Cambiar y adaptarse

28 comentarios:
Recientemente, una amiga compartió un enlace, bastante interesante por lo demás, titulado "Ritalin, Prozac y otros sistemas educativos". Los comentarios rescataron la frase final de este artículo que dice "es mas fácil seguir con una rutina aunque esta sea dolorosa que cambiar y adaptase". Inmediatamente me acordé de algo que nos dijo una matrona en la Unidad de Neonatología, cuando Rocío tenía semanas de nacida: "Ella debe adaptarse a la vida de ustedes, no al revés"...

En ese entonces enfermeras, matronas y doctores me parecían capísimos y prestaba mucha atención a todo lo que decían. Me parecieron palabras muy sabias en aquel entonces. Pero... No recuerdo que nunca más en estos 5 años esas palabras hayan vuelto a pasar por mi cabeza, sino hasta ahora. Nunca más sentí que el que ella se adaptara a nuestras vidas era una posibilidad.

¿Cómo? Cosas tan simples y evidentes como que la casa donde vivíamos dejó de servirnos, el auto que teníamos dejó de servirnos. Otras cosas como que el jardín que teníamos al frente de la casa no la aceptaba. Los establecimientos educacionales típicos no nos reciben. La medicina tradicional tampoco ha resultado ser la mejor opción para nosotros. Lo que entendía antes como alimentación saludable tampoco lo era. Mucha de la ropa que venden no nos sirve: abrigos, parkas, zapatitos de niñita son imposibles de usar para Rocío.

Tampoco me servían cosas menos tangibles como mis expectativas, los sueños, lo que tenía planificado sobre mi maternidad, cómo criar a mis hijos, las fechas, las ideas, los métodos. Nótese que dice hijos, porque antes seguro que quería varios y bien seguidos. Los planes de trabajo tampoco pudieron seguir tal cual. Lo que antes entendía por 'logros' también fue redefinido. Los conceptos de éxito y felicidad también cambiaron. Por suerte, también cambió lo poco que sabía de 'discapacidad'...

¿Fue un error? ¿Debí haber seguido el consejo de la matrona y dejar que ella se adaptara a mi vida? ¿Habría sido eso más beneficioso para ella? ¿Habría sido más feliz? ¿Habría mostrado mayor madurez y sabiduría de mi parte? ¿Habría sido eso verdadero crecimiento personal? Más aun... ¿Habría sido posible? ¿No habría sido eso negación?

Tal vez lo digo como 'defensa personal', pero creo que esa premisa puede que sea útil para muchos padres, pero no para padres de niños con necesidades especiales. Adaptarse es clave. Olvidar nuestras ideas preconcebidas. Re-aprender y re-construir lo que se sea necesario. Tal vez lo difícil es aprender cuando vale la pena esforzarse por 'encajar' en las estructuras tradicionales y cuando el mayor beneficio está afuera. El problema es que todo lo que no es tradicional o típico, se traduce en más trabajo para nosotros.

Por eso probablemente las mamás amigas destacaron esa frase "es mas fácil seguir con una rutina aunque esta sea dolorosa que cambiar y adaptase". Claro que es más fácil. Cambiar y adaptarse parece ser una tarea colosal cuando pensamos todo lo que hay que cambiar y adaptar. Solo más llevadera cuando no se siente tan solitaria.

