La relación médico-paciente

Los médicos y nosotros... Una compleja relación! Parte de nuestro crecimiento como padres, ha sido transformarse en eso que llaman 'pacientes empoderados': preguntamos, averiguamos, aprendemos y nos manejamos hasta cierto punto en algunas cuestiones. Pacientes que exigimos no solo que se nos informe y explique, sino también queremos tener nosotros el derecho a elegir sobre nuestra salud, a tomar decisiones. Pacientes que no temen estar en contra de lo que dice el médico, porque sabemos que no existe verdad única y que no debería ser 'conflicto' tener diferentes opiniones. Pacientes 'complicados' también nos llaman...

Aprender a mantener y alimentar una relación positiva con los médicos ha sido tan necesario como difícil. Hemos aprendido un poco 'a porrazos' como se dice, pero quiero pensar que algo hemos aprendido... Al menos aprendimos que no todos son iguales y que sí se puede encontrar un médico apropiado para cada equipo. Pero de fondo está la pregunta: ¿por qué tiene que ser tan difícil? ¿Por qué como base no nos escuchan ni tratan con respeto? ¿Por qué tenemos que aclarar que somos personas capaces de entender y tomar decisiones? ¿Por qué se promueve este sistema casi paternalista y que genera tanta dependencia de los médicos?


Me imagino que muchos de ustedes se lo han preguntado también... Las razones económicas saltan a la vista, algunos médicos se excusan que es porque no tienen tiempo, pero por algo hemos llegado a este 'sistema de salud' con consultas de 10 minutos, largas esperas y altos costos, no? Este sistema masivo, despersonalizado y hasta deshumanizado en ciertos niveles. ¿De dónde viene todo esto? Ustedes saben, esas grandes preguntas que nos hacemos en las sobremesas familiares y que nunca respondemos.

Pero llegó a mis manos el libro de Edward Golub The Limits of Medicine(Los límites de la medicina) que hace un interesantísimo recorrido por la historia de la medicina para intentar explicar las erradas concepciones que tenemos de ella hoy en día, cuando pensamos que un día se encontrará la cura para todo y sobrevaloramos sus capacidades, lo que de paso hace que desvaloremos las nuestras: todo lo que podemos hacer por la prevención queda de lado. Es un libro apasionante, que me ha enseñado muchísimo en cada página...

Entre otras cosas, Golub se refiere a esta relación vertical entre médico y paciente, entregándome quizás no una respuesta pero sí una buena hipótesis o contexto. Para mi sorpresa, no está hablando de los tiempos actuales sino de principios del siglo XIX (todavía no termino el libro, voy recién en la época de Pasteur!!!), la misma época en que comienza a surgir la medicina moderna. ¡Es un problema de larga data! El médico, como lo conocemos hoy, nació hace casi dos siglos y en condiciones de desigualdad con sus pacientes.

¿Por qué? Respuesta larga, pero en dos palabras: Revolución Francesa. Aquel fenómeno que estudié en el colegio sin ningún interés y que promulgaba la igualdad, generó esta desigualdad. Hasta entonces había 'médicos' y 'cirujanos', ambos con actividades muy distintas y de marcada diferencia social. Los médicos eran hombres de alta alcurnia, educados, que visitaban a los enfermos en sus casas y conversaban extensamente sobre sus problemas y emociones. Recetaban algunas hierbas en caso de ser necesario. Los cirujanos eran los que se ensuciaban las manos, curaban heridas y arreglaban huesos, eran los 'médicos de los pobres'.

Hasta entonces, médicos y cirujanos atendían a pares, personas de 'su misma clase social' como se dice, entonces el trato era de igual a igual. Incluso más: médicos y pacientes tenían niveles de educación similar y el paciente manejaba prácticamente la misma información, por lo que se consideraba apto para tratarse a sí mismo y tenía un rol más activo en su salud. De hecho, eran los pacientes quienes decidían sobre los servicios médicos. El paciente era considerado el 'patrón'.

Todo esto hasta que llegaron estos revolucionarios a demandar igualdad... y los médicos fueron de alguna manera obligados a atender a todos los ciudadanos, dejando de lado la medicina en el hogar (bedside) y dando inicio a la medicina de hospital que conocemos hoy. Lo hicieron, pero con condiciones. Según señala Golub (pág. 64), los médicos no permitían a los pacientes olvidar su clase social y cita a un testimonio del año 1843 que dice:

Siempre se les demandaba comportarse de modo ordenado y respetuoso, eran advertidos cuando entraban al hospital que ellos debían obedecer, sin vacilaciones, los consejos del médico, y acatar las instrucciones de los oficiales médicos; si ocurría la más mínima dificultad ellos son inmediatamente dados de alta.

Eso ocurría en el momento en que nacían los hospitales y el ejercicio de la medicina como los conocemos hoy, pues entonces también se reunían médicos con cirujanos, para juntar su conocimiento y evolucionar la profesión, tanto en la práctica como en las academias. Qué ganas de que todos leyeran el libro, pues me resulta imposible sintetizarlo. De hecho, este post tan largo es mi mejor intento por sintetizar solo uno de los tantos temas interesantísimos del libro.

