Home sweet home

Primera vez que estoy fuera de la casa por tanto tiempo. 11 días, jornada completa. Desde que nació Rocío, yo no he salido más que a mis clases. Un ratito, unos días a la semana y listo. El 2007 fui a Concepción a un congreso de Linguística para exponer un trabajo (cuando por primera vez fui "la autora" de un texto). Duró solo 4 días y hoy me emociono leyendo lo que escribió Papá Terapeuta en este mismo blog para esa fecha (leer post "Tres días de paternidad intensiva").

Esta vez no fueron tres días, tampoco estuve en otra ciudad. Iba y venía como cualquier mortal, como muchas otras madres que trabajan fuera del hogar. Aun así, yo no era más que un ente que comía y dormía así que Papá Terapeuta volvió a estar 100% a cargo. Hoy es muy distinto que hace 3 años, cuando los terapeutas venían a hacer terapia, cuando teníamos un horario muy estructurado y un montón de actividades diarias de 'alta prioridad'. Esta vez le pedía que por favor hiciera ABR, pero sabiendo que no haría y que si no hacía, la única consecuencia sería una mirada de lata de mi parte que duraría un par de segundos, nada más... Mi hija estaba bien.

Creo que esta vez fue más interesante la experiencia mía de salir. Entender la soberana lata que debe sentir mi marido todos los días cuando sale temprano, sin poder saludar a la Rocío que aun duerme, salir con sueño porque no dormimos nada, luego trabajar, hacer lo que uno tiene que hacer, aguantar los tacos horribles de Santiago y llegar a la casa para ser recibido con la sonrisa más linda del mundo de tu hija feliz por verte, esos ojos brillantes que no se te olvidan. De paso, rogar que haya algo rico de comer para disfrutar mientras preguntas: ¿y cómo estuvo el día?

Sí, sé que estoy hablando de algo totalmente normal, pero yo estoy acostumbrada a estar con mi hija todo el día. Salgo poco y por ratos cortos. Además tengo una rutina muy estructurada por mi disautonomía en términos de comidas. Muchas cosas que por estos días desaparecieron y fueron reemplazadas por otras. Los primeros días era todo caótico, pero ya para los últimos sabía a qué hora hacerme el té para que estuviera tomable a la hora justa, para llegar a la hora justa. En el auto tenía mi música favorita para disfrutar el camino, sabía a qué hora tomarme mis pastillas para no morir en el intento. La rutina comenzaba a armarse.

Pero bueno... Hoy volvemos a la realidad. Hoy estoy en pijama siendo las 11, esperando que Rocío se despierte para poder comenzar el día. Hoy tengo más ganas que nunca de repetir una vez más nuestra rutina, como el día de la marmota, porque quizás no me regalará una sonrisa tan grande como cuando me veía llegar en la noche, pero nos reimos igual, nos hacemos cariño, nos apachurramos, nos acompañamos. Sí, me autodiagnostico hijitis aguditis. Estar con mi hija es lo más rico del mundo.

Sobre lo que pasó en el mundo exterior, eso será harina de otro costal. Eso le tocará escribirlo a MT versión 2.0. Hoy simplemente digo gracias por todo y me quedo con la fiesta de Rocío y Prudencia ayer cuando llegué, esperando que se despierte pronto porque tengo muchas ganas de hacer ABR! :)


Comentarios

  1. Qué bueno amiga...yo también tengo hijitis aguditis y hoy estoy que me muero por salir corriendo a estar con ella...es que los fines de semana largo son ideales para acrecentar el síntoma :) un abrazo y que tengan un lindo y precioso día de la Marmota..besos!

    ResponderEliminar
  2. Me emociono mucho ver esta imagen, era conmovedor ver las ganas que tenían de estar así de juntitos y todos pidiendo regaloneo, disfruten mucho, fue lindo vivir esa rutina de trabajo contigo, inolvidable :)

    ResponderEliminar
  3. También apoyo la idea de quedarse en casita con los hijos, moriría de pena si tuviera que dejar al mio, tenemos un cordón umbilical muy corto jeje.
    Que bueno también es ponerse en el lugar del otro, saber y reconocer el esfuerzo que hacen por sus familias, me refiero a nuestros maravillosos maridos (que haríamos sin ellos)
    Y por último me alegra también que Nancy te haya acompañado en esta aventura, hoy me enteré y me dio mucho gusto.
    Ahora a disfrutar grandemente de la tan amada rutina y de la comodidad de estar en casa.
    Saludos
    Elizabeth

    ResponderEliminar
  4. Creo que habemos varias ya con esa enfermedad (hijitis aguidtis) ...:)

    Qué rico poder compartir otros aires que te hacen valorar mucho el calorcito de tu casa y tu familia, especialmente esa enana que es un solecito.
    Un abrazo y esperaremos con ansias el post de MT version 2.0. :)

    ResponderEliminar
  5. Bienvenida a casa!!!, que bueno que vuelven a los regaloneos, y gracias por los dias entregados, cariños a todos!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Presidenciales Chile: Propuestas sobre Discapacidad de Beatriz Sánchez

Se busca colegio (con integración...)

Sobre la homilía del Papa Francisco y la Discapacidad