Teoría de los prototipos

Quiero compartir con ustedes una reflexión académica desde el ámbito de la lingüística. Personalmente, esta reflexión me ayudó muchísimo a entender la importancia del lenguaje en el área de la discapacidad. Desde la teoría de los prototipos, una teoría que surge desde la semántica, comprendí por qué se exige que se nombre a la persona primero y no a su discapacidad. Es decir, que no digamos 'discapacitado' sino 'persona con discapacidad'. Esta diferencia puede parecer muy sutil, pero a la luz de esta teoría es muy signficativa y definivitamente hay que fomentar este cambio.

Comparto entonces mi reflexión con algunas ediciones para que ojalá a alguien más le aclare las cosas y más temprano que tarde las cosas cambien. Reconozco que es bastante largo, pero creo que vale la pena.


Teoría de los prototipos: un nuevo enfoque a la discriminación

La discriminación es un tema social en el que urge trabajar y mejorar como sociedad. Cualquier aporte que se pueda hacer desde distintas áreas de conocimiento puede ser significativo y, por lo tanto, digno de intentarse. Desde la lingüística, es un tema que normalmente abordaría el análisis crítico del discurso por su motivación de lograr cambios sociales. Sin embargo, existe otra área de donde encontramos una explicación clara al fenónemo de la discriminación y esta es la semántica, particularmente, en la teoría de los prototipos. Esta teoría ayuda a comprender la discriminación por medio del lenguaje y creo que entender el problema es el primer paso necesario para solucionarlo.

Eleanore Rosch en su propuesta original de la teoría de los prototipos de los años '70, propone que cognitivamente organizamos conceptos en distintas categorías que tienen límites difusos pero que identifican fácilmente a una gran mayoría de sus miembros. Una categoría contempla un listado de características que los miembros de dicha categoría comparten. Cada categoría presenta entre sus miembros un ejemplar que presenta todas o la mayor cantidad de características de su categoría y este ejemplar se llama 'prototipo'. El prototipo sería entonces el ejemplar más representativo de una determinada categoría.

Esto también significa que dentro de las cateogorías existen graduaciones. Si el prototipo se encuentra en el centro de la categoría, otros miembros pueden encontrarse lejos o cerca del prototipos según la cantidad de características que compartan con este. Por ejemplo, una paloma puede considerarse el prototipo de la categoría pájaro mientras que un pingüino, que no comparte características como 'volar', se encuentra en la periferia.

En algunos casos, cuando el miembro está en la periferia, el sistema ha desarrollado el uso de apellidos para incorporarlos a la categoría. Por ejemplo, 'madre adoptiva' y 'madre soltera' son tipos de maternidad que no comparten algunas características del prototipo de madre como 'dar a luz' o 'estar casada' pero que, sin embargo se consideran miembros de la categoría y el sistema muestra la diferencia socialmente significativa mediante el uso del apellido.

Es importante destacar que un ejemplar puede pertenecer a una determinada categoría aun cuando no comparta directamente ninguna característica con el prototipo. Esto es porque la pertenencia puede definirse tanto según semejanza de un miembro con el prototipo como también según la semejanza de este con otros ejemplares que sí comparten características con el prototipo. Este tipo de semejanza es comparable con las que se dan dentro de una familia.

Según la teoría de Rosch, las categorías se crean a partir de generalizaciones y simplificaciones. Se maximizan las similitures que se perciben entre miembros de una categoría y se minimizan las similitudes que se perciben entre distintas categorías. Este conocimiento surge a partir de nuestra experiencia con el mundo, de nuestra interacción con aquello que nos rodea.

¿Les suena algo de eso familiar? En la vida cotidiana de personas con discapacidad o de quienes compartimos nuestras vidas con ellos, suceden una serie de eventos que resultan desconcertantes y que se pueden comprender a partir de la teoría de prototipos. Por ejemplo cuando se refieren a mi hija diciendo 'es igualito a mi sobrino', cuando la única característica que comparten es la discapacidad motora. O como cuando un desconocido quiere saber algo sobre Moo y le pregunta a su madre, pues al verlo en una silla de ruedas asume que no puede hablar, cuando Moo tiene diplejia (afecta sus piernas) y sí habla. O como cuando a David en la universidad no lo confunden con hombres parecidos a él, sino con compañeros más jóvenes y mayores, más chicos y más grandes, significativamente más gordos e incluso de otras etnias, solo porque comparten el usar sillas de ruedas.

