A tres días de la tragedia

Martes. Han pasado tres días ya desde el terremoto y todavía palabras como calma y rutina se sienten muy lejanas. Todavía otras como miedo, angustia y pena son las protagonistas y creo que hay que decirlo. Hay que hablarlo abiertamente, jamás negarlo. Como decía un amigo por ahí: este terremoto fue hipócrita: por fuera más o menos normal... Y por dentro el caos total. Y no estaba hablando sólo de casas y departamentos.

Todavía cada vez que escucho un ruido me paralizo, todavía cada vez que cierro los ojos recuerdo ese momento en que pensé que nos moríamos. Creo que ya pudimos dimensionar la magnitud de esta catástrofe, por lo menos tardamos dos días en conocer todos los daños. Todo el fin de semana las cosas parecían empeorar... Y la verdad, no sé si ya comenzaron a mejorar. Creo que no es momento aún de creer eso, creo que todavía debemos botar mucha pena. Creo que todavía estamos todos pa'dentro, dicho en buen chileno.

No sé cómo se supera algo así. Me imagino que con tiempo, diálogo, tranquilidad, fortaleza, apoyo de otros. Pero sí se que es algo superable. Es mi primer terremoto como adulta, pero Chile ha tenido muchos más, mis padres han vivido muchos más. En cuanto a los niños, quisiera compartir un enlace muy útil que encontre sobre cómo ayudarlos a ellos a manejar el estrés post traumático del terremoto. Muy recomendable.

Por nuestra parte, estamos de vuelta en nuestro departamento. Ayer vinimos a dormir acá y pretendo hacer una transición gradual. Noches y mañanas acá, para luego en la tarde ir donde mis papás a pasar el día. No sé como funcione en la práctica, pero vamos de a poco. Intentando devolverle a Rocío gran parte de su rutina. Ayer fue increíble la cara de felicidad que puso cuando llegamos a nuestro departamento. Mientras yo estaba verde, a ella se le iluminó la cara. Así no más son las cosas. Rocío una vez más ayudándonos a ser más fuertes.

Comentarios

  1. Como siempre, o casi siempre, estoy completamente de acuerdo contigo: hay que hablar de lo que nos pasa. Ayer mis contactos de facebook estaban todos llenos de mensajes como "¡Arriba Chile!", lo que está muy bien... pero cuando yo puse en mi estado que en verdad estaba angustiada, muchos se unieron para reconocer que la cosa estaba complicada para los corazones. No hace falta que se te haya caido la casa encima(aunque si se te cayó, evidentemente la cosa se pone de un color mucho más oscuro) para estar angustiado y contagiado con el ánimo espeso de estos días.

    Lo primero es hablar, reconocer lo que nos pasa, para luego gritar ¡arriba Chile! No podemos levantarnos si no nos permitimos caer por un rato.

    Claramente somo afortunados de estar vivos... nosotros apenas perdimos una juguera... pero tenemos miedo, y eso está bien. No hay porqué ocultarlo.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  2. No sabes la tristeza que siento po mi pais al ver las noticias desde tan lejos... El resultado del terremoto ha sido terrible, pero ver las imagenes de tanques y militares en las calles a causa de esto, me da escalofrio.. me decepciona mi gente, como es posible que hayan tenido que llegar a esto! toque de queda y uso de las armas, eso es lo que me deja desolada..
    Me alegra mucho que ustedes esten bien les mando un abrazos muy fuerte y juntemos buenas vibras para que el amor y la solidaridad sea lo que se sobreponga sobre todo ese caos.
    Paulina

    ResponderEliminar
  3. Todo volverá gradualmente a su rutina, y como siempre quedan secuelas de temor por el próximo sismo, se nos hela la sangre cuando empieza suavecito y va aumentando su fuerza... es horrible... y es bueno reconocer que el apoyo incondicional de nuestras familias nos hace sentirnos más fuertes...

    Los enanos? nos contagian su esperanza, su calma, su seguridad, y lo más importante, nos mantienen tan ocupados que nuestra cabecita no pasa dando vueltas sobre lo mismo...:)

    Chile es un país fuerte, y lo han demostrado en muchas ocasiones, organizados y nos han asombrado que a pesar de la fuerza del terremoto, su arquitectura en edificicios y casas soportó muy bien... mi país en un caso similar estaría todo en el suelo..:(

    Un abrazo...

    ResponderEliminar
  4. Me parece tan necesario sacar todos los sentimientos a fuera en la vida, mas aun en estos momentos en que todos sentimos la muerte inminente!! Es cierto que para muchos quedo en el susto y pérdidas muy menores, pienso en las regiones del sur que realmente sufrieron un cataclismo.
    Psicológicamente no estamos bien.
    Me paso muy parecido a Natalia, en Factbook mucha gente decía ya paso, vamos chile o cosas así y me sentía hasta mal de que yo todavía revivo los momentos del terremoto y me asusto con un ruido que no reconozco y eso que no estoy en viña, pienso en las personas que siguen sintiendo las replicas.
    Escuchaba a una psicóloga y según ella un año a lo menos para superar todo el daño psicológico.

    ResponderEliminar
  5. No es nada fácil, es logico que aun tengan miedo y un poco de culpa por ser afortunados sobrevivientes, con respecto a los saqueos ayyy de verdad es feo pero al parecer muy comun en este tipo de desgracias, en Vzla con el deslave de Vargas hubo denuncias de todo tipo: Niños robados, mujeres violadas, casas saqueadas, igual hubo que sacar a la guardia nacional a cuidar a la poblacion mientras aun podian haber sobrevivientes bajo los escombros.

    Aun circulan las historias de madres casi desquiciadas buscando a sus hijos que vieron en grabaciones de televisoras ser subidos a camiones de rescate y que nunca llegaron a los centros de resguardo... muy triste.

    Ojala la humanidad siga evolucionando para mejorar y que dejen de escucharse estas historias...

    ResponderEliminar
  6. Paso rápido sin tiempo para dejarte otro abrazo!. Que bueno que ya están en casita...Un besote y ANIMOS!

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué suerte que ya estéis en casa! Poco a poco volverá todo a la normalidad... Ya sé, es fácil hablar desde la otra punta del planeta, pero espero ayudarte enviándote mucho ánimo y muchos abrazos. Rocío impresionante, es que siempre sonríe, qué maravilla de criatura, siempre feliz por cosas sencillas, por cosas complicadas... "Érase una niña a una sonrisa pegada". Muchos ánimos, y contagiaros de ella, que tiene ilusión para dar y tomar. Un beso muy muy grande

    ResponderEliminar
  8. Liiiiiiiiiiiiiinda, si ella ilumina todo!!!!! Que bueno que de alguna manera estés volviendo a su rutina. La verdad es que es un sentimiento completamente compartido eso de andar asustado, con pena.... es difícil ver tanto sufrimiento y querer correr a ayudar a todos y no poder.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Presidenciales Chile: Propuestas sobre Discapacidad de Beatriz Sánchez

Se busca colegio (con integración...)

Sobre la homilía del Papa Francisco y la Discapacidad