Escritora invitada: Francisca Valdebenito

12 comentarios:
Es un verdadero honor para mí poder compartir en este blog las palabras de Francisca, a quién conocemos desde hace un tiempo en este blog, quien a escrito especialmente para nosotros un listado de consejos, aprendidos a partir de su propia experiencia, sobre un ítem que muchas veces se ignora pero que es tanto o más importante que la rehabilitación física: la rehabilitación social. Francisca, te agradezco muchísimo estas palabras y estoy segura de que serán un gran aporte para muchas otras familias, así como lo son para mí. Sin más, los dejo con las palabras de Francisca.

Lo primero que quiero aclarar es que soy historiadora, no psicóloga, ni terapeuta ocupacional ni alguna especialidad afín, así que lo que voy a compartir con ustedes es mi experiencia de integración social, donde están aquellos elementos que a mí me han resultado útiles.

  1. La necesidad de integrarse a una comunidad de pares aparece en algún momento, de la niñez, adolescencia o juventud.
  2. Los pares algunas veces son crueles y abusan del poder o nunca logran integrar completamente a una persona con discapacidad física por el trabajo que esto significa. Lo anterior no siempre se traduce un rechazo frontal sino más bien en una incorporación al grupo sólo de carácter formal (para la foto).
  3. La falta de integración social es dolorosa e inmovilizante, porque hace perder la confianza en sí mismo y encapsularse en un medio ambiente protegido pero sin horizontes.
  4. Es necesario tomar el proceso de integración social como un tema prioritario.
  5. Sobre todo en la adolescencia me parece pertinente un acompañamiento psicológico, para ayudarnos a vivir el duelo con nuestras capacidades.
  6. Hay que recordar que hasta el momento el duelo de las discapacidad lo han vivido los padres, pero al inicio de la adolescencia lo vivimos las personas con discapacidad, porque nos damos cuenta claramente de que chocan con la realidad. Por eso es sano renunciar a la idea de perfección y belleza que está en la cabeza de cada uno.
  7. Después de dolor, lo mejor es generar estrategias y para estas estrategias son necesarios los conocimientos previos (capital cultural) y ahí el rol de los padres es fundamental.
  8. Autoestima y asertividad son dos elementos que les cuesta desarrollar a las personas con o sin discapacidad, pero ambos unidos nos permiten lidiar con el maltrato por eso son fundamentales en nuestro caso.
  9. Un elemento primordial para lograr las competencias sociales anteriores, es lograr he identificar las emociones en el interlocutor.
  10. La mayoría asevera que sus hijos ejerce manipulación, en hora buena ese es un muy punto de partida.
  11. Sus hijos los conocen y son capaces de predecir sus emociones, además saben que son significativos para ustedes. Pero esta capacidad de lectura de emociones y su capacidad de encauzarlas para un fin específico se pierde en los contextos no familiares.
  12. Precisamente aprender a leer emociones en contextos no familiares es una base fundamental para la sociabilidad. Tiene un costo altísimo pero necesario, porque ahí nos encontramos con emociones dolorosas como el rechazo, o la ignorancia, incluso me atrevería a decir un poco de morbo y crueldad, pero la única manera de contrarrestarlas es prenderlas y generar estrategias contra ellas y eso es práctica y aprendizaje doloroso.

Cariños a todos y suerte con el proceso, espero poder escribirles en otra ocasión.

Francisca

12 comentarios:
  1. De los hechos que más temo en la vida de mi enana, es cómo será su integración en la sociedad...

    Sé que es difícil, porque las personas que la conocemos y la tratamos sabemos que es inteligente, dulce, receptiva y a veces hasta contesta tan hábilmente que nos deja con la boca abierta, pero... su discapacidad motora será un obstáculo para que los demás vean esto en ella??
    Qué más quisiera una de mamá, que sus hijos no sufrieran de ninguna manera, y sin embargo debemos ser capaces de enseñarles (y aprender con ellos) a que la vida nos presenta cosas contra las que hay que luchar.