Tal vez la clave es elegir las batallas. No podemos pelearlas todas... Algunas cosas no deben cambiar para no perder la cordura. Otras podemos aceptarlas como vienen y adaptarnos un poco. Algunas cosas son fáciles de cambiar y otras simplemente debemos cambiarlas y adaptarlas radicalmente. Aunque nos parezca imposible, lo haremos porque es nuestra responsabilidad y queremos darles lo mejor a nuestros hijos. Nosotros debemos cambiar y adaptarnos.
28 comentarios:
  1. Hola Sonia, completamente de acuerdo, nuestros maravillosos hijos no tienen por qué adaptarse a nuestra rutina, a nuestra vida. El tener un hijo "normal" o "especial" cambia la vida de cualquier persona. Nosotros debemos adaptarnos a ellos, a la vida nueva. Después de un hijo todo cambia muchisimo, más si tienen "necesidades especiales". Creo que para todas nosotr@s (incluyo a los papis y mamis) después de un tiempo tenemos una vida normal, ya que nos adecuamos a lo que nos toca vivir, puede ser difícil más fácil, pero quién dijo que la vida era fácil? y por qué no dar lo mejor para nuestros hijos? Lo que nosotros creemos que es mejor, lo que nos dicta el corazón, la intuición, ese sentimiento que las mamás llevamos dentro y que no falla, pese a lo que diga la lógica, los estudios, los doctores (que, para qué estamos con cosas, derrepente no tienen corazón, pareciera que les hacen un curso de frialdad). Yo quiero lo mejor para mi Vicente y no me importa ,lo que diga el resto, sí vale la pena nadar contra la corriente!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola!! Con esto de que llegó marzo me hacen mucho sentido tus palabras. Es el mes en el que parte el año y hay que organizarse.
    En nuestro caso eso ha significado que nuestra hija parte a una escuela a un programa de estimulación de bebes con necesidades especiales y sordera. Ha sido super complicado, yo retomando trabajo, organizar la casa, la familia, las redes de apoyo..Estamos definiendo las batallas que se pueden dar, por que claramente no podemos darlas todas. Esa definición no deja de ser angustiosa y a veces se carga con un sentimiento de culpa.... estaré haciendo lo mejor para mi hija y familia?
    Nosotros debemos cambiar y adaptarnos, es la única forma de ser familias felices pero no deja de ser un dilema complejo para seguir "funcionando" en esta sociedad. El apoyo y las redes son claves en esta tarea.
    Abrazos cariñosos

    ResponderEliminar
  3. Este post es sencillamente REAL, MARAVILLOSO y me ha dejado sin palabras. Tal cual parece que escudriñaste en mi corazón y lo has escrito. QUE LINDO!!!.

    ResponderEliminar
  4. ...y algo que creo debo poner: Como se puede tener el corazón de una madre y no pensar en cambiar TODO por un hijo?..Si un hijo, sea discapacitado o no el el centro del universo de esa madre..No se hay cosas que no entiendo bien..

    ResponderEliminar
  5. Sonia que lindo post!!! tocaste un tema muy sencible para mi, es muy díficil adaptarse a esta nueva realidad, dejar los sueños atrás, mi marido y yo siempre fuimos exitosos en el trabajo, los estudios y siempre pensé que a nuestro hijo lo educaría de la forma correcta para que siguiera nuestros pasos y fuera igual a nosotros, pero el destino quizo otra cosa, todo cambió, yo debí dejar el trabajo y aprender otras cosas relacionadas con su diagnostico. Pero también aprendí que si vives pensando en lo que tu hijo no va a ser JAMÁS serás feliz y esa es la clave para seguir. Ahora estamos felices con Nico es como redescubrirlo, el tiene nuestros valores y siempre nos sorprende con algo nuevo.

    Elizabeth

    ResponderEliminar
  6. Sonia, me parece que Kenia lo resumió bien...¿Qué no estamos dispuestos las mamás a cambiar por la felicidad de nuestros peques?
    Y no hablo sólo de necesidades especiales, sino de todos los niños...
    Nos nace hacerlo...
    Al igual que tú, nosotros cambiamos el auto, horarios adaptados, una casa accesible, nuestras prioridades cambiaron, y nos sentimos felices de esto...y sabemos que ellas son felices también. :)

    Muy buen post, "Nosotros debemos cambiar y adaptarnos"... tenemos un objetivo no? Darles la oportunidad de una vida en la que se desarrollen y disfruten... y eso requiere un replanteamiento de prioridades.

    Un beso a Ro...

    ResponderEliminar
  7. Que post como dijo Kenia, sentí que te habías metido en mis pensamientos y corazón, todo lo que dices es tan real a lo que experimentamos en nuestros inicios, luego y hoy, también me dijeron la frase que el se adapte a tu vida no tu a la de el, pero en el camino nos dimos cuenta que para que el sea feliz somos nosotros como cualquier otro padre buscar el bienestar para el. Hoy solo puedo decir que el trabajo a sido mutuo nosotros a el y el se adapta a nosotros así al menos para nosotros funciona la cosa.
    Grande Sonia :)

    ResponderEliminar
  8. hola sonia, sinceramente ,me hiciste decir POR FIN ALGUIEN EXPERSA LO QUE SIENTO ,estoy cansada de todos los profesionales buenos pero que solo quieren querer sacarte adelante a vos, que solo piensan en que tenes una vida,un esposo ,mas hijos, que la vida sigue ,que hay un mundo afuera y bla bla bla, mi vida cambio y con orgullo digo que conosco mas a mi hijo que cualquier medico especialista en algo, tenemos una coneccion buenisima y eso lo logre por poder entrar en su mundo y no por querer que el entrara al mio, te felicito realmente .silvia

    ResponderEliminar
  9. Amiga mía! Qué lindo post! Me emociona leerlo y saber que puedes escribirlo desde la paz que da el haber llegado al final de un proceso. Ojalá que quienes están empezando recién este camino de la "maternidad diferente" entiendan que es posible cambiar, adaptarse, y agradecer por ello!!!

