Nuestro viaje desde la perspectiva de Papá Terapeuta

Les dejo una entrada escrita por Papá Terapeuta al día siguiente que llegamos. Así como he compartido el viaje desde mi perspectiva y la de Rocío, quiero que PT también comparta la suya. Esta entrada SÍ la escribió él, pueden comprobarlo por la falta de tildes ;).

Mi auto partio al primer intento hace un rato. Estaba lleno de polvo, la radio bloqueada pedia codigo y el reloj marcaba las 12. Lo deje sin bateria y con el fusible de la bomba de bencina fuera durante 25 dias. Al salir del estacionamiento se sentia torpe. Como si se hubiera olvidado de quien es. De quien era hace 25 dias, antes que lo dejara botado para irme a Montreal, Toronto, Cleveland y Nueva York. Ni siquiera tenia encendida la luz de ‘Check Engine’ que dice que algo malo tiene y que esta encendida desde que desarme el tablero y la ‘arregle’.

En estas 3 semanas maneje un auto arrendado por 2264 millas. En una RAV4 con menos de tres meses de edad lleve a mi familia a Montreal cruzando las montañas adirondacks en medio de una ligera pero para nosotros preocupante nevazon. Fui a dar una vuelta y luego otra mas al circuito Gilles Villeneuve en un parque en la mitad de un rio. En la misma mini-suv blanca que demore semanas en elegir los lleve a Toronto, a las cataratas del Niagara, a Cleveland, a New Jersey, a Manhattan, Queen, Brooklin, Long Island y finalmente de vuelta al aeropuerto para volver.

En tres semanas no escuche mas bocinazos que en un dia en Santiago. No se me atravezaron mas taxistas que en una hora en el centro. No me adelanto ninguna micro. Me midieron la velocidad media docena de veces y me pidieron mi carnet de manejar solo una. Gaste 90 galones de bencina y pague entre 3.7 y 5.2 dolares por cada uno. Pague unos 40 dolares en peajes y anduve en carreteras de 45 a 75 millas por hora de limite. Nadie nos trato mal. Nadie miro a mi hija y le dijo pobrecita.

A dos cuadras de mi casa en mi auto me acorde que me encanta mi auto. Reprograme la radio y puse una de las carpetas de Glee del toca-mp3 usb que le puse apenas lo compre. Doblando por Manquehue el motor se emparejo un poco y la temperatura empezo a subir del lado frio. Cinco minutos despues, subiendo de vuelta por Martin de Zamora se encendio la luz que echaba de menos y el motor se emparejo. Se habia acordado de quien era, que hay un par de sensores que ignorar y de algunos ajustes que hacer y todo anda mejor. Yo aun no lo logro. Todavía no me siento cómodo devuelta. Todavía no se sí ignorar lo que no me gusta o tratar de cambiarlo. Veremos que pasa mañana.

Comentarios

  1. Es que es muy difícil volver a la realidad cotidiana cuando hemos visto que de verdad 'otro mundo es posible'... justo hoy tuvimos que ir al consulado chileno en Sydney y nos tocó encontrarnos con la típica funcionaria pública. Después de haber visto funcionarios públicos que hacen bien su trabajo y además te sonríen y te tratan bien, es difícil seguir considerando normal o aceptable ese otro trato...
    Pero ánimo, papá terapeuta, mira que en esto de cambiar el mundo no estás solo, tienes a dos supermujeres!

    ResponderEliminar
  2. Hola PT

    Nunca he viajado fuera de Chile, mi marido por temas laborales sí lo ha hecho muchas veces y cada vez que vuelve llega con la misma sensación que tu describes. Esas gigantescas diferencias en todos los aspectos, las calles muy limpias, sin animales deambulando, gaseosas sin colorantes tóxicos, calles espectáculares, las personas trabajan poco (y no por eso son poco productuvos, al contrario) tienen mucho más tiempo para compartir con sus familias o para lo que ellos deseen hacer, las tiendas tienen muchisima variedad de productos, etc, etc, etc.

    Ojalá tu adaptación esté mejorando, lógicamente demora un tiempo, ahora queda la esperanza de que volverás y nuevamente lo disfrutarás :))

    Elizabeth

    ResponderEliminar
  3. Me encantó este post....me emocionó. A ratos pensé estar leyendo un cuento de mi hermano (don Yayo, eso es un cumplido: él ha ganado premios en SANTIAGO EN CIEN PALABRAS, y otros tantos..). Lo animo a seguir escribieno.

    ResponderEliminar
  4. este post me emocionó porque aveces aparecen esas sensaciones, esos desasociegos... a veces son los viajes, a veces el cansacio, a veces son los medicos, a veces una pequeña cosa en el día me genera estos sentimientos.... Pero creo en ponerles una sonrisa y tratar de cambiar el mundo todo lo que podamos (e ignorar todo aquello que no podamos cambiar ;)

    ResponderEliminar
  5. Si al final uno se acostumbra. Lo bueno, aunque poco cuentas, fue lo precioso del viaje...

    ResponderEliminar
  6. Cuantos comentarios! PT debe estar contento, le tiraré las orejas para que conteste ;)

    Francisco: para leer lo bueno hay que leerme a mí, no? jajajajaja... ;)

    ResponderEliminar
  7. Con este Post queda claro que cada uno de ustedes tiene algo especial para dar, es por eso que todos juntos forman la familia maravillosa que son.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por los comentarios. Leyendolos se me quita el susto que lo que escribi haya sido demasiado depre o que se haya leido muy criticon. El blog de mamaterapeuta en general es harto mas animado y positivo.