    Entonces, a generar estrategias y luchar contracorriente...
    Gracias Francisca por tus palabras...:D

    ResponderEliminar
  2. Francisca, ante todo miles de gracias por este pequeño-gran aporte. La verdad queda un poco entre abierto el método, pues evidentemente cada uno maneja las cosas en casa de manera distinta, y luego ay en todo esto algo duro pero real, no hay otra manera que ir endureciendose. Este tema me viene hoy "como anillo al dedo" y te explico: Vistiendo en la mañana a mi niña y ella a su vez estar viendo la tele con unos dibujos saltarines, me dice: -Mamá porque yo no salto como mis amigos, a lo cual le digo algo como "siempre", -Bueno, ya sabes que tu dificultad te hace tener limitaciones, pero eso no impide jugar, etc, etc. Y me dice (aguantando el llanto, pero con la cara desfigurada de dolor). - Es que ayer estabamos saltando en clase y Saúl me dijo que yo no podía bien porque era coja.
    En ese momento tuve otra buena respuesta y una sonrrisa para decir le en lenguaje corporal que eso era parte de lo que solían ver los demás pero no hay que darle mas importancia de la que tiene, que hay mucho niños con diferentes dificultades y no es ella la única, que a parte tiene muchas cosas buenas y unos padres que la adoran y unos amigos que la quieren (incluido el que le dijo, es uno niño no mas). En fin, narro esto porque hoy asi me "desperte", verdaderamente me dolió cuando lo recordaba a lo largo del dia que lo que duró el momento de su dolor, a ella se le pasó rápido y la situación terminó con normalidad, pero luego le dije a mi marido en la comida mientras se lo contaba: Ya está, no queda otra, en la vida todos llevamos "palos" y decepciones, frustraciones y situaciones dolorosas, esto es algo que solo la diferencia el que la va a vivir antes en su caso, lo cual tiene algo a su favor: madurará antes, se "curtirá" antes y posiblemente esa dureza le haga valorar mucho mas lo importante de la vida. Como le dije a Sonia ayer (en otro momento). No queda otra que APRENDER A ENDURECERSE SIN PERDER LA TERNURA...Eso intetaré que le suceda, pero se tiene que endurecer, eso la salvará antes. (es mi opinión )..Graicas de nuevo y escribenos mas

    ResponderEliminar
  3. Kenia, como dijiste tu en otro momento... Se me ha encojido el corazón con lo que cuentas.

    Qué difícil que es... Como aprendí también de la charla de mi amiga Natalia, trabajar mucho el autoestima y la tolerancia a la frustración. Ellos forman su imagen en primera instancia a través de nuestros ojos.

    Pero claro... choca con la imagen que tienen tantos otros...

    ResponderEliminar
  4. Gracias por éste mensaje!! A los 12 años de Lupita ya tenemos una larga historia de "penitas" relacionadas a su sociabilización. Lo importante es que nuestros niños se sientan siempre muy amados y de que como familia nos preocupemos y ocupemos de darles un ambiente de hogar tan cálido que rápidamente les "repare el corazón" cuando han sufrido algún dolor. Tengo la certeza de que el día de mañana son éstas experiencias las que la habrán forjado para poder comprender y acoger a muchos niños especiales.

    ResponderEliminar
  5. HOLA MAMA TERAPEUTA
    LOS COMENTARIOS DE TU INVITADA SON MUY ALENTADORES Y DAN MUCHA ESPERANZA
    MUCHOS CARIÑOS de
    JUAN CARLOS VELEZ
    Papá de DANIELA VELEZ PACHECO de PERU
    http://danielavelezpacheco.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. Hola Francisca. Muchas gracias por tu aporte... ojalá pudiéramos leerte más seguido.