    Me acordé de una conversación que tuve cuando mis hijos eran guaguas con una mamá que tenía una guagua de la misma edad de los míos pero único y sano. Me acuerdo que le dije que tener trillizos prematuros y con dificultades de salud no era difícil... que sólo sería difícil para unos padres que pretendieran seguir haciendo vida social, ir al gimnasio, ver series por tv, trabajar, hablar por teléfono, dormir en las noches, conversar, etc, etc, etc. Lo dije muy, muy en serio, sin ironías. Pero ella me miró con cara de "¡¡¡Tú estás loca!!!. Todos queremos seguir con nuestras vidas!!!", y sentí (una de tantas veces) que los demás no entendían nada de nada.

    Ahora veo más claramente que la experiencia que estaba viviendo era tan extrema que no había manera de resistirme al cambio, al crecimiento, a la apertura. No habia manera de no adaptarme!

    Estoy orgullosa de eso, doy gracias porque esta "maternidad extrema" me llevó a los esencial para desde ahí poder cambiar.

    ResponderEliminar
  10. Este post lo lei en la ma;ana tomando desayuno. Debo confesar que no me golpeo tanto como ahora que lo lei de nuevo despues de leer los comentarios.

    A mi tambien me ha tocado cambiar, pero no estoy seguro ahora de haber cambiado lo suficiente. Voy a tener que darle una muy seria vuelta.

    ResponderEliminar
  11. Quiero agradecerles a todas por sus comentarios. Creo que similar a lo que le pasó a mi marido, no había dimensionado este post hasta leer sus comentarios.

    De verdad me dejan sin palabras... Es que no tiene palabras el poder compartir estas cosas con ustedes. No tiene palabras el que todas se hayan abierto y compartido sus sentimientos. No tiene palabras esto de darse cuenta que no estamos locas, que compartimos mucho más de lo que creemos y con más personas de las que creemos.

    Gracias, de verdad muchas gracias. Me emocioné mucho leyendo sus comentarios.

    ResponderEliminar
  12. Y como no hacerlo de otra manera!!!! eso de adaptarse lo vivimos a diario, no termina un dia determinado. Amo adaptarme y readaptarme a mis hijos!!

    ResponderEliminar
  13. Yo lo he vuelto a leer y sencillamente he terminado llorando, y creeme, muuucho. Gracias a ti por escribir esto que a veces nos va pasando y no nos damos cuenta que vamos poco a poco cambiando, una, otra, otra, sentimientos, circunstancias, prioridades y todo lo que has dicho. Y de pronto lo lees y te das cuenta que casi sin saberlo has cambiado tanto, tanto y tanto que unicamente parandote a mirar como quien viaja, viaja y viaja y de pronto se para, mira para a trás y dice. TAAAAANTOOOOO he recorrido, si es que he cambiado hasta yo con todo lo demás. Un beso chicas (a todas las super mamis)..uf hoy estoy nostálgica, jiji

    ResponderEliminar
  14. Me falta mucho por aprender..... este es un camino dificil, duro!!!! Tambien cambiaron mis expectativas, mis planes, mi familia, lo que pensaba que seria nuestro futuro. Pero cuando llegue a este blog y lei que ustedes habian decidido ser felices como familia con una niña especial me senti tan identificada que me llene de energia y decidi que esa frase la acuñaria para enfrentar las miradas lastimeras e ignorantes sobre nuestra familia. Esa frase como otras me sirven de apoyo para seguir adaptandome y cambiando de a poco lo que tenemos que cambiar..... partiendo por mi. Gracias!!
    Y que maravilla encontrar a otras y otros que sienten lo mismo....
    (no tengo acentos en mi PC, disculpen la ortografia)

