Reflexiones de comienzo de año

7 comentarios:
Ya no quiero trabajar and I’m so lazy!
Ni siquiera trasnochar and I’m so lazy!
Sólo quiero descansar y que me dejen en paz,
Quisiera al mundo cambiar, but I’m so lazy..
So hang out with me, we’ll watch the trees
and yawn ‘till dawn, and never sleep…
Just hang out with me, enjoy the breeze...
"So lazy", Kevin Johansen

Luego de unos días ya en Santiago y luego de leer todos sus comentarios en mi post anterior, En mi cabeza, creo que he llegado a algunas conclusiones con respecto a qué hacer y qué no hacer en estos momentos. Definitivamente, todas las cosas que me gustaría hacer son demasiadas. Creo que es un problema muy común entre mamás de niños con necesidades especiales. Queremos hacerlo todo por nuestros hijos, nuestras ganas son ilimitadas... pero nuestros recursos no.

Es imposible hacerlo todo, por montones de razones no podemos hacerlo todo, ni siquiera lo que tenemos a la mano. Veo muchas mamás esforzándose por seguir hasta 10 terapias a la vez y pienso que eso le hace mal tanto a ella como a su niño. Además, ¿de verdad necesitamos hacerlo todo? Es fácil decir y aceptar que debemos hacer todo lo que sea necesario porque nuestro hijo tenga una vida mejor. Lo difícil es definir qué es eso...

Yo pienso que 'todo lo necesario' no es necesariamente lo mismo que 'todo'. Yo tengo claro por ejemplo que con ABR reemplazo muchas otras terapias que son menos efectivas. El tiempo está mejor invertido en ABR sin lugar a dudas y además la vida es mucho más simple. Esto permite pensar en otras cosas: desarrollo cognitivo, vida social, lenguaje... No solo hay que tomar opciones en cuanto a terapias, sino también a cosas más domésticas como los pañales o la lectura.

En cuanto a estos problemas, he decidido aplazarlos. Puede ser flojera, puede ser un asunto práctico o puede ser un exceso de optimismo. Pienso que los pañales no los puedo sacar hasta que ella pueda avisar que quiere ir al baño. Actualmente yo sé interpretarla y el baño funciona conmigo, pero ella no está conmigo 100% del tiempo (afortunadamente). Y, aquí viene la parte optimista, si la oyeran como está, sus ganas de hablar son sorprendentes! Balbucea todo el día, cada día su intención comunicativa aumenta, ahora a veces por motivación propia dice hola y adiós. Al mismo tiempo, la movilidad de su lengua mejora velozmente. ¿Por qué no creer que pronto dirá MAMÁ, CACA?

Lo que me lleva a la lectura... Sí, me encantaría de sobremanera que ella hoy pudiera comunicarse. Normalmente, es decir, para niños con parálisis que siguen terapias convencionales, el medio más plausible sería la comunicación escrita y lo más efectivo, el método Doman. Pero... si pienso que en un plazo razonable podría comenzar a hablar, ¿para qué sobre esforzarnos ahora? Sobretodo porque no solo soy yo la que se siente optimista en cuanto al lenguaje de mi hija. Los dos tratamientos que seguimos, el naturismo y ABR, nos dan pronósticos más que positivos y esperanzadores. ¿Por qué no creerles? Claro, da susto abrazar una ilusión por el temor de luego frustrarse, pero opto por vivir nuestras vidas con esperanza! Ambos tratamientos no nos han dado sino alegrías hasta el momento.

Tal vez en unos meses todo sea distinto y me resulte fácil enseñarle a leer, quién sabe. Solo sé que hay que decidir con mucha claridad qué tareas se toman y cuales se dejan pasar o se guardan para más adelante. Lo primero es que seamos todos felices, disfrutemos la vida y estemos sanos. Sobrexigirnos no ayuda a eso. Lo segundo es dedicarle mucha energía a las terapias que hemos elegido y que confiamos nos ayudarán a mejorar nuestras vidas. Su rehabilitación motora es algo que no se puede aplazar.