    Tengo un hijo sordo que, hasta hoy, se ha vivido protegido y amado en contextos seguros como son su casa, el maravilloso colegio que tuvimos la fortuna de encontrar para él, y las casas de los amigos que lo quieren y lo "ven"... ven al niño detrás de los audífonos.

    Sin embargo, hace un tiempo le contaba a Sonia cómo fue que tuvo que enfrentar la primera discriminación directa de parte de un par, sin estar ahí ninguno de quienes lo amamos e intentamos protegerlo. Un compañero simplemente lo insultó llamándolo "sordo".

    Te diré que cuando me lo contó estaba un poco confundido, triste y muy sorprendido. Te diré que me dolió como pocas veces me ha dolido un relato de alguno de mis hijos, y que me dio mucho material para reflexionar.

    Lo primero es que "sordo" NO es un insulto... es una realidad, dolorosa siempre, que tal vez cambiaríamos si pudiéramos, pero una realidad. Y la asertividad es el arma que, creo, él debiera aprender a usar frente a personas que intenten insultarlo nombrando esta realidad... ES sordo, y el que otro lo diga o no, realmente no cambia nada.

    En segundo lugar, siempre he pensado que mi hijo tiene derecho a recibir la atención que necesita debido a su discapacidad. Es decir, tiene derecho a recibir aparatos que lo ayuden a escuchar, la terapia adecuada para su discapacidad, derecho a que los demás repitan lo que no entendió, a pedir que la profesora le pregunte si necesita más información visual, a pedir que se le explique todas las veces que sea necesario aquello que no alcanzó a captar, etc.

    Sin embargo, con el paso del tiempo (no mucho, porque todavía tine 6 años) me he ido convenciendo (e intentando inculcarle a él) que no es sólo su derecho, sino su DEBER hacerlo. Así como es su deber cuidar sus dientes lavándolos, su deber ir al colegio a aprender, su deber alimentarse para estar sano... es un acto de autocuidado que él DEBE aprender para cuando vengan tiempos más difíciles y se enfrente con mayor fuerza a la discriminación y el doble standard. Es su deber exigir lo que merece y lo que necesita para desrrrollarse como una persona íntegra.

    Espero también que, como tú bien dices, aprenda a leer las emociones en los otros... Aunque eso me da más miedo y creo que es algo que aún no logro comenzar a trabajar. ¿Será porqué no quiero que adivine que en la mirada del otro a veces hay lástima? ¿Será porque todavía quiero que siga convencido de que que tendrá tantas oportunidades en la vida como cualquier otro niño?

    Me dejas pensando en eso...

    ResponderEliminar
  7. Natalia, tu que fuiste un poco referrente con tu charla ahora me dejas pensando a mi. Es cierto que es doloroso, que teóricamente se va sabiendo lo que deberíamos hacer, pero como el corazón no entiende muchas veces de razón me duele, me duele y me reduele sin solucionarlo y decir: Esta todo bajo control!. Es que hoy en el colegio unas niñas mayores (no coinciden con ella nunca) al pasar yo en la mañana acompañandola de su mano y ella caminando bastante mas peculiar que a cualquier hora despues (en las mañanas esta super torpe, MUCHO!), pues se les quedaron mirando, asi, como dices, una mezcla de asombro con lástima, fueron como cinco a la vez o mas, y ahi pudo mi corazón, y donde Cova ni se había dado cuenta, yo me paré y les dije. Que ocurre, pasa algo que tanto miran. y claro, ellas dijero NOOO. Eran unas niñas como de 10 años y son niñas y su discapacidad una realidad, pero mi corazón a veces no sabe como actuar . MEA CULPA!!

    ResponderEliminar
  8. ...Y agrego, hoy vuelvo a estar TRISTE!!!. Parece que el huracán: me doy cuenta y los demás también ya viene llegando!

    ResponderEliminar
  9. En primer lugar quiero contarles que leer sus testimonios, me conmoviò y pude recordar muchas ocasiones que lo única salida que tuve fue llorar.