    ResponderEliminar
  15. Querida MT: Muchas gracias por el tema de hoy. Me ha dejado pensando mucho y ha sido un gran tema de conversación familiar a la hora de la cena.Me vienen muchas cosas a la cabeza, pero sería muy largo detallarlas. Sólo quiero, compartir con ustedes lo que hemos podido concluir…..Lupita ya tiene trece años y su enfermedad ha sido una fuente riquísima para nuestro crecimiento personal y familiar. Que hemos tenido que cambiar y adaptarnos? En lo material y “físico” mucho….de hecho hasta tuvimos que emigrar de nuestro país. Pero lo esencial, creemos que debe permanecer, como padres nuestro concepto de felicidad sigue siendo el que nos planteamos antes de casarnos: llegar todos al Cielo! Y la enfermedad de Lupita es un camino, a veces doloroso, pero mucho más especial para lograrlo. Nuestros proyectos familiares también se han tenido que adaptar, con 16 cirugías y muchos momentos difíciles hay que ir adecuando el camino, pero nuestro Norte (Dios) siempre es el mismo.
    No hemos dejado de soñar, pero nuestros sueños son mucho más grandes que ayer, porque ahora sabemos que no hay límite para el amor.
    El cariño, la alegría, la solidaridad , la generosidad, van calando en nuestros niños y creemos que ellos pueden ser un motivo de” cambio y adaptación en la sociedad”….es decir………vale la pena!!!!! Vale la pena todo lo vivido hasta hoy. Pero sobretodo vale la pena AMAR y que se note que amamos, eso no debe cambiar! Bebi

    ResponderEliminar
  16. Querida MT: Muchas gracias por el tema de hoy. Me ha dejado pensando mucho y ha sido un gran tema de conversación familiar a la hora de la cena.Me vienen muchas cosas a la cabeza, pero sería muy largo detallarlas. Sólo quiero, compartir con ustedes lo que hemos podido concluir…..Lupita ya tiene trece años y su enfermedad ha sido una fuente riquísima para nuestro crecimiento personal y familiar. Que hemos tenido que cambiar y adaptarnos? En lo material y “físico” mucho….de hecho hasta tuvimos que emigrar de nuestro país. Pero lo esencial, creemos que debe permanecer, como padres nuestro concepto de felicidad sigue siendo el que nos planteamos antes de casarnos: llegar todos al Cielo! Y la enfermedad de Lupita es un camino, a veces doloroso, pero mucho más especial para lograrlo. Nuestros proyectos familiares también se han tenido que adaptar, con 16 cirugías y muchos momentos difíciles hay que ir adecuando el camino, pero nuestro Norte (Dios) siempre es el mismo.
    No hemos dejado de soñar, pero nuestros sueños son mucho más grandes que ayer, porque ahora sabemos que no hay límite para el amor.
    El cariño, la alegría, la solidaridad , la generosidad, van calando en nuestros niños y creemos que ellos pueden ser un motivo de” cambio y adaptación en la sociedad”….es decir………vale la pena!!!!! Vale la pena todo lo vivido hasta hoy. Pero sobretodo vale la pena AMAR y que se note que amamos, eso no debe cambiar!

    ResponderEliminar
  17. Sonia, vos sabes que te admiro,muchas mamàs me llevan ventaja en años,lo que se resume en experiencia con sus hijos,que son mayores al mio,pero me sumo en decir que es verdad que no hace una madre por sus hijos,sean o no "especiales" amo lo que hago por mi hijo,tu buscas sencillamente lo mejor, lo que tu intuiciòn te dice que està bien,por fortuna he encontrado doctores que me dicen chevre que estas decidiendote por lo alternativo,la droga homeopatica es la verraquera,y bueno en tu conciencia te queda que lo haces por ellos,algo sencillo es adaptar su cama para que pueda subir y bajarse de ella facilmente,a su comida,a su manera de expresar las cosas,a saber cuando alguien lo regaña y me lo dice sin palabras.al amor que nos tenemos con un simple suspiro que da y me besa.si nos ha cambiado la forma de ver la vida, de vivirla,de sentirla,pero aun asi le doy las gracias a Dios por ello,por valorar màs la vida de un hijo,de disfrutarlo centimetro a centimetro,de cada logro celebrarlo,de que respirar solo es un milagro,muchos padres de hijos normales no lo saben ,ni lo sienten,ni siquiera lo han pensado,pero quienes vivimos eso lo sabemos. un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Estoy un poco bastante impresionada, pues he estado gran parte de mi vida como hija especial y a pesar de saber lo difícil que es ser papá de un hijo especial, leer cada línea y sentir cada emoción que transmiten todos uds mamás y papás me embarga.
    Sólo debo decirles que al final ese esfuerzo de toda una vida se valora, se lleva dentro por siempre y sus hijos en sus corazones saben perfectamente que siempre harán todo lo que esté a su alcance para su bienestar. Eso es una calma inmensa y un motivo para cada día luchar por esos cambios y adaptaciones. Mi especialidad de hija no es física, ni se nota a simple vista, pero la diabetes insulino dependiente es también una enfermedad que involucra un sinfín de adaptaciones y cambios. Para mi padre (QEPD) la fuerza mayor estaba en mi y toda su vida potenció eso. Me dió lo que pudo para que yo me lograra desenvolver en el mundo. Uds hacen lo mismo por sus hijos, y ellos lo aprecian tanto como yo.
    El camino no es fácil, pero no es imposible. se tienen millones de caídas o desánimos, pero lo más lindo es levantarse y, como alguien dijo en otro post anterior, ver hacia atrás y darte cuenta de tanto y todo lo que has recorrido... y luego miras al lado y ves lo maravilloso que tienes a tu lado, tu hijo, que te ama más que nada y que cada esfuerzo que haces aguantando la incomprensión,las vicisitudes de la vida, o la ignorancia a diario, sabes transformarlo todo en amor para él.

