Curso: "La fiebre y su manejo", una perspectiva antroposófica

18 comentarios:
Hoy tuve la suerte de asistir a una charla dictada por el pediatra antropofósico Juan Antonio Soto y y respectivo taller práctico dado por la enfermera antroposófica Claudia Callado, organizada por el centro médico Equinoxxio. Digo la suerte porque no deja de parecerme increíble que existan instancias como esta, donde todos podemos capacitarnos y estar más preparados como padres, donde se conversa en un diálogo directo y y extendido con el doctor y donde nos reunimos padres unidos por la misma causa. La verdad es que fue una muy muy muy buena charla.

No quiero entrar en detalles sobre la medicina antroposófica. Nosotros estamos cada día más felices de haber decidido abandonar el paradigma alópata de la medicina, pero comprendo que son decisiones personales y que tienen que ver con las historias de vida de cada uno. Ojalá no todos necesitáramos una crisis para buscar alternativas, pero al parecer así funciona normalmente: huimos después de saturarnos, buscamos soluciones cuando el problema ya es demasiado grande (y a veces demasiado tarde). Pero aquí estamos, para compartir lo que nosotros hemos aprendido por si le sirve a otros.

El taller se trataba de cómo entender y manejar la fiebre desde una mirada más natural. En la medicina alópata los síntomas se esconden, por comodidad y por miedo, y así se tratan las enfermedades. En casi todas las medicinas alternativas, ya sea natural, biológica o antroposófica, las enfermedades se conciben como parte de la vida y más aún, como instancias de sanación y de crecimiento, tanto físico como emocional. Los síntomas son señales de que el cuerpo se está curando y no hay que esconderlo, por el contrario, hay que permitir y ayudar a que el cuerpo se sane.

Bajo esta perspectiva, la fiebre no es un síntoma de la enfermedad sino que es un síntoma de la curación, lo que es una gran diferencia. Sobre los 38° de temperatura es cuando el sistema inmunológico mejor funciona, aumenta la secreción de sustancias antibacterianas, se detiene la replicación viral y las células plasmáticas producen anticuerpos hasta 6 veces más eficientes. Es decir, el sistema inmunológico es más eficiente si hay fiebre. La fiebre es lo más eficaz para superar una enfermedad y, por lo tanto, lo peor que podemos hacer para ayudar al enfermo es suprimir este síntoma con antipiréticos.

¿Y la fiebre no puede hacer mal? La fiebre tiene dos posibles complicaciones: deshidratación y convulsión febril. La deshidratación es de especial importancia en cuadros con diarrea o vómitos. Hay que aumentar la ingesta de líquidos, aplicar sales minerales si es necesario y si el enfermo no tolera líquidos, entonces aplicar medicamentos químicos para bajar la fiebre. Sobre las convulsiones febriles el mayor riesgo es el pánico de los padres (mis palabras). Estos episodios no producen daño ni son antecedentes de epilepsia. Solo un 3% de los niños hace convulsiones febriles y 80% de ellos solo tiene 1 episodio en la vida. Si pasa, hay que procurar mantener las vías respiratorias despejadas (decúbito dorsal) y llevarlo a un centro de atención para descartar algunas enfermedades.

¿Qué hacer entonces con la fiebre? No la detenemos, ayudamos a que sea más efectiva y nos mantenemos alerta de su estado de ánimo, si hay mucho decaimiento hay que acudir al médico prontamente. Hay 4 pasos en su manejo: del confort, el físico, el natural y el químico. Lo primero es entregar comodidad al enfermo: un ambiente tranquilo y cariñoso, donde se le permita estar enfermo. Ofrecerle mucho líquido, idealmente té de tilo, manzanilla o menta con miel y limón. Ofrecer alimentos livianos, como frutas y vegetales crudos o cocidos, evitar proteínas y no preocuparse si no hay apetito. Metabolizar la comida requiere energía y puede que el organismo no pueda aguantar esa carga, es mejor que se concentre en su sanación.