    Viridiana: las dos cosas que mas me complican de volver son los maleducados conductores y sus bocinazos en la calle (como los odio) y la sensacion esa que aca nada funciona y que hay que aceptarlo nomas por que asi es Chile y asi somos los chilenos....

    Anonima: mi adaptacion ha mejorado poco. Si me he dado cuenta que en Santiago si hay cosas hermosas que disfrutar y he logrado no odiar demasiado el dia a dia.

    Pili: nos gusta que les guste. vy a tener que pedirle mas seguido a MT que me deje escribir :P

    A todos: No crean que el viaje o la sensacion que me dejo no me ha servido. Como soy incapaz de ver algo malo y no tratar de arreglarlo (asi soy nomas) estoy en plena campaña para mejorar el mundo. O al menos Chile. O quizas Santiago, al menos el pedazo que nos toca a MT y compañia.

    ResponderEliminar
  9. PT, te recomiendo andar más en bicicleta por nuestro hermoso Parque Metropolitano para sacarse las malas vibras del tráfico intrincado y descortés de nuestra ciudad.
    Y arriba del auto, dar la pasada, sonreir tomándote el tiempo necesario para no andar apurado odiando el taco.

    ResponderEliminar
  10. Apenas comencé a leer las dos primeras oraciones y ya “no me gusto”, tuve que releerlas par de veces, como pitufo gruñon pensé se nota que no es Sonia, no entendía nada, pero no porque “sea malo” escribiendo papaterapeuta nooo, sino porque de carros no entiendo ni jota jajaja es como si me hablaran en chino y me pongo renuente, los siguientes párrafos me dejaron enganchada, me encanto la analogía del cambio de auto con los sentimientos de volver a la realidad. ¡Genial papaterapeuta ojala escribas mas seguido!
    Me ha tocado viajar a países donde es un abismo la cultura cívica y los servicios y he regresado totalmente “shockeada” a mi realidad…
    Otras veces he viajado a ciudades como El Cairo, donde me he pasado todo el tiempo aferrada a la manilla del techo del vehículo y he redefinido el concepto de conducir descortésmente…
    Me ha tocado tragar a duras penas esa infusión que llaman los “americanos” café
    O deleitarme con un expreso frente al monumento de a Victor Manuel en Roma, y yo que pensaba que mi café criollo era excelente…
    Con lo cual vuelvo al punto cuanto nos hace crecer “los viajes”, el contacto con otras culturas es un aprendizaje express sobre el “ser humano”, la experiencia de viajar no se puede reemplazar con nada, al menos esa es mi opinión, creo que por eso algunos padres tratan de regalar viajes a los hijos adolescentes como forma de hacerles madurar, de entender que existen otras realidades y que siempre habrá mucho por hacer y aprender.
    ;D

    ResponderEliminar
  11. Pucha que buena narración, me encanto la frase que me mejor refleja nuestras diferencias culturales: "Nadie nos trato mal. Nadie miro a mi hija y le dijo pobrecita".
    El resto del relato me identifica, en los detalles tuercas, y en el tratar de mejorar las cosas sin justificar lo injustificable.
    Cariños, desde La Serena.

    ResponderEliminar
  12. Por lo que veo Ro debe tener muy buenos genes para escribir!! :)

    Buen post PT, aqui se marca la clara diferencia de los puntos de vista femenino-masculino..!

    Al terminar de leerlo, siento que hasta yo también extraño Canadá.
    Asi como a Carolina, me gustó mucho "Nadie nos trato mal. Nadie miro a mi hija y le dijo pobrecita", definitivamente otra cultura...

    Saludos!!! :D

    ResponderEliminar
  13. que buen post PT! ahora...ejem... hombre tenía que ser para hablar del auto! jajajajajjajajajja :P nooo.. es broma jajjaja Saludos y a seguir dando éste espacio!!

    ResponderEliminar
  14. Estaba pensando en piner PERFECTO para describir tu comentario papaterapeuta, pero después de leer el de Viridiana y su 'tienes a dos supermujeres', no sé qué decir. Simplemete: hay personas que pueden describir a la perfección momentos/ situacione/ realidades, aunque no hayamos estado ahí. Todo mi cariño, Ximena Baratelli..

    ResponderEliminar
  15. SituacioneS; por supuesto :)

    ResponderEliminar
  16. Solido ni mas ni menos, mis respetos al Gran Yayo.

    Un Abrazo

    Haroldo

    ResponderEliminar
  17. Felicitaciones PT!!!!!!! Me encantó tu post, tan técnico pero con buenas analogías, que demuestran tu sensibilidad. Escribe más, por favor, desahógate si quieres/puedes, y de paso también nos das otro punto de vista. En cuanto a los bocinazos, no estoy de acuerdo contigo porque te aseguro que en España uno ya ni los oye de tantos y tantos que son. Ese fue uno de los puntos en que más tardé en adaptarme cuando vine a vivir a Chile. Los españoles somos protestones, protestones por naturaleza y con nuestro acento, desagradables y claro, con los bocinazos, ya ni te cuento (jajajajaja). En cuanto al respeto por las personas con discapacidad, no te preocupes, todo llega en esta vida. Mucho se consigue, por desgracia, con la sanción cuando se incumple una norma, sin disculpa de ningún tipo, y, por desgracia, y en general, de ahí, de la sanción, surge la concienciación social. Creo que así es. Ojalá me esté equivocando. Olé, olé y oleeeeé por tu post. Un abrazo ENORME, PT.


    Cristina

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Presidenciales Chile: Propuestas sobre Discapacidad de Beatriz Sánchez

Se busca colegio (con integración...)

Sobre la homilía del Papa Francisco y la Discapacidad