Lo que olvidamos... mientras podemos

Todos los días hacemos como que no existe. Simplemente, lo guardamos en un lugar recóndito del cebrero y lo ignoramos. Lo ignoramos todo que sea lo posible, todo el tiempo que sea posible, porque vivir teniendo presente la fragilidad de la vida, especialmente la de nuestros niños, se nos hace difícil.

Todos los días tratamos de ignorarlo, algunos con más éxito que otros. Hacemos 'vida normal' cada vez que la vida así nos lo permite. Quizás algunos días cuando nos despertamos, sanos y vivos, por un segundo lo valoramos y agradecemos. Les damos un beso de buenos días y volvemos a ignorarlo.

Todos los días nos separamos de ellos, haciendo como que no nos aterra la idea de que estén lejos y que les pueda pasar algo. Simplemente no pensamos en ello, porque de otro modo no nos despegaríamos nunca y no estaríamos tampoco viviendo ni dejándolos vivir.

Todos los días (o casi) decidimos no hablar sobre aquellos que murieron, mucho menos de quienes murieron recientemente. Porque simplemente duele demasiado. Pero ya no están y son los pequeños detalles los que nos recuerdan su ausencia. Pequeñas cosas que antes pasaban desapercibidas, hoy nos recuerdan aquello que no se volverá a repetir.

Mi amiga Natalia escribió un post recientemente sobre la muerte y se sorprendió mucho con el 'éxito' de este post. Somos muchos, al parecer, los que convivimos a diario con la muerte, los que tenemos alguna condición que nos recuerda más seguido de lo que quisiéramos lo frágil que es la vida. Aunque eso corre para todos, para nosotros está más presente. Aunque no me guste recordarlo, más de una vez mi hija ha estado a punto de morir y vivimos preparados para tener que 'salvarla' en cualquier momento.

Natalia me preguntó cómo lo hacíamos para vivir con todo el dolor que debe significar eso. Personalmente, lo guardándo en un rincón todo el tiempo que sea posible y cuando alguna convulsión u otra cosa me recuerda lo afortunada que soy de tener a mi hija conmigo, simplemente la apachurro mucho, me apego a ella mientras puedo y luego vuelvo a intentar hacer de cuenta que es mentira que todo se puede acabar en cualquier momento. Dejándolo pasar como una sospecha, sólo para no olvidarme de agradecer y disfrutar lo que tengo hoy.

Comentarios

  1. Tremendo tema el de tu post. Y si, es más o menos lo mismo que nosotros hacemos.

    Haber enfrentado la muerte y que haya vuelto a respirar después de un procedimiento de RCP es algo que deja marcado.

    Lo que a mi no deja de sorprenderme, es la ingenuidad de la mayoría de las personas; de la mayoría de los padres, respecto de la fragilidad de la vida de los niños. Eso me asusta.

    Muchos saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Me diste en el corazón... Justamente estoy en ese proceso de disfrutar y agradecer que esta conmigo, de apapacharlo mucho. Me estoy preparando nuevamente para ayudarlo cuando me necesite, me deje encantar por una realidad que no era la nuestra y la caída fue desde muy alto :'(
    Tienes razón, es mejor ignorarlo para poder vivir pero que situación tan difícil, no se puede vivir tranquilo. Después de la caída todo se disfruta mucho mas, incluso los detalles mas simples, la vida es mas hermosa que antes.
    Un abrazo apretado y aprovecho de agradecerte nuevamente por tu apoyo en las situaciones difíciles que nos toca vivir.
    Eres una persona maravillosa y agradezco infinitamente que nuestros caminos se hayan cruzado.

    Eli

    ResponderEliminar
  3. Ayyyy, cuánta razón tienes. Siempre pasa igual: uno no aprecia lo que tiene hasta o que no lo tiene o es posible que lo pierda. A cualquiera, caminando por la calle le puede caer algo encima de una casa por accidente, por ejemplo, y no le damos importancia, no nos interesa, no nos preocupa, no estamos pensando todo el tiempo que pudiera pasar, sería estresante. Pero si alguien hemos pasado por una situación límite en algún momento, bien con un familiar o amigo o con uno mismo, entonces puede cambiar nuestra visión al respecto, pero, como suele suceder, con el tiempo se olvida o, mejor dicho, nuestro cerebro, nuestro cuerpo, para defenderse, lo olvida. Por eso, hay que aprovechar y saber valorar los momentos lo mejor posible, porque la vida da muchas, muchas vueltas y nunca se sabe lo que ocurrirá. Un abrazo.

    Cristina

    ResponderEliminar
  4. :'( No puedo dejar de sentir que el corazón se me hace pequeño al pensar esto...