    Los felicito y les doy ánimos para esta tremenda tarea que es sólo vivir!!!!!!...

    pd: Sonia, verdaderamente escuentro que te has convertido en un ser muy especial, que a través de la comunicación por internet has encontrado a muuuuchas personas que cuando compartes cada línea de tus emociones y pensamientos es una línea de la vida de ellos. Te felicito por tu labor, abriste una ventana para que terminaran botando la puerta con tal de entrar a tu sitio y compartir!!! mucha suerte y Sigue adelante!!!!
    cariños.. Pame Hales

    ResponderEliminar
  19. Puchis... se me salen la lágrimas..

    ResponderEliminar
  20. Maravillosa reflexión, estoy totalmente de acuerdo contigo, los hijos deben integrarse en nuestras vidas. Felicidades por tu fortaleza y un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Anoche, como todas las noches, mis hijos se acostaron relativamente temprano y se entretuvieron conversando un rato laaargo. En general, cuando hay que ir al colegio al día siguiente, yo suelo retarlos y hacerlos callar para que puedan dormir lo suficiente. Pero sé que nunca lo hago demasiado convencida, tengo la certeza de que estas conversaciones nocturnas serán recordadas por ellos como parte importante de una infancia compartida.

    Supongo que a propósito de este post anoche reparé en algo muy importante en lo que nunca había pensado con detención... y es que mi hijo Cristóbal se va a la cama sin sus audífonos, por lo que debe adaptarse a estas conversaciones nocturnas (a veces hasta clandestinas para que yo no los haga callar) con su hipoacusia bilateral severa "a capella". Se esfuerza mucho mi niño por oír y participar, pero los que más se esfuerzan y cambian, lejos, son sus hermanos.

    Me quedé pensando cuántas veces he pillado a Pedro o a la Antonia metidos en la cama de Cristóbal hablándole, contándole algo o haciéndole un recuento de alguna información o conversación que se perdió por estar sin sus audífonos... cuántas veces les he pedido que bajen la voz porque prácticamente le gritan para conseguir que su hermano logre integrarse... cuantas veces los encuentro de pie acompañándo con mímica sus relatos para asegurarse de que Cristóbal entendió perfectamente de qué están hablando.

    Y lo mismo ocurre, por ejemplo, cuando se bañan horas en la piscina e inventan juegos de roles con intrincados argumentos a los que Cristóbal accede sólo gracias a la paciencia, flexibilidad y amor de sus hermanos.

    Me emociona pensar que ser hemanos de Cristóbal ha hecho, sin proponérnoslo, de mis otros dos hijos un par de niños tolerantes y generosos. Me emociona pensar que el cariño hace que no sólo los padres seamos capaces de cambiar y adaptarnos.

    Habría que buscar la manera de contagiar al resto del mundo con esto que surje tan natural en una famiulia de personas que se quieren.

    ResponderEliminar
  22. Sonia:

    Todos los padres nos adaptamos para poder darle lo mejor a nuestros hijos. Es naturaleza humana. Muy bonito post.

