De la Integración a la Inclusión

13 comentarios:
Conformarse y dejar de insistir
es como ver a alguien ahogándose y dejarlo morir
Calle 13, "Digo lo que pienso"


Este último mes, he tenido la oportunidad de asistir a distintos seminarios sobre Inclusión Escolar y estoy feliz porque he aprendido mucho. Me ha costado escribir al respecto porque es tanta la información que no sé cómo sintetizarla... Además, no es sólo información, son emociones, son nuevas caras, son muchas cosas porque es todo nuevo para mí en esta área. He aceptado que me es imposible escribir un post con todo lo aprendido, pero sí puedo dividirlo en muchos posts más específicos y por supuesto incorporar lo aprendido a mis acciones, discursos y reflexiones.

Dicho eso, creo que debo empezar por lo primero: ¿qué se entiende por inclusión escolar? ¿Por qué se prefiere el término 'inclusión' por sobre otros? El primer seminario se llamaba "De la Integración a la Inclusión", ¿cuál es la diferencia? Esta terminología además la tenemos en distintos ámbitos y, honestamente, hacía tiempo que tenía dudas sobre esta diferenciación. Así que vamos con las definiciones en cuanto a inclusión social.

Para definir estos dos conceptos recurriré a la presentación de Pedro Rodríguez. Integrar es incorporar un niño con necesidades educativas especiales (NEE) al sistema escolar. Se relaciona con el lado técnico, con hacer adaptaciones curriculares, una evaluación diferenciada, etc. Por otro lado, incluir implica una intervención en la cultura escolar y familiar completa, abriéndola a la diversidad, al desafío de aprender y desarrollarse desde la diversidad. Para integrar intervienen los expertos, para incluir interviene toda comunidad y se consideran las múltiples dimensiones del ser humano.

Todos los expositores que he oído hasta el minuto están de acuerdo en que hay que avanzar hacia la inclusión escolar. Pero hubo una expositora, Liliana Ramos, que dio una visión un poco más amplia que enriquece la reflexión. A modo de comentario personal, amé su presentación. Su discurso entrega una mirada muy reflexiva, rica y propositiva. Me pareció genial y espero aprender más de ella, ya me enseñó mucho en un par de horas. En su presentación, ella no sólo habló de integración e inclusión, sino que ofreció cuatro 'tipos' de escolaridad:
  1. Escuela diferencial: Anulación del niño en situación de discapacidad como un otro igual. Se espera lograr manejo conductual y adaptabilidad básica.
  2. Escuela que inserta: Tolerancia del niño en situación de discapacidad (se tolera lo que no nos gusta). Se espera que sociabilice con el "mundo de la normalidad".
  3. Escuela con Proyecto de Integración: Aceptación del niño en situación de discapacidad. Se espera que el niño aprenda lo más que pueda del currículum común.
  4. Escuela Inclusiva: Valoración del niño en situación de discapacidad con sus particularidades así como todos. Altas expectativas en función del propio sujeto, se resalta el aprendizaje legítimo y su proceso comunitario.
Es decir, no sólo hay que ir de la Integración a la Inclusión, como proponía ya en el título el primer seminario, sino que hay que partir nada más y nada menos que desde la exclusión. Otra persona mencionó además que el modelo de las escuelas especiales es considerado a nivel mundial como un modelo fracasado por múltiples razones, mientras en Chile un gran porcentaje (67%) de los niños con discapacidad o necesidades educativas especiales asiste actualmente a escuelas especiales.

Es un tema complejo y nos queda muchísimo camino por avanzar. Filosóficamente, está claro que queremos y necesitamos escuelas inclusivas, pero en la práctica nos sentimos tan lejos de creer que en cualquier colegio nuestros hijos podrían ser verdaderamente incluídos y recibir una educación de calidad como es su derecho igual que de todos los niños. Sucede que todo el sistema educacional en Chile está en condiciones totalmente cuestionabes...