Davir cuentra sus propias reflexiones al respecto:

Cuando usas una silla de ruedas, algunas personas no te miran a los ojos, no se fijan en tus características físicas personales, mucho menos te ven como un individuo... Ellos ven el equipamiento, no la persona. Y aquí es donde comienza el ableísmo (ableism). He llegado a creer que el ver a alguien solo por el equipo, o por solo una parte de su apariencia externa, es una causa directa de discriminación. [...] Cuando creemos conocer la identidad de alguien y que ellos y su "grupo" son uno, no solo estamos equivocados, estamos siendo arrogantes y abrimos la puerta a justificarnos a nosotros mismos nuestra superioridad. Ahí comienza la pendiente resbaladiza a bajar hacia el pantano de la deshumanización. (David, 2008, traducción de la autora)

La reflexión de David es clara, evidente y dolorosa. La gente ve la silla de ruedas y no a la persona, esto es causa de discriminación y el comienzo de la deshumanización. No se considera a la persona que está sentada en la silla de ruedas. Lo que se percibe es el equipamiento y con solo esa información la persona decide la categoría: discapacitado. El equipamiento les dice: no puede caminar, no puede pararse y libremente asocian otras características como: no habla, no estudia, no lee, no entiende, no piensa...

Estos prejuicios existen precisamente porque al etiquetar como 'discapacitado' a la persona estamos justamente olvidando que es una persona, una persona que tiene una discapacidad pero que no por ello ha dejado de compartir otras características de la categoría persona. En todos los ejemplos mencionados anteriormente, y seguro en las anécdota personales que ustedes estarán recordando, la persona ha perdido relevancia para el interlocutor.

Esta diferenciación se evidencia en el hecho de que existen prototipos distintos para persona y para discapacitado, dos prototipos que no comparten características significativas y que corresponden, por lo tanto, a categorías diferentes. Podemos observarlo en la imagen icónica de discapacitado, reconocible internacionalmente como un esbozo de persona sentada en una silla de ruedas. Este símbolo práctico refleja lo que la sociedad reconoce como un miembro prototípico de discapacidad.

Esto significa que discapacitado no pertenece a la categoría persona, sino que forma una categoría independiente y esto es algo realmente impactante. Esto es justamente la deshumanización a la que se refiere David. Al no incluirlos dentro de la categoría persona, se está ignorando al individuo. Comprendiendo el problema de esta manera, es que cobran especial sentido los consejos de Glenda Watson sobre cómo referirse a personas con discapacidad:

  • Put people first, not their disability [Pon primero a la persona, no a su discapacidad]
  • Remember, we all have names. If the particular situation does not required disability-related terminology, simply use our names, please [Recuerda, todos nosotros tenemos nombres. Si la situación no requiere terminología relacionada con la discapacidad, simplemente usa nuestros nombres, por favor]
Esto es algo de mucho sentido común y que ahora podemos comprender que no es por capricho. La terminología 'persona con discapacidad' es equivalente al caso de 'madre soltera'. Corresponde a la inclusión dentro de la categoría de personas a la que corresponden aunque sea en un lugar periférico de ella, porque no comparten algunas características como 'hablar', 'caminar'. Es una recomendación que nace de la experiencia, del conocimiento popular, del sentimiento de los hablantes afectados, pero que tiene una potente explicación teórica.

La inclusión social o integración es una meta a nivel país, pero la inclusión en el lenguaje es el primer paso y todavía no se reconoce que existe un lenguaje discriminatorio. Esto es sin siquiera comenzar a pensar en palabras tan aberrantes como 'minusválidos' o 'inválidos'. Nuestro sistema socio-cognitivo se refleja en la forma en que hablamos. Recordemos que las categorías se forman a partir de nuestra experiencia. Ignorar las cualidades de humano de la persona con discapacidad no es más que desconocimiento, ignorancia, lejanía con esta parte de la población.

