Fotografías

2 comentarios:
Como muchos de ustedes, estoy ocupándome de los regalos de Navidad. No me gusta comprar por comprar y generalmente para la familia en estas fechas regalo cosas hechas con fotos de Rocío, obvio: tazones, calendarios y magnetos han sido los clásicos años anteriores. Este año (no le cuenten a nadie para no arruinar la sorpresa) retomaré una costumbre antigua: un collage de fotos.

Los primeros 2 años de Rocío hice muchos collages, pero como era más trabajo dejé de tener tiempo para hacerlos. Pero ahora Emotions -ver final del post para más información-, donde he comprado siempre estos regalos, tiene la opción de hacer un cuadro con varias fotos que lo simplifica todo. Así que me tenté! Además que (esto sí que no se lo cuenten a nadie) estaba en oferta hasta este domingo 19.

Estuve horas eligiendo entre las millones de fotos y luego diagramando mi obra de arte. Y cuando terminé tuve una revelación. El collage anterior que había hecho para nosotros lo miro todos los días, pues está frente a nuestra camilla de ABR. De tanto mirarlo, me di cuenta de una cosa: las fotos que seleccioné entonces no las elegiría hoy. Me parece tan centrado en su rehabilitación... Son momentos que entonces celebraba: cuando levantaba la cabeza, se apoyaba en los brazos, los llevaba a línea media, etc. Esos eran antes nuestros momentos Kodak.

También hay una foto en la que Rocío está haciendo terapia ocupacional y sale mirando a la cámara con una sonrisa simplemente espectacular. Y tiene algo más: su cabeza está totalmente chueca. Es la que hoy me gusta mirar. Quizás fue el comienzo del quiebre, cuando comencé a encontrar lindas las fotos en que Rocío sale feliz y no aquellas en las que hay algún 'logro'. Ustedes saben, comenzamos este camino 100% en el modelo médico rehabilitador. De hecho, 90% de las fotos digitales que imprimí eran para llevar a la consulta del médico: su pie en 90°, su theratog, durante las terapias y ese largo etc.

Hoy miro el nuevo collage y se me llena el corazoncito. Rocío sale linda en todas, linda a secas. Además con una sonrisa gigante que refleja lo feliz y gozadora de la vida que es. Pero hay otra cosa: las fotos no sólo NO son en terapia, sino que la mayoría ni siquiera son en la casa. La mayoría de las fotos de este nuevo collage son en la plaza o en nuestros paseos al norte y sur del país. Y eso me emociona y alegra montones.

No es tan simple como: ah, es que como ahora no hacen terapia pueden salir. Craso error, hoy hacemos muchas más horas de terapia. Pero, por un lado, al ser nosotros los terapeutas tenemos flexibilidad para elegir dónde y cuándo; y, por otro lado, lo más importante, hoy tenemos otro enfoque. Creo que no logro articular en palabras lo que siento, pero me sorprende cómo nuestro cambio hacia el modelo social inconcientemente se manifiesta en todo, incluso en mis regalos de Navidad.

Amo este cuadro lleno de fotos de mi hija feliz, con una sonrisa gigante y bella con su cabeza chueca, recorriendo y disfrutando en distintos lugares. Eso sí no puedo compartir el collage, ahí sí que arruino la sorpresa!!! jajaja. Pero sí les puedo decir que ha sido una linda experiencia hacer este regalo. Espero que al que se lo regale también le guste mucho y no se moleste si me lo quiero dejar para mí :D
2 comentarios:
  1. me encantan las fotografias, ellas nos muestran toda nuestra historia, nuestros cambios, yo no me canso de mirarlas.... y también aproveche la oferta del cuadrito jejeje estaba para no perdersela,a mis padres le regalaré el cuadro con las fotos de sus 3 nietos :) espero ver publicado despues el collage de Rocio!!!!...Feliz Navidad Mamá Terapeuta :)

    ResponderEliminar
  2. me encanto el post!!
    me emocione...
    en ocaciones la memoria flaquea o se copa con tanto hermoso momento y bellas sonrisas q llenan los dias, y q mejor tener en un cofrecito junto al corazon todo momento para la posteridad, q no sea solo un recuerdo intimo, sino algo mas tangible q guarda el moemento exacto añorado para q todo el mundo lo vea y envidie :p

    ResponderEliminar