Se necesita un cambio bastante radical en educación. Se necesita abandonar el paradigma de las escuelas homogeneizantes que tenemos hoy, pues no está funcionando ni para nuestros niños ni para la gran mayoría de los niños y jóvenes. Necesitamos escuelas que eduquen realmente para la vida, respetando y valorando la diversidad. ¿Cómo lograrlo? He ahí el dilema, pero involucrarse y aprender me parecen un buen punto de partida. Conformarse definitivamente no.
13 comentarios:
  1. Hola Sonia, que buen post. Creo que definitivamente se ha desvirtuado la real labor de la escuela especial, pensando que debe entregar herramientas básicas y optar por la integración, ser una institución que apoye la inclusión de las personas con discapacidad, pero el tema económico las hace olvidar su deber. Se especializan cada vez más, siendo que muchos de los niños que asisten a ellas, no debieran estar ahí, sino que en una escuela regular.
    Por otra parte, las escuelas regulares no tienen a todos sus profesores preparados, emocional ni profesionalmente, para trabajar como corresponde con los niños con NEE... hay que seguir trabajando en ello, es un camino complicado, porque a veces nadie escucha, y pasa mucho tiempo hasta que alguien se detiene a ver todo lo que deben aprender de los niños con NEE, para ser unos buenos profesores.
    Cariños,
    Jeannette

    ResponderEliminar
  2. De este lado estamos igual. En Mendoza sólo existe el jardín inclusivo al que va Salvador, y es sólo jardín, una vez que complete ese nivel, listo, no hay más opción. Por lo que he estado averiguando en todo el país la situación es similar.
    La directora es maestra y estuvo un tiempo en Cuba, de donde trajo esta idea de la "inclusión". Una vez de vuelta se puso de cabeza hasta lograr que este proyecto se hiciera realidad.

    ResponderEliminar
  3. Creo que hay una frase que dijiste donde se puede resumir todas nuestras intenciones... "Cambio de paradigmas".

    Hoy en día (y especialmente este año) he visto cómo han motivado a la competencia entre los establecimientos. Una suerte de "quien lo hace mejor, lleva premio" y còmo se evalúa eso? con resultados, con puntajes en simce, PSU, con número de alumnos matriculados... por decir algunas formas... una especie de cìrculo vicioso.

    Y esta manera de ver la educación excluye aún más la educación especial, la margina, la repliega como si fuera otro grupo de niños que no aspiran a las mismas cosas.
    En el fondo, todos queremos surgir, vivir en comunidad, mostrarnos tal cuales somos y vivir juntos tal cuales somos, pero es difícil cuando se quiere por todos los medios "educar para el éxito" donde un niño con capacidades diferentes no esta considerado en ese proceso.
    Por eso cuesta tanto la inclusión...estamos todavía en el proceso de integrar a otros, de aceptarlo, pero no lo hemos incluido en el proceso, en nuestras metas, en nuestra visión de comunidad.
    De todas formas tengo fé de que avanzaremos.. con instancias de conversación y debate...Cambiar Si!!! Dormirse No!!

    ResponderEliminar
  4. La inclusión cuesta porque todos los actores que estamos ahora y podemos decidir somos producto de la educación segregada...
    La inclusión no es un proyecto es una filosofía, las personas en situación de discapacidad no son sujetos de caridad ,son sujetos de derechos, y se les debe respetar el ser disfuncional y no tiene que pensar y procesar como nosotros lo impongamos creyendo que poseemos la normalidad...

    ResponderEliminar
  5. Mamá Terapeuta, me parecio muy interesante tu post y te felicito por querer ir más alla´en tus conocimientos sobre inclusión, pero discrepo contigo en que la escuela especial anule a los niños, ya que si bien hay escuelas especiales que se dedican a trabajar más con niños y jovenes con trastornos conductuales (que tienen todas las condiciones que les permiten estar integrados), hay otros que por su condición necesitan asistir a una escuela especial y para quienes las habilidades adaptativas, que son vistas como algo tan basico, son fruto de un arduo trabajo y esfuerzo.
    Todo esto tomando en cuenta que la integración es muy exigente y los contenidos mínimos obligatorios, son una meta muy alta para un niño por ejemplo con Discapacidad Mental severa o Reto Multiple, sin embargo todos los niños tienen derecho a la educación y de esta forma se integra socialmente a una comunidad educativa, que le exige según sus capacidades y lo habilita social, emocional y cognitivamente.

