminar
  6. MT, me alegra muchísimo saber que Rocío está mejor, y me alegra mucho también que ella te tenga a tí a su lado, quien sabe tanto de ella, quien vive para ella. Claro que te pareces mas a la segunda mamá.. ¡Sin duda! Ojalá esas mamitas que áún no encuentran el sentido pleno de la maternidad lo encuentren pronto.
    Un abrazo para tí, y uno a tu pediatra, que claramente es un ángel muuuy sabio y respetuoso.
    Cariños, Paula

    ResponderEliminar
  7. Hola Mama Terapeuta, has tenido la suerte de no haber tenido que internar a Rocio desde que nacio. Las enfermeras no te conocian. Ya van a saber que eres una Mama Terapeuta y ojala que no tengas regresar en muuuuuucho tiempo. A nosotros nos conocen en un hospital cercano pues desde que nacio Matthew los hemos tenido que hospitalizar como unas nueve veces. Tambien soy jodida y hay que estar pendiente de todo lo que hacen puesto que errores pasan en todas partes.

    Un abrazo,
    Eugenia

    ResponderEliminar
  8. Enhorabuena y me alegro que Rocio este mejor.
    Como tu dices hay varios tipos de mamá,no se si conoceras este refrá pero en mi tierra se dice:hay madres y madresitas.
    Besos y abrazos de mejoria para Rocio.

    ResponderEliminar