En una época en que muchos nos cuestionamos tantas cosas sobre el sistema de salud actual, me parece muy interesante conocer este dato histórico que nos aporta Golub, que quizás es explicativo, quizás es anecdótico, pero de ninguna manera es justificación de lo que está pasando dos siglos más tarde.



BONUS: Si no quiere leer a Golub, pese a que el libro también está en español, les recomiendo leer "Derechos y deberes de los pacientes", publicado en Revista Carrusel por Gina Raineri (abogado y enfermera), que nos cuenta de leyes sobre esta materia en Chile.

Comentarios

  1. Buenisimoooooo voy golub y comentamos mas, me encanto el post es pura enseñanza :)

    ResponderEliminar
  2. En nuestro caso particular, más que el tema con los médicos, ha sido con los distintos "especialistas", o sea terapeutas. Y eso porque en nuestro recorrido los medicos que vimos son muy pocos y en el camino deshechamos a los que eran cero aporte. A veces no se que es mejor, si rebatir o hacer que crean que haremos lo que recomiendan....por estos dias me remito a decir que estamos haciendo lo que debemos hacer para esto o aquello, ABR de por medio (sobretodo por el tema de trastorno sensorial...)

    ResponderEliminar
  3. Quería decir voy a leer a Golub, sorry me pasa por apurona :P

    ResponderEliminar
  4. Comentario que también se suma a todo lo expuesto y que de cierta forma cobra total sentido, es el trato de los médico, el poco tino, la nula capacidad para empatizar con sus pacientes, la errónea creencia de que lo mejor es ser frío y no involucrarse con su pacientes, lo que en miles de ocasiones provoca fuertes golpes por la poca "decencia" de los señores médicos y de eso ya hemos sido testigos en varias oportunidades... muy buen tema, excelente recomendación, a buscar el libro se ha dicho...

    ResponderEliminar
  5. Que dilema! Médicos vs Padres! Buen tema, pero sería muy extenso debate no?
    Los médicos son muy parcos en cuanto a sus explicaciones, y sus diagnósticos...
    Siempre he dicho que agradezco estar en este 2010 por el avance que ha tenido la medicina, Ale no estuviera aquí sin las cirugías tan delicadas que le han hecho. Pero le faltan más punto a la atención médica, sobre todo a la que ofrece el gobierno.

    ResponderEliminar
  6. Querida Sonia

    Te invito a leer este reportaje ,y que alomejor si tu quieres opinar sobre lo que pasa en la discapacidad sin recursos.

    Me encantaria leer un post de la realidad del país en torno a esto

    http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=12-11-2010 0:00:00&BodyID=0&PaginaId=42


    Cariños
    Karen Espíndola
    Mauricio Castro Y Osvaldito....Mi vida

    ResponderEliminar
  7. Buenisimo el post, nos identifica plenamente, los medicos no ayudan y muchas veces son parte del problema, pero nos une el ser padres inconforsmistas, busquillas, aquellos que el sistema no da todas las respuestas. El resultado buscar tu propio camino, transformarse en padres empoderados y lo mejor para mi gusto, buscar redes de apoyo con los amigos, somos los que sabemos, de esa forma es mas facil transitar el camino.

    ResponderEliminar
  8. Hola :) Me encantó tu publicación, hace tiempo que no pasaba a leer, pero hoy me hice el tiempo. Además me gustaría poder pedir prestada esta publicación, tengo que hacer un "portafolio" que mas bien es un archivador para un ramo, sobre artículos, experiencias, comentarios sobre discapacidades, y pensé en buscar algunas cosas aquí ya que es bastante interesante todo lo que nos entregas. Y por supuesto quería pedir tu autorización para utilizarlo. Espero respuesta! Gracias, saludos a Ro, y que tengan una buena semana!

    ResponderEliminar
  9. Hola Paola! Por supuesto que puedes, citando la fuente no hay problema. Gracias por preguntar y me alegra que te haya gustado el post ;)

    ResponderEliminar
  10. hola! que tema la relacion medico paciente! Tengo 34 años y tengo 2 hijos. Vivo pendiente de su salud y de la mia. He sufrido un acv hace 2 años y me cambio la vida. antes era una persona independiente, segura que podia confiar en mis decisiones...hoy en dia siento que necesito de "los medicos" para criar a mis hijos, para que esten bien, e incluso para mi bienestar. Recurro con frecuencia ante cualquier cosita por mas minima que sea. Me gustaria ser mas segura, sentir que puedo bajarles la fiebre sin llamar al pediatra, etc. Me hizo bien leerlos a todos veo que hay mucha gente que le afecta "esta relación". Muchas gracias por escucharme. saludos y feliz año!!
    Victoria

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Presidenciales Chile: Propuestas sobre Discapacidad de Beatriz Sánchez

Se busca colegio (con integración...)

Sobre la homilía del Papa Francisco y la Discapacidad