Descubriendo el mundo

Esta semana les comenté que Rocío se quedaba feliz en el piso y que se divertía extendiendo sus brazos XL y usando su reciente capacidad de giro para llegar al muro (ver post Back to normal). Entonces, pese a que nadie podría negar que Rocío lo estaba pasando bien, insinué un autorregaño pues ella no tenía juguetes más divertidos que un muro. Pero les confieso que esa frase me quedó dando vueltas y vueltas...

Ayer Rocío jugó con una caja de pañuelitos mientras yo le limpiaba la nariz, desde hace unos meses que ama la bolsa de pañales y la toma prácticamente siempre que la mudamos. El otro día tomó su mamadera. Cuando estamos en el auto desde su silla toca la puerta, la ventana. Cuando se baña toca los azulejos. Cuando está en el coche se ladea y levanta el brazo para tocar las 'manillas'. Ayer mientras tomábamos once donde mi prima (y sus primas), no hubo nada que no cogiera, hasta agarró una taza por el asa. Cada vez el círculo de 'seguridad' debe ser más grande en la mesa.

Y no sé qué les parece a ustedes pero a mí ME ENCANTA que juegue con estas cosas. No son juguetes, quizás no tienen múltiples texturas, colores atractivos, sonidos, acción y reacción, no tienen nada de eso. Son nada más y nada menos que artículos de nuestro mundo. Nuestro mundo... ese que por fin ella comienza a conocer y hacer propio. No sé a ustedes pero a mí esto la verdad es que me emociona montones. Quizás estos objetos no son atractivos para nosotros, pero la bolsa de pañuelos para ella hace un sonido divertidísimo y la correa de seguridad de su bañera la toma y la hace chocar contra la pared, o arrastra su jirafita de goma eva contra la tina, haciendo ELLA sonidos, para mí obras de arte.

No se trata de la discusión sobre juguetes naturales y juguetes a pilas, ni tampoco se trata de 'juguetes terapéuticos', se trata de la posibilidad de descubrir el mundo con sus manos, se trata de las inconmensurables posibilidades que se abrieron cuando Rocío comenzó a usar sus manos y brazos. Se trata de descubrir el mundo por sí misma, con sus medios y sus intereses, porque antes era una difícil tarea pasarle un objeto y lograr que lo tomara, que implicaba que la selección de con qué jugar era más bien nuestra. Hoy ella nos roba cosas sin que nos demos cuenta, todo lo toma, todo lo quiere tocar.

Se trata de crecer y me encanta verla crecer.

Comentarios

  1. Ay!!! maravilloso!! ayer Bruno se tiró al borde de la baranda en su cama, estiró el brazo , acercó el velador (mesita liviana) hacia él para sacar una pelota que agarró de una !! se estan volviendo muy pillos estos enanos!!

    ResponderEliminar
  2. jajajajaja.. Ro es una pillina!!! :)

    Hoy si debes tener cuidado con lo que dejas a su alcance y estimularla con cositas para que ella alargue y ruede, su curiosidad ha aumentado, verdad???

    Me encantó "haciendo ELLA sonidos"....:)

    Un abrazooo

    ResponderEliminar
  3. Que lindo lo que cuentas, está cambiando tan rápido la princesa. Da gusto saber de su interes por la exploración, es el comienzo de una nueva y gran etapa.
    Y no sé por que será pero a los peques les encanta jugar con cosas que no sean juguetes, mi hijo prefiere vaciar cajones y explorar lo que hay ahí, tal vez también se aburren de sus juguetes, lo que debe ser lo más natural del mundo.
    Saludos para todos y besitos a Rocío.

    Elizabeth

    ResponderEliminar
  4. SE PASÓ BRUNIS!!! Topísimo, esos son brazos XXL! jajajaja

    Lissette: sii, tambien me encanta esa parte! :D

    Elizabeth: será porque nos ven a nosotros jugar con esas cosas todo el día? jajaja

    ResponderEliminar
  5. Muy bien dicho, se trata de descubrir el mundo, eso es algo que se da natural como se dio en Rocio, que maravilloso poder disfrutar de tal forma estos logros, que en muchos otros niños solo es un hito del desarrollo más.
    No pude evitar recordar los cariñitos de esta belleza, ya quiero más jijiiiji

    ResponderEliminar
  6. Hola Sonia,soy Loreto y sabes me emocioné con lo que contaste,me parece ayer cdo sentí lo mismo,despues de que me habían dicho que mi niño con daño neurologico(segun un tarado)ni podría hacer nada,es tan linda la sensación cdo uno los ve jugar con la bolsa de los pañales a mi Dieguin le encantan,despues claro cdo lo dejamos en el suelo ,al principio no hacía nada y despues comenzo a girarse así que preparate pq despues de eso se liberan,a mi enano le encantan las pelotas(unas de fisher price o de otra marca son transparentes con figuras adentro son super pq algunas suenan)y tb arrastran los autos,así comenzó a arrastrarse,muchas bendiciones y ahora se viene lo mejor pq cdo gatean fortalecen de manera increible sus piernas y la pelvis,mucha suerte con la pilluela y ojo con lo que encuentre en el suelo pq te sorprenderás con sus avances.
    Saludos desde Arica,las queremos muchoooooo.

    ResponderEliminar
  7. Estoy tan llorona, debe ser la vejez pero pucha que me emocione pa variar con este post, es que siento, en la piel tu emoción por que la comparto, que increible y "bacan" sus nuevos juguetes y descubrimientos, me encanta, ;) abrazos...

    ResponderEliminar
  8. A veces como que nos acostumbramos a seguir viendo pequeñitos a nuestros niños asi los veamos crecer en estatura, son tan impredecibles ellos, tienen su propio ritmo para algunas cosas, asi que no te sorprendas de andar tras ella en poco tiempo, eso me pasa aun con Enmanuel cuando esta en el piso recorre todo, y eso que aun no gatea solo se arrastra, explorando, descubriendo espacios a donde el no podia llegar solo y ahora lo dejo en un sitio y salgo corriendo a ver a cual otro llego... es todo maravilloso cuando vemos como a diario van aprendiendo nuevas cosas que llegan para quedarse. Saludos y un besito a Rocio...

    ResponderEliminar
  9. Menuda alegria ver esta jirafa en las manos de la Rocío.. Es un avance HERMOSO Y GRANDIOSO!
    felicidades a todo el equipo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Presidenciales Chile: Propuestas sobre Discapacidad de Beatriz Sánchez

Se busca colegio (con integración...)

Sobre la homilía del Papa Francisco y la Discapacidad