¿En resumen? Esta semana seguimos de vacaciones, pasearemos, tocaremos guitarra mientras podamos y nos esforzaremos por acostumbrarnos a nuestra nueva rutina de ABR. Confiamos en que ABR y nuestra dieta nos darán grandes logros y facilitarán tareas futuras. Para mí son un gran equipo muy parecido a 'todo lo necesario'. Además, a ellas les agregamos su cuota de actividad física con la piscina que pienso que también trae beneficios y estoy pensando en dos cositas más que no me generan mucha esperanza, pero tampoco significan grandes esfuerzos, estos son el alga spirulina, que algunos dicen que tiene el efecto de células madres, y los baños de sales de epsom, que desarrollarían el sistema nervioso.

O sea... Aunque quiera parar no puedo, pero sí he aprendido que las energías hay que saber dirigirlas. Las nuestras están con ABR y el naturismo, que son lejos las que mejores resultados nos ha dado y las que más nos han ayudado a ser felices hoy.
7 comentarios:
  1. Estoy de acuerdo contigo mamá terapéutica. Creo que aveces necesitamos, porque creemos que es lo mejor para ellos llenarlos de terapias o de visitas a millones de médicos,etc.. Y eso creo que nos confunde más pues al final no sabemos que es lo que realmente está dando resultado, además del estrés y cansancio que le genera al niño creo yo. A mi me parece que el que mucho abarca poco aprieta, aunque yo he caído en la tentación de leer demasiado y querer intentarlo todo. Y luego me di cuenta que las cosas hay que hacerlas con calma y bien pensadas, por el bien de ella y por el mio.

    Hay un premio para ustedes en mi blog!

    Besos a rocío.
    Andrea

    ResponderEliminar
  2. Eso eso eso!!!! Exactamente eso!!! Bien dicho!

    ResponderEliminar
  3. Concuerdo contigo MT, las cosas a veces por nuestra misma ansia de avanzar con ellas lo más rápido posible, no nos permite ver que "más es menos" y que no por el hecho de "atiborrarlos" de terapias o ejercicios van a avanzar a pasos agigantados...

    Cada mamá tenemos prioridades en cuánto a qué esperamos de nuestros peques... y tú eres el mejor ejemplo en saber elegir lo más beneficioso para tu enana, y todo en base a resultados...e intuición :D


    Un besito para tu enana de mis peques...

    ResponderEliminar
  4. Pensaba mucho en tus reflexiones el otro dia y llegaban a mi ideas parecidas a las que dices, pero como no tengo tu talento, no lo pude escribir. Nosotras las mamis con niños con necesidades especiales vivimos ansiosas, preocupadas, evlauando, sopesando, queriendo dias de 72 horas y frustadas por que no alcanzamos las muchas metas que nos colocamos, por un lado malo por que se agota uno y se cansa, viniendo la depre y lo demas (culpas, rabias, etc) por otro lado bueno por que nos exigimos y vamos fortaleciendonos para nuestros peques. Lo ideal es hacer el pare que has hecho y continuar, balancear la cosa y seguir. Que bueno MT que encuentres el punto que se acomoda a tu idea de ser feliz. Adelante.

    ResponderEliminar
  5. HOLA MAMA TERAPEUTA!!
    CREO QUE AVECES COMO PADRES QUEREMOS LO MEJOR PARA NUESTROS HIJOS Y QUEREMOS INTENTARLO TODO A LA VEZ, PERO SE QUE DEBEMOS PENSARLO DOS VECES PARA NO ESTRESARLOS A NUESTROS HIJOS.
    MIGUEL
    PAPA DE ANITA

    ResponderEliminar
  6. Pues mira, yo estoy que mejor hasta que pase unos dias ni te acosejo, porque ya estoy yo buena con todo el estres que tengo. Asi que mejor sigue de a poco que igual luego le entras a todo com mas ganas. Lo que pasa que entre mi caracter de desesperada que soy y que en mayo tenemos evaluación (esta ahi ya!), pues quiero ir con cambios si o si!, y esto me tiene que claro, haciendo yoga!. ji jiji

    ResponderEliminar
  7. Kenia, pues estamos de acuerdo!!! Sumando y sumando horas, en eso no paro!!!!! Mientras se pueda, haremos todas las que se puedan!!!

    ResponderEliminar