    Las situaciones crìticas, no cambiàn en el tiempo (tengo casi treita años), pero lo cierto es que uno aprenda a manejarlas....

    Una de la críticas que me hacen, es ser distante, pero sinceramente era necesario, porque es muy dificil que una persona "normal" entienda al grado de agresiòn al que uno se puede ver sometido en la cotidianidad.

    Eso es super importante de tener en claro el camino es propio, nadie puede tomar decisiones por uno.

    Constantemente te van a recordar quièn eres y como te representan en la sociedad, es mejor trabajar la sensaciòn de impotencia y dolor porque o sí no uno queda desarmado. Eso fue lo que paso con tù hijo Natalia, no supo como defenderse, porque tal vez no fue el sordo lo que lo desarmó, sino la intensiòn ofensiva que habìa detràs de esa palabra. Uno aprende a decir sordo y que!!!! cual es tù problema, porque yo no tengo ninguno.
    Eso, las contrapreguntas, son super buenas para defenderse, contrapreguntar es emplazar pero no frontalmente.

    Por ejemplo entiendo la rabia y la tristeza de la mamá de mi campeona. Pero tù te das cuenta que esa estrategia no es conducente, porque primero estas asumiendo el rol de la reacciòn y ese rol lo tiene que experimentar tù hija.- Uno pasa suplantado roles, pero es necesario que especialmente las personas con discapacidad aprendamos nuestro rol y super bien.
    Ademàs si nunca nos ven, ni saben quienes somos, como la gente normal se va ha acercar a nosotros, la convivencia es dura pero necesaria.

    Disculpen mis palabras, son opiniones sinceras, pero no son pensadas como criticas sino como alertas, porque lo que me ha tocado ver a mì son a otros adultos con discapacidaad y muchas veces no me gusta lo que veo.
    Muchos cariños a todos, y me alegro que sus hijos/as cuenten con ustedes.

    ResponderEliminar
  10. Hola
    Que bueno todo lo que escribieron, antes que nada gracias Sonia por compartir lo que escribio Francisca.
    Que escuela tu blog!!!! de cuanto sirven todas las experiencias y opiniones, por lo menos a mi, ya que casi no tuve ningun tipo de experiencias de integrarla a la sociedad todavia. Empezaremos el año que viene con jardin de 4 años (mi enana tiene 3 añitos). Ahora pego lo que escribio Francisca en la heladera y trato de ir preparandome para los grandes desafios que me toco vivir!!! Besosos. Cecilia de Argentina

    ResponderEliminar
  11. Francisca, me encantó tu último comentario. Hay mucho para reflexionar....sera necesario entregar a nuestros hijos las herramientas para que sepan como plantarse en este mundo. No he dicho nada nuevo, eso quiero no solo para Bruno sino tambien para Renato. Al final, la vida con o sin discapacidad es una constante pelea. Quisera darle a Bruno con el ejmplo dia a dia esas herramientas,y no quedarme congelada cuando por ejemplo un niño viene y nos dice casi gritando en la cara cosas tan simples como QUE LE PASó??
    Nuestros hijos crecen dia a dia y con eso mas cosas que enfrentar socialmente.

    ResponderEliminar
  12. Como dice Cecilia, qué escuela tu blog! Nos das la oportunidad de conocer personas como Francisca, que tiene la confianza y la gentileza de compartir con nosotros su experiencia...
    Francisca, realmente como dice Kenia, uno busca defender y tratar de "educar" a la fuerza a los demás con respecto a nuestras enanas, somos sensibles y no queremos que nos miren mal a nuestras niñas, a veces es difícil moderar nuestros gestos o comentarios, y terminamos haciendo eso: suplantando roles...es muy duro!!!

    Pero estamos aprendiendo y tus palabras tienen mucha riqueza para nosotros. Ahora viene lo difícil, enseñarle a nuestras peques a aceptarse, a defenderse y que entiendan que son valiosas y únicas!!

    Gracias a todas por aportar.:)

    ResponderEliminar