    ResponderEliminar
  6. Ahí tenía yo ganas de verte, mamá terapeuta…con todo el potencial apuntando hacia ese muro denso y el dedo deslizándose por el gatillo (perdón! Por el teclado…), dispuesta a abrir brecha contra viento y marea (que decimos en mi tierra).
    Ciertamente, el modelo sanitario-rehabilitador comienza a ser una reliquia del pasado y su fracaso está más que demostrado, por más que nos lo intenten seguir imponiendo. El aula de Educación Especial es la herramienta de integración del modelo sanitario y en sí misma genera exclusión porque establece dos grupos de alumnos paralelos dentro del mismo centro de enseñanza ordinario: los “normales” y los “especiales” y como tú bien dices se educa para que los “normales” sean tolerantes con los “especiales”. Pero no sólo eso, en la integración se considera que los “especiales” son “enfermos” a los que hay que tratar con determinados recursos por ver si consiguen alcanzar unos mínimos de “normalidad”. Y así, en ese sistema educativo “tolerante” del modelo rehabilitador se ignoran sistemáticamente nuestros derechos fundamentales: dignidad, igualdad, libertad, etc. Pero aún hay más, el resultado de ese tipo de educación es una sociedad tolerante y segregadora, que perpetúa la vieja filosofía de “iguales pero separados”, que nos discapacita porque no reconoce nuestras diferencias y nuestro derecho a disponer de medios que nos garanticen la igualdad de oportunidades.
    El reto está ahí Sonia, en el desarrollo del modelo social para la inclusión a partir de nuevos paradigmas. Hay que derribar el muro de la intolerancia en todos los frentes, institucionales y sociales. La tarea es dura, pero no me negarás que es apasionante!
    Un abrazo para las dos chicas guapas y peleonas.
    Daniel R. Díaz

    ResponderEliminar
  7. Hola, muy interesante el post. Tiene razón Irma al señalar que la inclusión no es un proyecto sino una filosofía, pero me parece que hoy en día no es ni lo uno ni lo otro en el sistema escolar chileno, me atrevo a decir que es todavía una ilusión.
    Por cierto que somos los padres los encargados de mover a los colegios y a la sociedad entera para que la inclusión llegue a ser una realidad concreta; pero es una batalla, y como en toda batalla, hay heridos. Y esos heridos pueden ser nuestros propios hijos que están día a día en un sistema no preparado para ellos, con educadores sobrepasados por el gran número de alumnos en sala y muchas veces sin capacitación específica para trabajar con niños con NEE.
    ¿Alguien sabe si las Universidades están preparando en este aspecto a los nuevos porfesores? Es un buen lugar para empezar...

    ResponderEliminar
  8. Interesantísimo post y un tema muy complejo, querida Sonia... el problema de la inclusión en la escuela es muy interesante porque de alguna manera supone una contradicción esencial dentro de la lógica de la escuela. Todos los esfuerzos de la escuela están dirigidos a 'normalizar', a igualar a un grupo heterogéneo bajo una norma determinada por intereses que están fuera de la escuela y que no tienen que ver con la formación de individuos en el saber... de este modo, la meta última es precisamente anular la diferencia, no respetarla ni exaltarla ni trabajar con ella (de ahí que se use uniforme, por ejemplo). Es por eso muy interesante tratar de imaginar una escuela o un sistema educativo en donde se reconozca de manera efectiva las diferencias entre las personas y se trabaje a partir de la lógica de la exploración de esas diferencias.
    Una lectura interesante de la escuela en general es la que hace Bernstein, te lo recomiendo miiiil!!! Un poco denso, pero muy interesante, sobre todo porque juguetea con el tema del lenguaje...
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Sonia mil gracias por este Post, realmente iluminador... Te pido un favor: ¿Podría copiar tu texto en mi Blog? Obvio, dándote todo el crédito... Lo que pasa es que me parece que es una diferencia que ni yo sabía y me encantaría que la gente que me lee la conozca también. Me avisas, un abrazo. Caro

