La casa

Este domingo me vieron ordenando mi casa virtual y desde entonces, desaparecí... Indirectamente, en esa ausencia me vieron ocuparme de la que es físicamente mi casa. Así es, cual Desperate Housewife dedicada al hogar, la cocina, aseo, lavado... Cosas realmente cotidianas pero que por mucho tiempo delegué.

Algo ocurrió, no sé bien qué, que estoy en una etapa en la que yo quiero hacerme cargo de mi casa. Creo que se sumaron muchas cosas. El punto es que no es que estemos buscando una nana nueva, es que ahora no quiero tener una nana en mi casa todos los días. Algo que por mucho tiempo me pareció un privilegio, y seguramente me volverá a parecer más adelante, pero ahora siento que el verdadero privilegio es poder hacerlo yo.

Quizás sentí que mi casa estaba abandonada. Quizás sentí que quería poder aplicar todo lo que sé de cocina y nutrición en beneficio de mi familia. Quizás quería recuperar mi espacio y limpiarlo de lo que a mí no me gusta. Algo está pasando detrás que no sé que es, esto no es lo que esperaba ahora que Rocío va al colegio y yo empecé por fin a trabajar. Con ella en el colegio y bien cuidada, me siento libre y hoy elijo cuidar mi casa, aunque me resulte contradictorio.

No sé si será sólo un periodo. Sé que no soy superwoman ni la mujer perfecta. Todo lo contrario, de hecho. Mi disautonomía tiene como síntomas fibromialgia y fatiga crónica, así que ya por eso soy cualquier cosa menos súperwoman, además de todo lo demás. De hecho, hay tareas que no puedo hacer sin desmayarme, como pasar la aspiradora, pero de eso se podrá encargar papá terapeuta. Tampoco puedo estar mucho tiempo de pie, por ejemplo cocinando, pero por motivación no me quedo.

Probablemente, esto no dure para siempre. Creo que puede ser demasiado para mí cuidar a Rocío, hacerle terapia varias horas al día, cuidar la casa y trabajar. Pero quizás la ayuda que necesito va por otro lado. Quizás lo que está ocurriendo es que se acerca el momento de tener una auxiliar para Rocío. Porque alguien que tenga mi casa impecable poco me ayuda si no puede ayudar con Rocío, prefiero mi casa sucia mil veces.

No lo sé... No me gusta mucho la idea, por nada podría "delegar" la pega de Mamá Terapeuta, pero sí recibir ayuda. Creo que es suficiente trabajo como para dos personas (y 4 también!!). Además, cada día estoy trabajando más y, aunque trabajo desde la casa, hay veces en que debo salir. Y no puedo aceptar que eso afecte a Rocío, ni tampoco puedo molestar a mi mamá para siempre, pero sí quiero poder salir aunque no salga nunca, porque sino me siento esclava.

Necesitamos cambiar y adaptarnos (¿recuerdan ese post?). Cuál será la fórmula, no lo sé. Sólo sé que ahora estoy feliz comprando ingredientes para hacer mi propio pan. Feliz cambiando mi dieta porque la que tenía me hacía mal y se estaba llevando mis escasas y valiosas energías (y además, engordando). Feliz viendo que necesito comprar nuevas tazas y pensando en cuáles compraré. También quiero una fuente más grande para hacer estofados. Feliz preparando la comida de Rocío, eligiendo variedad todos los días y los alimentos más apropiados según la ocasión.

¿Está ordenada mi casa? Ni cerca, pero me gusta mucho, pero muchísimo más que antes.

Comentarios

  1. probablemente el cambio de estacion te mando cambiada para chilito, estas haciendo un aseo de primavera en invierno!!!! no te damos mas permiso para salir jajajajaja...
    hay que hacer aseo, la limpieza de tu casa es solo el reflejo de que te limpiaste mas que el alma en el viaje, una consulta fuiste a canada o al tibet??? jajjaja.
    BIENVENIDA MAMA TERAPEUTA 2.0!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Qué delicia!!! Yo adoro esos arranques de limpieza y orden, así que aprovechalos al máximo!!! Súper importante que te sintás bien en tu espacio.

    ResponderEliminar
  3. Siempre me he preguntado cómo haces para organizar tantas cosas, porque no es nada fácil lograr una armonía y buenos resultados al querer abarcar todo (casa, atención a enana, trabajo, comidas) y me ha dado la impresión que tú si lo lograbas...

    Admiro que te guste la cocina (a mi no me gusta en lo absoluto), y que seas feliz haciéndote cargo. Obviamente es otra etapa, asi que a disfrutarla...fuera nanas!!! :D

    ResponderEliminar
  4. Me pasó que cuando tuve la oportunidad de salir a trabajar, me parecía maravilloso ver las calles de mi ciudad, me deleitaba con el tráfico y cruzando calles lejanas a mi hogar..... eso pasó. ahora añoro cuando no hay pega y puedo ordenar mi casa y dejarla como a mi me gusta, hacerle muebles nuevos y reubicar los existentes.... ni ahi con ver gente desconocida ni estar pegada en un taco, adoro mi casa!!
    Creo que tiene que ver con que el pasto del vecino siempre está mas verde o algo así, y no por inconformismo, al menos en mi caso la rutina me gusta, pero eternamente pegada en el día de la marmota, NO!!!
    Por eso, viva el CAMBIO!!! jajajja, al menos si puedes elegir que quieres hacer, ya eres privilegiada!!!
    Disfruta tu casa, hacer cosas ricas para los tuyos, ya llegará cuando decidas o necesites hacer otras cosas y ahí estaremos nosotros para deleitarnos leyendolas!!!
    jajjajjajaja, "Las aventuras de mamaterapeuta"!!!
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  5. Andrea: me dejó blanca tu comentario! Sí que fue con el viaje, aunque ni lo mencioné en este post. Algo cambió, estamos descubriendo qué ;)

    Carolina: jajajaja, pero yo solo quiero cocinar! jajajaja... Y sí, botar muchísimas cosas innecesarias que se han juntado con el tiempo. Es INCREIBLE!!!

    Mami: y como dices tú eso que trabajas jornada completa y además cuidas a tus dos princesillas???? Somos mujeres!!!! :)))

    Mauricio: me alegra MUCHO leer el comentario de un hombre por aquí. Muy sabio lo que comentas... Creo que son etapas todas y en general somos 'pendulares' jiji. Pienso igual: viva el cambio!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Ufff, super mujer te queda chico!! Pese a que no seas una Bree para mantener la casa, todo lo que haces es mucho. No hay nada mejor que atender tu casita, a tu modo, sin nadie que duerma siesta ni cambie los muebles a su antojo o reclame por que le pides que haga algo. Lo mejor es tratar de confiar en alguien que te ayude con la Ro y así tú no morir en el intento de hacer tooooooooooooooooodo lo que haces.
    Cariños!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Sobre la homilía del Papa Francisco y la Discapacidad

Presidenciales Chile: Propuestas sobre Discapacidad de Beatriz Sánchez

Yo tengo un sueño