Comenzar a utilizar el término 'persona con discapacidad' en vez de 'discapacitado' o 'minusválido' no va a solucionar el problema. Este paso debe ir de la mano o ser la consecuencia de un cambio de ideología. A medida que la sociedad se abra a la discapacidad, que se generen espacios de intercambios, que se incorporen a todas las áreas sociales como corresponde, deberían reducirse paulatinamente los prejuicios que actualmente nos apartan. Una verdadera convivencia permitiría dar a conocer a estos individuos más allá de sus sillas de ruedas, de sus limitaciones, y por lo tanto sería factible y natural incluirlos en la categoría de personas.

BIBLIOGRAFÍA

  • JOHNSON, R.K. 1985. Prototype theory, cognitive linguistics and pedagogical grammar”. Working Papers in Linguistics and Language Teaching 8: 12-24.
  • VAN DIJK, Teun. Algunas notas sobre la ideología y la teoría del discurso. Apuntes del curso ‘Ideología y discurso”. En: http://www.discursos.org/
  • WATSON-HYATT, Glenda. 2005. What is in a word? The evolution of disability language. PARC BC News. En: http://www.sparc.bc.ca/component/rubberdoc/doc/22-watson-hyatt-what-is-in-a-word.pdf

Comentarios

  1. No es extraño que tu comentario me haya hecho tanto sentido, pero de verdad siento que diste una excelente explicación de por qué nos es lo mismo ocupar cualquier denominación para referirse a personas. Me has dado la mejor herramienta para justificar frente a muchos por qué no digo "indigente" y prefiero el término "persona en situación de calle", que muchos consideran mero snobismo. Lo mismo ocurre con la discapacidad, la palabra antecede al sujeto como si este fuera una especie de extraterrestre, más diferente que similar a la mayor parte de la población. Gracias también por mostrar de forma tan clara que la lingüística sí es capaz de dar cuenta de problemas que nos atañen en la vida diaria.

    ResponderEliminar
  2. MT: Muchas gracias por una excelente entrada.

    Saludos.

    papá de Mary Tere.

    ResponderEliminar
  3. Una entrada muy esclarecedora, gracias por compartirlo.
    Saludos,
    Rosio

    ResponderEliminar
  4. De mas está que es CATERGORIA DE PERSONAS.faltaría mas!. Pero es cierto que tanto reparo con apartar o sustituir la palabra minusválido, por discapacitado, si lo primerísimo que tenemos que cambiar es la cabeza de muchos.

    ResponderEliminar
  5. muy buena reflexion aveces decimos palabras que provocan un gran daño

    queria desearte muy feliz dia de la mama
    saludos y besitos a rocio

    ResponderEliminar
  6. Cuando miramos nuestras formas de hablar desde este punto de vista, podemos entender mucho de cómo interpretamos la realidad, es un punto de partida que condiciona la percepción cognitiva.

    Sin embargo, nos enfrentamos a un eterno problema ovogallinístico. ¿Qué es primero el signo o la categoría mental?Si bien es cierto lo que plantea la teoría de los prototipos, no es menos cierto que el significado de las palabras es contextual, y la ideología es parte fundacional del contexto.

    Y la ideología se alimenta de las categorías mentales aprendidas con el idioma...

    Y así...

    ResponderEliminar
  7. Seba, yo creo que la clave está en la INTERACCION.

    ResponderEliminar
  8. Si estoy de acuerdo y creo que el termino mama especial tambien entra aqui...

    ResponderEliminar
  9. Gracias Sonia. Ya había leído este post hace tiempo y hoy lo puse en mi muro en FaceBook. Estoy totalmente de acuerdo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Presidenciales Chile: Propuestas sobre Discapacidad de Beatriz Sánchez

Se busca colegio (con integración...)

Sobre la homilía del Papa Francisco y la Discapacidad