Si la persona no se siente cómoda con la fiebre se puede tratar de moderar con compresas tibias (manejo físico). Se utiliza una tela de algodón, remojada con agua tibia (37.5°) y jugo de limón, que luego se estruja y se aplica durante 10 a 15 minutos en: las muñecas en caso de los bebés y las piernes entre las rodillas y el pie en niños y adultos. Aplicar las compresas sobre la cabeza o el estómago, como es la recomendación habitual, no es efectivo y puede además ser molesto. Una segunda medida sería un baño con agua tibia. Hay que promover que los pies siempre estén a una temperatura adecuada, ni muy fríos ni muy calientes, también con hidroterapia.

Si se necesita más, se puede acudir a remedios naturales como la belladona, que su médico le indicará según la condición general del niño. En casos extremos, donde por ejemplo haya riesgo de deshidratación, se utilizan medicamentos químicos pero ojalá permitiendo un tiempo de recuperación para el organismo, darle la posibilidad de sanarse. Si permanentemente tapamos los síntomas e ignoramos el problema, estamos aplazando lo inevitable y empeorando progresivamente nuestra salud. Esa es una diferencia clave entre las miradas naturales y la alópata, que es muy cortoplacista y responde a las necesidades del ritmo de vida actual.

Soy muy feliz de haber hecho este cambio de paradigma. Esta forma más natural de ver la enfermedad me resulta muy lógica, me acomoda y me da tranquilidad porque estoy convencida de que es lo mejor para mi hija. Y esto es lo más importante: que nosotros, como cuidadores de nuestros niños, nos sintamos seguros con los tratamientos que estamos realizando, sean del paradigma que sean. El estar bien informados nos permite manejar mejor la situación y mantener una actitud optimista, proactiva y de tranquilidad que le hace bien tanto al enfermo como a nosotros mismos. Por eso agradezco infinitamente la posibilidad de haber asistido a este curso y ¡ya quiero que llegue la próxima charla!
18 comentarios:
  1. Gracias, super importante tenerlo en cuenta!

    ResponderEliminar
  2. Buenísima la charla, que genial que puedas asistir a estas, muy buena la información, lo de bajar la fiebre con compresas frías ya lo hacia pero las aplico en el estomago y frente, pensé que era lo mejor, ahora ya se donde aplicarlas; me imagino lo difícil que fue resumir la charla yo creo que tienes mucha mas info, como para otra entrada a pedido del publico digo yo jijiji.

    ResponderEliminar
  3. Q buena informacion!!!!... y tan generosa como siempre...

    Nuevamente al igual q la santa dieta (cada dia me hago mas fans) todo calza y tiene sentido....
    Gracias..
    Un abrazo y besitos a Rocio
    Claudia

    ResponderEliminar
  4. Pili, lo mínimo que podía hacer! Gracias a ti por informarme de la charla.

    Nancy, lo otro sería más para conversa ;) Y recuerda que son compresas TIBIAS (37, 37-5). Las compresas funcionan por el mecanismo de vasodilatación y ni el estómago ni la frente tienen grandes venas superciales, por eso no es eficiente. También podría servir en el cuello.

    Claudia: debo decir que todo va muy de la mano. La dieta es parte fundamental de la medicina natural y funciona mucho mejor cuando no frenamos el proceso de curación con remedios alópatas. Me alegra mucho que estén teniendo buenos resultados cn la dieta!!!

    ResponderEliminar
  5. Que buen aporte mamá terapeuta!, yo ya sabía todo esto, por suerte una vez me tocó una doctora que me pasó todos estos "tips" sobre el manejo de la fiebre,y me acuerdo que también me dijo que la tos es también un buen síntoma, y que la miel espesa con té + limón y pomelo no el jugo, es genial para matar todos los bichos!

    Saludos!
    Andrea

    ResponderEliminar
  6. Que estupendo post, tu sabes que mi hijo tuvo convulsiones febriles y es un miedo que aun no nos abandona (es más, aun esta tomando medicamentos). Muchas gracias Sonia, me sirve mucho tu post!

    ResponderEliminar
  7. Si poh, me acordé de ti y de varios otros niños que tuvieron una convulsión febril y que lamentablemente quedaron con remedios y sus padres con mucho susto. Traté de explayarme en ese punto y creo que me faltó decir una frase que el doctor repitió mucho: la convulsión febril es BENIGNA.