    ResponderEliminar
  23. Ay! Sinceramente no sé que decir después de tremendos relatos, me siento una hormiga entre estas mamás e hij@s.
    Todo cambia con un hijo, sea especial o no, lo que el especial logra (creo)es que ese cambio perdure en el tiempo y haga que al mirar hacia atrás entendamos que tanto sacrificio y tantas penas valieron la pena; tal vez por el simple echo de que nuestro hijo este vivo, en definitiva es algo muy lejano al "sueño" que teníamos para él en nuestro vientre, pero estoy muy segura de que no hubiesemos hecho ni la mitad del esfuerzo que hacemos ahora para que el alcanze esa meta.
    Si cambiar y mutar constantentemente hace que mi hija este a mi lado y pueda verla felíz, bienvenido sea el cambio, de él también aprendo.
    Un beso a tod@s!!!!!!!

    ResponderEliminar
  24. paola ....mama de antonia17 de marzo de 2010, 22:17

    muy buen post sonia.......expresas exactamente lo que sucede con nuestros hijos....adaptando su entorno para ellos...desde una simple almohada hasta como tu dices el auto...en fin, muchas cosas que ya para nosotros se nos hace de lo mas normal , porque tenemos el switch incorporado y se hace tan natural que ya no hay complicaciones.....vale la pena todo ....y no me imagino mi vida distinta tampoco.......muchos saludos a todas las mamas....

    ResponderEliminar
  25. Hola soy Loreto y no sabes como me hacen eco en la cabeza todas las palabras de los papás de estos angeles,es tan cierto que cada día nos adaptamos mutuamente con estos pequeños,y si me causa tanta emoción al ver que mis hijos son tan cariñosos con sus hermanos especiales sobre todo con Diego lo tocan,abrazan y muchas veces los he visto cargandolo,ayudandole a arrastrarse y ahora lo ultimo que se les ocurrió fue ayudarlo a pararse yo desde lejos los miraba mi primera reacción fue ir a retarlos pero al ver como Diego con todo lo que se tambaleaba se les caía y ellos lo agarraban y vi la carita de Diego con tanta alegria que los deje seguir jugando con el y me di cuenta que con estos detalles todos aprendemos mis hijos mayores a amar y cuidar a sus hermanos en especial a Diego y el a acostumbrarse a sus hermanos bruscos con lo que el trata de jugar y en mas de una ocación los ha mordido

    ResponderEliminar
  26. Sonia ayer lei el post y realmente me senti muy identificada con el, al igual que a muchos de uds. me llegan tus palabras y tus relatos, ya que creo tambien hemos pasado por practicamente las mismas experiencias. Nosotros felizmente tambien nos hemos adaptado al cambio continuo, a las diferencias con los demas padres, a llevar adelante un estilo y ritmo de vida que muchos no entienden, incluso los mas cercanos. A valorar los pequeños logros como si fueran grandes montañas escaladas. A mirar la cara de la gente que no entiende por que festejamos cada gesto de Santi o cada mirada o cada pequeña cucharita de comida que suma a sus dias.
    Realmente me senti muy conmovida y por eso te escribo, ya que a veces me cuesta un poco sacar las cosas de adentro.
    Amamos a nuestros hijos y queremos lo mejor para ellos cueste lo que cueste, y esa es la clave.
    La recompenza llegar al final del dia y saber que nuestros hijos son felices de la manera que son, por que asi los queremos y los aceptamos.
    Mis felicitaciones como siempre por sacar afuera y poder escribir todo aquello que sentimos todas nosotras.

    Gabriela - mama de Santiago

    ResponderEliminar
  27. Hola... Perdonen la demora. No quería quedarme sin agradecer sus comentarios, aunque en realidad no sé muy bien cómo contestarlos.

    Creo que igual que muchos otros, me emocioné mucho leyendo esto. Siento que algo raro pasó con este post y no sé ponerle palabras. Alguien por ahí dijo: tu prendiste la llama y nosotras hicimos la fogata.

    Muy emocionante leerlas a todas. Muy emocionante vernos a todas mirándonos a nosotras mismas. Tal vez lo que sucedió fue una pausa general, detenernos a mirar el camino recorrido... Muy importante de vez en cuando y me parece increíble que haya surgido de un par de párrafos que casi ni publico por fomes.

    Pame: Tal vez tu comentario fue uno de los que más me hizo llorar. Qué lindo que te hayas dado una vuelta por aquí (Gracias Marcelo!!!) y qué loco volver a comunicarnos después de años de esta manera, no? Un abrazo fuerte! (Para quienes no saben, Pamela fue mi compañera de curso desde pre-kinder!)

    ResponderEliminar