Tragedia en Haití

2 comentarios:
No puedo mantenerme al margen de lo que está sucediendo en Haití. ¿Alguien puede ignorarlo? ¿Alguien puede ver las imagenes en la televisión y seguir como si nada? Tal vez hay que hacerlo porque tratar de imaginarlo, de ponerse en el lugar de esas personas, de recordar que todo puede acabarse hoy, es simplemente demasiada angustia. Pensar que todo puede transformarse así, que todo puede cambiar tan rápido, derrumbarse. Mi país también es un país sismico, el último terremoto en mi ciudad fue el año 1985, yo figuraba jugando a la ronda con mis primos (sí, si sé... soy re chica) así que no me di cuenta.

No me quiero poner fatalista, sino tal vez todo lo contrario. Es esa paradojal capacidad que tienen las tragedias para ayudar a quienes las sobrevivimos a dimensionar lo afortunados que somos de estar vivos. No quiero sonar insensible, obviamente espero que la situación en Haití mejore, que logren rescatar vivas a muchas personas que hoy están atrapadas en los caídos edificios y que la ayuda enviada sea efectiva en ayudar a los sobrevivientes. Esto sale directamente de adentro con la garganta apretada y todo. Sin ánimo de enojar a nadie, quiero compartir una reflexión personal que por supuesto tiene que ver con "nuestra rehabilitación".

La primera vez que sentí esto fue hace unos años cuando vi "Una verdad incómoda", el documental sobre el calentamiento global. No creo que se sorprendan por mi 'monotematicidad' si les digo que lo primero que pensé fue: "¿para qué nos estamos esforzando ahora en rehabilitar a nuestra hija si puede que todo se acabe en unos pocos años?". Era la época en que recién comenzábamos nuestra paternidad especial, la época en que todavía todo nos parecía muy difícil, la época en que nuestra mentalidad era 'rehabilitarla', orientados hacia el futuro.

Creo que cuando comenzamos nuestra rehabilitación, como que nos metimos en un túnel. Había que 'trabajar' constante y velozmente, para 'sacarla adelante' lo más rápido posible. La rehabilitación misma era un túnel (sé que otras veces he llamado a la rehabilitación tradicional un hoyo negro, pero este post no tiene el fin de misionar). Se sentía como tomar un gran respiro, aguantar la respiración y sumergirse, creyendo que cuando saliéramos, nuestra hija estaría rehabilitada. No habían vacaciones, no había tiempo que 'perder'. Entonces imagínense qué se siente cuando te das cuenta de que tal vez no salgas del túnel... "¿Todo esto para qué?" Pues es una gran pregunta.

La vida de Rocío no se trata sobre rehabilitarse, se trata sobre vivir. Nuestro objetivo como padres es que ella sea feliz, que disfrute la vida, que sea y se sienta amada, que ame y que dentro de esta vida, esté la rehabilitación como una herramienta para mejorar su calidad de vida, que no entorpezca su felicidad ni su desarrollo físico ni emocional. Claramente no podemos vivir pensando en que nos moriremos mañana y sin preocuparnos ni un poquito en el futuro, pero sí podemos vivir teniendo en cuenta que lo único que verdaderamente tenemos es el ahora. Creo que hay que buscar integrar (no mezclar) un proyecto de vida que combine y calce con lo que nos hace felices hoy, otra cosa no me hace sentido.

Desde el día en que ví el documental, compro todos los productos de limpieza biodegradables que encuentro, reciclo todo el papel que puedo y me siento mal por todas las bolsas plásticas que ocupamos y las pilas que no botamos donde corresponde. No comer carne entiendo que también es aporte significativo por la huella ecológica de comer carne. Más importante aún, desde ese día nos detenemos a oler las rosas, como dicen los gringos, miramos los árboles, descubrimos las estaciones, la miro largamente mientras duerme, la lleno de besos cuando se despierta y me maravillo todos los días de lo linda que es. Disfrutar al ahora y permitirle a ella hacer lo mismo.
2 comentarios:
  1. La pregunta que me hacía al enterarme de la noticia era:"Porque Haití? han sufrido huracanes, tormentas y ahora este terremoto!
    Aqui en mi país se vivió algo similar (estamos en el Valle de las Hamacas, asi que estamos un poco acostumbrados) pero si no dejo de pensar en una catastrofe asi.. por mis niñas...

    Me gusta como termina tu reflexión, disfrutemos cada momento, ahora, ya.... no desperdiciemos con pequeñeces y tonteras pasar un buen momento con la familia...eso es lo importante!!!
    Un besot a tu Ro...

    ResponderEliminar
  2. Si, lo de Haití es una tragedia. Hace un año y una semana pasó en mi país y uno lo revive en carne propia.

    En cuanto a la reflexión que haces con respecto a la Rehabilitación, tienes toda la razón. Yo siempre lo he visto como que los demás van en carretera con un buen asfalto y nosotros en un camino de piedras y sembrado de caña de azúcar, lo cual es imposible de avanzar con rapidez.

    Y si! Sigamos reciclando POR FAVOR!. Este es un tema super importante en mi país.

    Ana y Constanza
    Costa Rica

    ResponderEliminar