Nuestros gatos

7 comentarios:
A pedido del público, presento como corresponde a los felinos integrantes de nuestra familia: Insomnio y Prudencia. Había hablado de ellos en un post anterior, pero desde entonces lo único que no ha cambiado aquí son ellos. El blog ha cambiado, nosotros hemos cambiado, nuestros lectores han cambiado. Corresponde, por lo tanto, una nueva entrada para esas cosas peludas que nos acompañan diariamente y que son parte de nuestra familia.

Decía entonces que tenemos dos gatos, un macho y una hembra, que no son hermanos ni han sido pareja, solo viven juntos desde muy pequeños, hace ya 9 años. Prudencia está con mi marido desde febrero de 1999 e Insomnio llegó en enero del año 2000. Ambos me ganan en antigüedad, pues yo llegué al hogar en el 2002, y debo decir que me costó que doña Prudencia me aceptara. Insomnio me adoptó inmediatamente.

Prudencia, la hembra blanco y negro, es probablemente la que más conocen, pues tiene una marcada presencia en nuestras vidas que se plasma en el blog. Ella es la gata que nos acompaña en todo: si vas al baño ella llega primero, si abres la llave de agua ella toma primero, cuando llegas a la casa ella está en la puerta, cuando haces ABR ella está encima, cuando duermes ella está entremedio... O sea, siempre está. Sabe nuestra rutina perfectamente y se anticipa a todo. Ah! Y a las 6 de la mañana te despierta para que le des agua. Sí o sí, ella no transa y hará todo lo necesario por conseguirlo.

Prudencia (después de todo lo anterior como que el nombre no le viene, no?) es sociable, demandante y parece perro faldero. Tierna no es una palabra que le venga bien, pese a que sí es muy regalona. Ella ha sido incondicional con Rocío desde el principio. Creo que ya la primera vez que Rocío abrió la mano, Prudencia corrió por restregarse con ella. Hoy ella viene cuando Rocío la llama, le exige cariño más que a nosotros, siempre la está esperando cuando le toca vestirse o mudarse. Prudencia no pierde ninguna oportunidad de regalonear con Rocío y no le importa en absoluto que Rocío la apretuje, le saque pelos, le tire los bigotes, le pegue manotazos o le muerda las orejas. Incondicional. Prudencia ya no es la gata de mi marido, es la gata de la Rocío, así de simple y claro.

Por otro lado está Insomnio, el macho plomo con botitas blancas, que duerme todo el día (¿en qué pensaría mi marido cuando los nombró?). Sus actividades diarias consisten en comer y llegar tarde a la toma de agua matutina, llegar tarde a la toma de agua de la tarde y luego tomar mucha mucha agua en la noche, cuando es él quien pide agua. Claro que sus métodos son otros: él se para junto al lavamanos y simplemente espera. Pueden pasar horas hasta que alguien entre al baño y lo vea con cara de 'pod favoooooood'. Insomnio es mi gato, mi regalón, siempre lo ha sido. Hubo una época en la que yo pasaba muchas horas haciéndole cariño y viendo televisión. Además él me dio muchos nietos que disfruté y quise montones. Él me recuerda esa época en que las cosas eran mucho más simples...

Ahora cada vez que voy a la pieza, él hace sus intentos por conseguir regaloneo. Si paciencia no le falta a mi guatón! Pero su espacio es en la noche, cuando nos vamos a dormir. Ahí lo regaloneo un rato, pero corto porque ya quiero dormirme. Él no es sociable, es esquivo, si vienen niños es el primero en esconderse en algún lugar de la casa y reaparecer horas después de que el silencio ha vuelto al hogar. Pese a todo esto, Rocío ha podido conquistarlo relativamente. No me malinterpreten, Insomnio sigue siendo absolutamente mío, pero a veces se conforma con los regaloneos de Rocío, solo que al primer grito de Rocío, él sale corriendo. Insomnio es tremendamente asustadizo, corre por cualquier ruido, incluso si abres una bebida añeja casi sin gas. La aspiradora, ¡ni hablar! Insomnio es un macho que se deja querer, destaca su infinita paciencia y tranquilidad. Es como un gato zen, para mí es exquisito.

Juntos a veces andan de amigos, otras veces pelean y la mayor parte del tiempo simplemente se ignoran. Nunca compiten por comida o cariño. Me encanta regalonear con ellos. Con Prudencia el cariño es juego y muchas veces termina volviéndose loca y es desesperante, mientras que con Insomnio el regaloneo es relajante y me llena de tranquilidad. Yo no era una persona de gatos ni de animales, mi lar paterno no era pet friendly. Sin embargo, estos gatos me transformaron en amante de las mascotas, esos fieles compañeros que nos llenan de cariño. Insomnio me sedujo de inmediato, Prudencia me conquistó con su entrega y amor por Rocío. Juntos, aportan algo de normalidad a esta familia.


7 comentarios:
  1. SONIA ME DERRETI CON LAS FOTOS,YO SOY AMANTE DE LOS ANIMALES POR MI TENDRIA UN ZOO EN CASA JAJAJA,SUPER TIERNOS CON ROCIO, SON UNA GRAN COMPAÑIA, BESITOS A ROCIO Y APAPACHOS A PRUDENCIA E INSOMNIO.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado tu narrativa. Ha sido super tierna....y la fotos de Rocio dormida con la gata es una dulzura, no ne extraña que ya formen verdaderamente parte de la familia.

    ResponderEliminar
  3. Qué bonita historia!! Y lo importante que son en la vida de tu enana estos dos personajes....:D

    Me encantaron las fotos, la de Ro con la gata esta divina, especialmente porque los gatitos tienen fama de no ser muy "pegados" sentimentalmente con alguien, pero tus dos peludos si rompen la regla!!

    En mi casa no tengo mascotas por ahora... el trabajo se incrementaría fuera de mis posibilidades pero si me han gustado toda la vida...:)

    Un abrazo...

    PD. Realmente ahi si erró Papá Terapeuta, Insominio al dormilón?? Prudencia a la regalona??....:D

    ResponderEliminar
  4. Me encantan esos dos miembros de tu familia!!! son exquisitos, siempre lo fueron.

    En cuanto a Insomnio que duerme ... Creo que has olvidado como era antes de ... ya sabes que ... Sonia C.... Gatos!!!

    Malvados!

    ResponderEliminar
  5. Me mató Papá Terapeuta con la originalidad de los nombres de los mininos! aaaajajjaja!!

    Y se ven que son adorables.....

    Yo soy amnates de los gatos, pero el último que tuve se puso celoso cuando quedé embarazada de mi Retoñor e hizo cosas horribles! aaaajajjaja!
    Así que por culpa del "Negrito" (Ah no, si soy de original como Papá Terapeuta! aaaajajajja!), los catitos me gustan si están en casa de mis amigos, nada más... jaja!

    Me encantó la historia!!

    Besotes!!

    ResponderEliminar
  6. Definitivamente miembros activos de la familia.
    Gracias por la presentacion, estuvo super.

    ResponderEliminar
  7. Me encantan los gatos, a mi marido no, asi que no puedo tenerlos, me dan muchas ganas de ponerme terca y tener uno como Ro para mi hija.

    Lindo relato

    ResponderEliminar