No hay primera sin segunda II Valga la redundancia

4 comentarios:
Como en el post de las réplicas, no hay primera sin segunda. Pero esta vez se trata de algo positivo: hoy mi marido, esta vez con recambio de acompañante, va nuevamente camino al sur a entregar más cosas. No pensé que reuniríamos tanto como para ameritar un segundo viaje, pero... me sorprendieron. Algunas personas se ofrecieron a llevar las cosas, pero definitivamente superamos el espacio que nos ofrecían.

Comparto una imagen de lo que se fue en este segundo despacho. Sin logo, sin polera, sin marca de agua. Es simplemente para mostrar a quienes nos apoyaron que su aporte se materializó en cosas concretas que necesitan nuestros niños. La ayuda se entrega desinteresadamente. Enviamos pañales, fórmulas (Pediasure, sin lactosa, soya, otros), muchos remedios (están en la caja de atrás) y también los otrora olvidados insumos para gastrostomía.

Cuando se quiere, se puede. Gracias a todos los que colaboraron y para quienes no alcanzaron o acaban de motivarse, aquí hay una sugerencia. Agradecimientos especiales a nuestros new delivery boys y a nuestra amiga en el sur que coordinará la entrega. La gata se queda, solo estaba certificando la calidad de los productos.

4 comentarios:
  1. Que bueno ver materializada la ayuda!!! Justo iba a preguntar por Prude, yo aceptaba la donación!!!! jajajja

    ResponderEliminar
  2. Noooo... Prudencia es mia mia del verbo mia! Bueno, aunque en realidad era de Papá Terapeuta y probablemente ahora sea de Rocío... la cosa es que es NUESTRA!

    El peligro que corrio esa caja con las uñitas de nuestra Prudencia! :)

    ResponderEliminar
  3. Fea esa actitud eh! Justo que te iba a nombrar madrina ad honorem de los mellis que me llegan a fín de mes..... Tendré que buscarme otra!!

    ResponderEliminar
  4. oooooooooooooh! Pero si puedes tener la tranquilidad de que no los donaría a nadie!!!
    :D

    ResponderEliminar