De vuelta al jardín

3 comentarios:
Después de un mes de ausencia absoluta y prácticamente dos meses más de asistencia muy irregular, Rocío volvió al jardín esta semana. Desde el 1 de septiembre, sfecha de su regreso oficial, ha asistido semana por media y tan solo dos días cada semana. Pero ahora ya es primavera y espero que este regreso sea más permanente. Lo malo, es que todos estos días que Rocío ha ido al jardín ha llorado mucho. Últimamente, la verdad es que llora desde que la despierto de la siesta y comienzo a ponerle el uniforme. El llanto aumenta cuando la subo al auto, va con susto... Cada vez que el auto se detiene, llora pensando que llegamos. Y bueno, cuando finalmente estaciono viene el llanto más grande. La dejo en el jardín en lágrimas y la retiro llorando.

Ni una gracia. Así que ahora que creemos que el reingreso será más definitivo, volvemos a adaptarla como antes: conmigo al lado. ¡Tan mamona que salió mi niña! Ayer la tuve en brazos al principio, pero la mayor parte del tiempo estuvo en su silla. Yo le tomaba una mano y su súper amiga la otra. En realidad, es su súper amiga. Yo había visto fotos, y escuchado historias pero nada me había permitido dimensionar esta relación! La amiga está junto a ella todo el rato, abrazándola, tomándole la manito, pasándole juguetes, pidiéndole besos... ¡Es muy tierna! Fue rico ver cómo interactúa Rocío con los otros niños, aunque más parezca 'cómo los otros niños interactúan con Rocío'.

Creo que esta vez seré más didáctica, ya se de algunas cositas que hay que arreglar y además tengo mucha más confianza con las tías. En realidad, me parece de lo más entretenido ir al jardín por unos días, jijiji, ¡me encanta este jardín! Me encanta hablar con otra compañerita y que me cuente qué cosas le gustan a Rocío y qué no y cómo ellos saben distinguir. Me reencanta ver cómo se rie mi hija cuando cantan la canción de la arañita!! Ayer las tías me mostraron montones de fotos hermosas de cuando Rocío disfrutaba el jardín, así que tengo bastante presente que hay que readaptarla, que es bueno para ella y para nosotros.

Honestamente, no sé cómo no es feliz en el jardín. La reciben todos los niños gritando su nombre, corren a abrazarla, me la quitan prácticamente de los brazos y después juegan mucho con ella y son todos muy amorosos. Claro, yo entiendo que esto es muy inusual y que somos muy afortunadas, pero parece que ella piensa que donde vaya la gente la va a amar!!! Se está malacostumbrando mi niña, jijiji. Espero no malacostumbrarme yo en estos días y espero que sean poquitos! Ya me había acostumbrado a tener un descansito, aunque fuera de dos horitas!
3 comentarios:
  1. Te entiendo tanto! tambien me ha tocado lidiar con la irritabilidad explosiva de Bruno. Ahora probaremos con flores de Bach con una terapeuta muy recomendada, creo que a estas alturas cualquier ayuda y orientacion son bienvenidos.

    ResponderEliminar
  2. Animo mamá terapeuta!
    A lo mejor sólo es cosa de acostumbrarse de nuevo, y más cuando tu enana recuerde que disfruta mucho ahí con los niños...:)
    A mi me encantaría que aqui me permitieran estar con mi princesa por lo le menos los primeros días... Ya llegará mi momento...

    Un abrazo a tu enana...

    ResponderEliminar
  3. Moniiiiiiiiiiita... está claramente en un proceso de adaptación "denuevo". Ojalá sea cortito y vuelva a llegar feliz a cantar su "arañita"
    Está claro que el jardín es lo mejor y que ella lo disfruta, debe estar asustada porque se separa de tí, más que mal, estuvieron bien pegadas este último tiempo.
    Mucha suerte.

    ResponderEliminar