El video de la torre

5 comentarios:
El último post con el video de la torre, me hizo reflexionar sobre algunos temas. ¿Vieron algo particular en los comentarios? Tal vez ya estamos acostumbrados, pero siento que antes no era así... El centro de los comentarios fue su risa, lo feliz que es Rocío botando la torre. Su risa sin duda se 'toma' el video y después de eso, ya a nadie le importa que así 'no se juega a la torre'. Así como a nadie le importa tampoco que todavía babee o saque la lengua en el momento de dar el golpe (antes habría sido todo el tiempo...) o que sus brazos no se muevan con tanta precisión.

Es que sin duda muchos aquí ya hemos aprendido varias lecciones importantes y en este video salen a flote algunas. Por ejemplo, que la simpleza de un juguete no tiene relación con toda la diversión que puede traer. Este juguete y en particular este juego con su tía Lore, ha sido su favorito desde que llegó a nuestras vidas, si mal no recuerdo en la navidad de 2006. Claro que antes no se reía con esa risita de malula... Esa risa rica comenzó a hacerla hace poco, pero la torre siempre ha sido su fascinación y tenemos muchas historias sobre ella (tal vez se gane un post dedicado próximamente).

Sin embargo, ¿qué creen ustedes que yo pensé la primera vez que vi la torre? Posiblemente algo como: "qué linda, pero a quien se le ocurre regalarle esto cuando ella no tiene la habilidad motora para coger las partes y armar la torre??!?!?!!". Se imaginan esa frase, cierto? La han dicho ustedes más de una vez? Yo no puedo afirmar que nunca más lo pensé, pero las ocasiones han sido muchísimas menos...

No se trata de que las habilidades de Rocío hayan mejorado notablemente y pueda comprarle un juguete que diga +3 ó +5. No no no, la mayoría me parece todavía dificilísimos. Lo que ocurrió es que precisamente con esta torre y con el argollero también de la línea Cotoons, Rocío me enseñó que habían muchas formas de usar los juguetes. Que cuando hablamos de 'adaptarnos' a nuestra realidad, se trata de adaptarnos en todos los niveles, en todas nuestras expectativas. ¡Para jugar no hay reglas!

¿Se imaginan si yo la retara cada vez que la bota y la obligara a jugar 'como corresponde'? ¡Qué frustración que sería para ella y qué agotamiento sería para mí! Por sobre todo, ¡de lo que nos estaríamos perdiendo!! Me encanta haber aprendido esto y me atrevo a decir que representa nuestro enfoque en muchos sentidos, como la terapia, pues por algo elegimos una terapia que no nos obligaba a forzarla a hacer cosas que ella físicamente no estaba capacitada para hacer. He estado pensando mucho sobre este tema últimamente, cada día me parece más importante la relación cuerpo/emociones y se hace más evidente cómo los distintos enfoques de terapia afectan en el desarrollo de la personalidad del niño.

Un tema poco popular, pero que podría servirnos mucho. Intentaré compartir más de lo que he aprendido en elúltimo tiempo y mis reflexiones sobre el tema en próximos posts. Por mientras, ¡a seguir botando torres!
5 comentarios:
  1. Al contrario de lo que tu dices, encuentro que si tiene muy buena precisión en sus brazos, no note que babeara, su lengua la encuentro exquisita y se nota que jugar a la torre como lo hace ella es mas entretenido jijijiji.

    Comparto tu filosofía de no ponerles trabas a nuestros niños, sino mas bien adaptarnos y dejar que ellos libremente descubran como jugar o realizar cualquier otra actividad, definitivamente quiero leer esas historias de Rocio y su torre favorita, que muestra cada paso que damos adelante.

    Un beso, Nancy

    ResponderEliminar
  2. Cierto!,totalmente de acuerdo contigo!.
    Creo que así pensamos muchas. Lo importante es que nuestros hijos se diviertan y disfruten los diferentes juguetes.

    ResponderEliminar
  3. jajajajajaja... creo que estamos sintonizadas!!
    En ningún momento pensé:"hey, eso no se juega asi"... :) Me ha pasado tantas veces, que la "forma" oficial del juego no es satisfactoria para mis enanas (si, para las dos) y ellas siempre me sorprenden hallando otra forma de jugar....

    Como Nancy, no veo que Ro babee, si no, que veo la risa y la forma que reacciona a la emoción de botar la torre (como mueve "todo" su cuerpo), es una muestra enorme de causa y efecto, no ??
    :)

    ResponderEliminar
  4. Me gusto mucho esta entrada Sonia, es que uno ve mas allá de las dificultades, mas bien lo encuentro doble de increíble porque se el esfuerzo que hacen nuestros pequeñines y como se las ingenian para jugar.

    Es cierto que más de una vez he pensado que a Diego le falta mucho para usar un determinado tipo de juguete y luego me sorprende con su imaginación y con sus ganas de utilizarlo. Y por supuesto esta el tema de que las adaptaciones que hacen de los juegos pueden hacer pensar a los terceros en que se trata de un déficit cognitivo, por ejemplo si alguien le entrega una bocina a Diego el ya sabe que no tiene la fuerza para apretarla y hacerla sonar, pero SI sabe que si la muerde puede hacerla sonar con mucho esfuerzo, si alguien no sabe esto y le entrega una bocina, seguro creerá que el niño no le da un uso funcional y que solo se lo lleva a la boca, cuando mi hijo esta haciendo un doble esfuerzo cognitivo, no solo debe identificar que es una bocina y para que sirve, sino que debe recordar como es que la puede usar sin tener que hacer tanto esfuerzo con sus manitos.

    Pero sabes, también me hizo pensar en esa forma de educar, presionándolo a hacer cosas que no se si su habilidad motriz lo permita en este momento, hoy día con el programa que esta haciendo solo hay no, no, no y no lo hace: juntar pulgares, hacer la señal de la paz, juntar índices, dibujar un circulo, etc, Diego no tiene una motricidad fina desarrollada como para hacer estas cosas, repetirlo y repetirlo hará diferencia?, con eso lograra hacerlo?. ¿Hasta donde presionarle?

    Igual caso para la vitaminoterapia, ¿funcionara igual una medicina que se toma con alegría a una que se toma en medio de llanto e inmovilizaciones?. Me pone a pensar.

    ResponderEliminar
  5. Justo, he pensado lo mismo con algunos juguetes, como el argollero que mencionabas, pero junto con mi pepi hemos descubierto los infinitos usos de los juguetes y compartimos que la idea es pasarla bien jugaaaar! y reír.
    Cariños

    ResponderEliminar