    Hay que abandonar el paradigma del miedo!!!!

    ResponderEliminar
  8. Hola Sonia:

    Muchas gracias! Realmente muy completa y motivadora tu descripción del tema.
    Nuevamente abriendo áreas de nuestro cerebro que estában dormidas...instándonos a hacernos responsables de cada una de las cosas que hacemos diariamente. Quizás en algún momento llegaremos a ser seres concientes...¡en realidad eso espero!
    Gracias.

    ResponderEliminar
  9. Muy bien MT!!
    Hace dos semanas mi enana mayor presentó casi 39ª y en mi pánico, salí corriendo al hospital, creo que me dolía más verla en estado de decaimiento extremo..:(
    Al igual que Nancy, poníamos compresas en la cabeza, y acetaminofén, una semana después se le desarrolló la bronquitis (pero sin fiebre)...

    Muy buenos tips para tratar la fiebre, me ha encantado tu explicación sobre el funcionamiento del sistema inmunológico cuando hay fiebre..:)

    Gracias como siempre...

    Un abrazo a Ro..

    ResponderEliminar
  10. Gracias por la información....nosotros queríamos ir a la charla pero no nos avisaron (fuimos a las 2 primeras)...ojalá la repitan

    ResponderEliminar
  11. Mamá Terapeuta:

    Gracias, gracias y gracias por tu generosidad.

    Tengo un guagüito de casi 4 meses muy sano todavía (y guapo y bueno e ineligente y maravilloso), pero prefiero no esperar a que tenga fiebre para meter las patas.

    A mi también me gustaría ir a las charlas del Dr. Soto ¿Cómo me entero?

    Gracias denuevo,

    Javiera

    ResponderEliminar
  12. Que puedo decir... sin ánimo de ser negativa, las palabras son fáciles, pero las convulsiones son espantosas y hay gran porcentaje que sale del standar...

    ResponderEliminar
  13. Hola. Soy Romina
    MI hijo Fernando de 5 años ya, hace 2 que se atiende con el Dr. Soto de Equinoxxio. Llegue a ellos porque en la medicina tradicional me indicaron que mi pollo tenía principio de asma bronquial y que debíamos tratarlo con corticoides por un tiempo prolongado. Nos dio ataque al pelo!!!! Así que decidimos cambiarnos a la medicina antroposofica y todo ha sido mejor. Primero que todo el Dr. Soto me indico que el no tiene asma y que básicamente es alérgico y para ellos cuando esta en periodos complicados esta con sus gotas naturales y a la semana esta todo Ok.
    Lo importante es confiar en que uno esta haciendo lo mejor para sus hijos, y yo con la medicina antroposofica me siento tranquila. Además el doc Soto siempre esta dispuesto para ayUdarnos, sea telefónicamente o por Mail. Así que 100% feliz con el cambio!!! Se los recomiendo!!!

    ResponderEliminar
  14. El nombre del doctor es José Antonio Soto y es muy buen doctor. También lo es el doctor Navarrete.

    ResponderEliminar
  15. Gracias por compartir esta información.
    Cómo se hace para asistir a las charlas?
    Saludos a todos!

    ResponderEliminar
  16. A mi me encantaría cambiar a mi pequeña a la medicina antroposofica pero lamentablemente, al menos lo que he podido averiguar, es muy caro, la consulta cuesta alrededor de 40 o 45 mil pesos y no todas las personas tenemos acceso a pagar este precio. Eso es lo lamentable de los métodos alternativos de medicina, que no están al alcance de todos los bolsillos. Sería más fácil pagando un bono de isapre.

    ResponderEliminar
  17. La fiebre realmente ayuda a sacar los bichos más rápido del cuerpo, sobre todo cuando uno no puede ni mirar los antibióticos. Me dan alergia y con suerte puedo tomar paracetamol y loratadina para aliviar la congestión, y un poco de propóleo como antibiótico natural. Prefiero dejar que el sistema inmune haga su pega, por eso todos nacemos con un sistema así y la fiebre existe para avisar que hay algo malo en el cuerpo y que se lucha contra eso.

    ResponderEliminar