    Disfrutemos el hoy, no es que querramos ignorar el tema, sino, dar lo mejor a nuestra familia HOY, porque esas sonrisas y besitos que recibimos son lo más valioso..

    Un apachurro para la enana...:)

    ResponderEliminar
  5. Que temazo!! Nosotros hacemos lo mismo con nuestra gordita, tratamos de no pensar en su fragilidad, ya que finalmente nadie sabe lo que puede suceder, lo mas importante es disfrutar cada día como si fuera el ultimo, siendo felices por estar juntos y agradecer lo que tenemos en vez de desear lo que no hemos podido alcanzar.

    ResponderEliminar
  6. ¡Ay, amiga! Nuestro miedo también duró años (menos que los que llevas tú, pero años al fin y al cabo) y al leerte, siento que hacíamos lo mismo: intentar "funcionar" como si el miedo no existiera. Sin embargo, debo reconocer que pensaba varias veces al día en eso. Siempre me daba una puntada en el corazón cuando él decía: "Cuando grande quiero ser...". Ufff! Me acuerdo y se me llenan los ojos de lágrimas.
    ¿Sabes qué me gustaría? Que los padres de niños "sanos" nos leyeran de vez en cuando, para que, aunque sea por un minuto, pudieran detenerse y agradecer la vida de sus hijos. Sé que muchos lo hacen, pero también sé que hay otros que jamás piensan en eso... que dan los regalos por sentado y exigen a la vida más de lo que ya les regaló.

    Un abrazo enorme,

    ResponderEliminar
  7. Que ondis? se pusieron de acuerdo para hacernos llorar...
    Vivimos en un mundo tan concentrado en "tener" que nos a veces olvidamos de "vivir" y de las cosas bellas y maravillosamente simples que tiene la vida como la sonrisa al despertar, una caricia, un beso, un te quiero… al tener un niño con capacidades especiales siento que quizás inconscientemente esos “grandes detalles” se valoran mucho más. En la actualidad nos esforzamos para darles a nuestros hijos lo mejor en todo, para que su “calidad de vida” sea la que nosotros creemos que es la mejor, y no nos damos cuenta que llegamos tan cansados que lo único que queremos es dormir y que nadie nos moleste para nuevamente al otro día seguir con lo mismo, y vamos dejando de lado lo más importante. Capaz que lo entendí con los costalazos que el destino nos tenía preparados, Hoy no existe un día en que no les digas a mis hijas cuanto las amo y cuanto agradezco de haberlas disfrutado un día más, para que si en algún momento no estamos tendremos la tranquilidad que nos disfrutamos y nos amamos al máximo.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  8. Creo que el estar concientes de esta fragilidad lejos del olvido nos da la oportunidad ( si así lo decidimos) de sacarle hasta la última gota de jugo a nuestra vida diaria y hacer que los momentos que para otros quizá pasan de largo para nosotros sean motivo de dicha. Se disfruta y se valoran mucho más las pequeñas cosas y creo que eso lejos de ser algo negativo es un tesoro. También puede ser un motor interno que saca lo mejor de nosotros en cada acción que para otros puede ser intrasdendente... En realidad lo único que TODOS tenemos seguro es que un día vamos a dejar de estar aquí... y ninguno tiene el siguiente minuto asegurado... solo que algunos decidimos DISFRUTAR cada instante y valorarlo. Gracias por tu reflexión !!

    ResponderEliminar
  9. Hoy me han dicho unas amigas que comentaban lo fresca y relajada que me vea despues de pasar una noche de perros con Diego, que se desperto al menos 12 veces, llorando quejandose de dolor de molestia en la mano, del yeso, despues de darle el medicamento para el dolor e inflamacion y ver con dolor que sus dedos inflamados se apretaban cada vez mas en el yeso, le console dandole besos, dejando se se durmiera sobre mi pecho, masajeando su espalda y piernas. Se levanto a las 6:00am ya ms tranquilo y queriendo ver TV, eso me dio fuerzas para seguir vestirme y salir al trabajo, cuando estas mamas de niños sanos me dijeron que Dios sabe a quien enviarle esos "paquetes" solo les mire pensando son ustedes las que no saben en que se conviertirian por un hijo, no somos super humanas ni elegidas solo somos madres que amamos a nuestros hijos.