    ResponderEliminar
  10. Estuvimos sentados a 4 asientos sabia que te habia visto antes
    excelente tu analisis basado en la excelente presentación de Liliana.
    Concuerdo con Irma pero igual me queda le inquietud, ¿a donde esta el organismo que pueda defender esta filosofia de un mundo inclusivo amparado por la ley? existen organismos de desarrollo educativo muy buenos como el down 21 pero no existe el organismo reivindicativo que recoja el quehacer ¿a donde esta el abogado del pueblo para concretar la filosofia educativa inclusiva en Chile?, yo se que tu Irma lo haz hecho pero tengo claro que si tuvieramos muchos y muchas Irmas organizadas podriamos avanzar mucho mas y el proyecto a la larga de la nacion no seria una educación excluyente sino incluyente
    Antonio Moreno

    ResponderEliminar
  11. Qué alegría ver estos comentarios... Otro excelente punto de partida es el diálogo!!!

    Jeannette: Muy valioso tu aporte, me habría encantado ir contigo a la charla, habían muchas educadoras diferenciales. Los profesores deben estar preparados, ahí está la base! Y para eso, buenos profesores en las escuelas de pedagogía!!!

    Alejandra: creo que estamos igual en muchos países de la zona... :(

    Paola: excelente punto! El modelo exitista y de mediciones sin sentido para medir la 'calidad' de la educación apuntan a otro lado bien lejano...

    Irma: un gusto tenerte por acá!!! Otro muy buen punto también, somos todos productos de este tipo de educación... Pero creo que la mayoría de nosotros tenemos una mirada si no distinta, al menos más amplia y debemos intentar transmitirla.

    Poly: quizás sólo hacer el alcance de que esas no son mis palabras, son las de Liliana y se trata de la anulación del individuo no como individuo, sino como un IGUAL. Lo demás, creo que Daniel lo dijo mucho mejor de lo que yo podría.

    Daniel: Pues nada... Te lo dije ya por correo, simplemente me encanta que participes de este espacio! No sabes cuánto aporta tu mirada. Muchas gracias por estar presente.

    Tania: concuerdo plenamente con tu conclusión. Por lo que he escuchado en distintas esferas, actualmente NO se capacita a los profesores en las universidades. Creo que por ahí tenemos que empezar... Jeannette precisamente está estudiando más el tema y estoy ansiosa porque termine su estudio y nos permita compartir sus conclusiones ;)

    Viridinia: amiga mía... El uniforme, símbolo total de la educación actual!!! Leeré a Bernstein, lo tengo pendiente!

    Carolina: Por supuesto! Me alegra que te haya gustado :)

    Antonio: MENTIIIRA!!! Déjame adivinar... Atrás mío a la izquierda? Jejeje, creo que no me equivoco, también se me hacía familiar la cara... Si es así, te aplaudo por el interno tu comentario!!! El monstruo rugió ;) Creo que todos debemos informarnos en estos temas y dejar de ser espectadores. Tenemos recursos más que limitados, tiempo y plata, pero si no actuamos nosotros, no lo hace nadie! Pucha, qué ganas de habernos reconocido en el momento para saludarnos!!!

    ResponderEliminar
  12. Ah! Y genial Tania!!! Nada de inserción, integración ni inclusión... Estamos en la ILUSIÓN!!!! Qué de todas maneras me parece mejor que en la inercia, no? :)

    ResponderEliminar
  13. Mamá Terapeuta:

    Soy Carolina Ríos, estudiante de 5to año de Ed. Parvularia. Chilena, con ganas de aportar y trabajar por ese cambio de paradigma al cual haces mención. Mi tesis apunta a esto, en dilucidar que a pesar de que tenemos leyes que dicen garantizar la inclusión, estamos a años luz de esto, y es una pena ver en colegios con PIE que nisiquiera el valor de la diversidad se releva, y se valora aún más valores como el orden y la discplina, aportando más a la subordinación a una autoridad arbitraria, a la que no se le debe cuestionar, ni menos reflexionar acerca de cómo un proceso propio de aprendizaje es digno o no de significación, y en cómo ese proceso aporta y promueve el verdadero desarollo de seres humanos, y no seres automatizados.

    No sabes la esperanza y la fortaleza que da leer y saber que existen seres en esta tierra que aún no olvidan lo esencial en esta vida.

    Un abrazo tremendo y gracias por compartir tus experiencias de vida.

    ResponderEliminar