    ResponderEliminar
  10. Hola... a diferencia de muchas personas que esconden en un rincon "la fragilidad de la vida" en lo personal simplemente la acepte..desde los 6 meses de nacido de mi hijo Fernando http://fernandoyelsindromedewest.blogspot.com , le preguntamos al neurologo que era lo menos que podia pasar y que era lo peor que podia pasar despues de una crisis convulsiva...nos conesto que lo menos que puede pasar es NADA y lo peor es LA MUERTE...bueno mas que dolor en el corazon tomamos esas palabras y decicidmos que hariamos hasta lo imposible por darle una mejor calidad de vida sin olvidar nunca que podia morir... hace casi 6 años Fer tuvo dos crisis convulsivas de 10 min cada una seguidas con un intervalo de 20 seg entre ellas...en el inter de sus crisis Fer tuvo paro respiratorio, llame a los paramedicos mi marido y el neuro en el hospital esperandonos y no podiamos mover a Fer ,por que aun seguia convulsionado...solo le pusieron el tubito del oxigeno cerca a ver si tomaba algo...durante esos minutos tensionantes el jefe de paramedicos me volteo a ver con cara de angustia "SRA. NO PODEMOS HACER NADA" y con voz calma y trankila le puse la mano en el hombro y le dije..LO SE..HAY QUE ESPERAR QUE DEJE DE CONVULSIONAR. afortunadamente termino su crsis y pudieron sacarlo del paro respiratorio y lo trasladamos al hospital..tiempo despues un vecino que estaba dentro de la casa viendo todo me pregunto como era posible que estuviera tan trankila..si mi hijo se estaba muriendo..y le conteste..que por eso..que por que estoy conciente que en una crisis puede morir estaba trankila ya que es algo con lo que venimos viviendo desde hace años...la hermana menor de Fer tiene 11 años y el año pasado hable con ella y le dije que su hermano puede morir en una crisis ella comenzo a llorar y le dije..No te lo digo para que llores... te lo digo para que sepas lo que puede pasar y asi como nos has visto a tu padre a mi trankilos..tomate el tiempo que necesites para comprender y aceptar esa posibilidad...el año pasado Fer tuvo dos crisis en el año y su hermana como siempre conmigo me ayudo...me gusto mucho su actitud pues sabiendolo..ella estuvo entera durante y despues de las crisis no se asusto ni nada.....Para mi el ignorar esa posibilidad no es viable..esta presente en nuestras vidas nos guste o no ahi esta y entre menos las aceptemos..entre mas la escondamos entre mas la ignoremos...llegado el dia vamos a sufrir mucho....saludos..Adry desde monterrey mexico

    ResponderEliminar
  11. mmmmmmm si, que dificil es vivir con la amenza latente (como le digo yo)cuando termine de ller casi lloraba por que tus palabras reflejan mis temores, mis esperanzas y mi actuar.

    Gracias por tus bellas y fuertes palabras.

    ResponderEliminar
  12. es que si no no viviriamos!!, y ellos tampoco!. Creo que justamente porque la palabra "muerte" aparecía como nunca lo imaginaste , cuando le das la espalda y le sacas la lengua.. ya no pensas más en ella.. para qué llamarla no? si teniendo la vida que la misma palabra "muerte" te dio. Porque como Romina, la muerte aparecía junto con la palabra "estable" y "48 horas" . Y miranos ahora!, pesando 38 kilos la nena de 8 añitos.
    Creo que no hace bien para el alma ni para nuestros hijos, pensar y pensar y revivir y revivir toda esa angustia, es volver a quebrarse y ahora volver a quebrarse no vale la pena.. porque hay mucho para vivir, y ellos estan acá!:)

    ResponderEliminar
  13. Soy la mamá de una niña sana y agradezco todos los días a Dios por esta bendición.

    Un abrazo grande a todos las mamás y papás que les llegó tanto este tema.

    ResponderEliminar
  14. Cada dia que miro a mi hijo digo "es un dia más" e intento dejar mis miedos en el rincón que dice MT pero soy incapaz de imaginar a mi hijo como adolescente porque se que no llegará.Cada año vamos de entierro de uno de sus compañeritos y la entereza de los padres y la conciencia de los que quedamos de que pasaremos por alli es algo que se palpa. Uno se va haciendo a ello pero no obstante no creo que pueda mantenerme muy serena cuando llegue el final

    ResponderEliminar
  15. Ese tema lo pateamos desde el principio.... Y lo aprendido hace que me levante día a día muy agradecida y valorando lo que se tiene aqui y ahora.

    ResponderEliminar
  16. Soy mamá del seba el ya tiene 30 años ufff!!! el tiempo pasa muy rapido...a pesar que llevo muchos años pasando "sustos"....
    no lograba relajarme cuando lo tenia que dejar con alguien para poder salir....sin darme cuenta llamaba muchas veces...
    Un día me dijo "mamá si me pasa algo te llamo" y desde ese día me relaje...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Presidenciales Chile: Propuestas sobre Discapacidad de Beatriz Sánchez

Se busca colegio (con integración...)

Sobre la homilía del Papa Francisco y la Discapacidad