Post invitado: Sonia J. Castro

Hola, muchos de ustedes no me conocen. Aunque no participo mucho por aquí, siempre estoy presente. Soy la que existía antes de Mamá Terapeuta, la que existía antes de Rocío... Por un tiempo me desaparecí. Me convertí en esta súper mamá que se dedicó full a su hija, que sacó fuerzas no sé de dónde para aprender tanto, para encontrar tratamientos increíbles sin importar en qué país estuvieran, para enfrentar todos los problemas que hemos tenido con Rocío de una manera tan corajuda que ni yo me la creo y siempre encontrando soluciones maravillosas... Hasta le encontró colegio a la cabra chica en este país retrógrado y pucha que le costó!

Para todo eso era necesario que yo me hiciera a un lado. No había tiempo ni energía ni interés la verdad para la mujer que había detrás, que en realidad era todavía una niña de 22 años cuando llegó Rocío... La última vez que fui al dentista fue el 2009, al ginecólogo no voy desde el 2006. No puedo recordar la última película que fui a ver al cine o que vi en mi casa sin caer dormida agotada a los pocos minutos. Sin embargo, no me arrepiento, hoy mi hija es feliz y saludable. Como dije, era necesario.

En algún momento, durante el último año, empecé a reaparecer tímidamente. Creo que tuvo mucho que ver con encontrar colegio. Se sintió como el cierre de la primera etapa, de los primeros años. Esos en que había que descubrir qué diablos hacer con esta hija con daño cerebral... Ahora las cosas se sentían más estables. Tenemos la terapia de rehabilitación apropiada, la alimentación apropiada, el colegio apropiado... Ya pasamos por tantas mini crisis que no me asustan las que sé que vendrán. Sentí que el "huracán Rocío" ya había terminado, después de 7 años tocaba recorrer la ciudad y ver cómo quedó.

Claramente, las consecuencias no fueron pocas, pero confieso que me gusta mucho más esta ciudad que la de antes. Como en una buena reconstrucción, se modernizan las cosas, se hacen más resistentes a los recientes daños, se hermosea un poco, se añaden variables antes desconocidas. se aplican nuevos aprendizajes... Se aprovecha la oportunidad de volver a construir para esta vez construir como queremos y ese regalo hermoso es lo bonito que sale de la tragedia.

Hoy estoy próxima a cumplir 30 (si quieren llamarlo crisis de los treinta lo entenderé...) y estoy rearmando, rearmándome. Redescubriendo qué cosas le gustan a esta Sonia huracanada, qué cosas me hacen feliz, qué cosas me molestan, qué es lo que quiero hacer más allá de ser la mamá de Rocío. Porque me di cuenta de algo: estaba realmente agotada. Poder dedicarse a una hija es maravilloso, pero cuando esa hija es dependiente es una tarea realmente desgastadora. Casi sin importar cuánta ayuda se tenga, creo nunca será suficiente (igual gracias mil a mi mamá porque su ayuda ha sido invaluable).

La dependencia agota. El estar a cargo de tantas tantísimas cosas 24 horas los 7 días de la semana agota. Se necesita un día libre, una noche libre. Sin culpas. No arrancarse a trabajar o a estudiar, no que tu vida sea un recreo o un paréntesis apurado como sentí que fue la mía, sino tener la libertad para ir a comer, para dormir siesta cuando se necesite, para realmente lo que sea. El autocuidado, ¿recuerdan que lo hablamos en este blog? No fue casualidad, yo comenzaba este proceso...

Un día tuve una revelación muy obvia pero que era imposible ver durante el Huracán: una mamá agotada es imposible que sea una buena mamá. Una persona agotada no es feliz. Una persona que no es feliz tampoco es una buena mamá. Una persona que no es feliz... ¿qué carajo pasa que no hace nada para cambiarlo?

Rocío me ha enseñado miles pero miles de cosas. Entre ellas que no hay imposibles, que si queremos cambiar algo sólo debemos intentarlo. Me enseñó a porrazos varias veces que la vida es re frágil y tenemos que justamente vivirla. También me ha enseñado a cuidar... Y hoy gracias a que ella me enseñó es que me puedo cuidar a mí, a quien dicho sea de paso durante el Huracán diagnosticaron con una enfermedad crónica.

¿Qué ha pasado en esta recontrucción? Me separé. Empecé a trabajar. Volví a tocar guitarra. Cultivo más las buenas amistades. Estoy aprendiendo a pedir ayuda, estoy aprendiendo a delegar. Estoy yendo a terapia. Estoy preguntándome qué quiero, qué necesito. Hoy me quiero más que hace 7 años.

¿Podrán coexistir Mamá Terapeuta y Sonia J. Castro? Yo creo que sí, creo que es la única manera sino ninguna de las dos existe. ¿Cómo? No tengo idea, es parte de lo que estoy descubriendo y la única manera de averiguarlo es intentarlo.

Comentarios

  1. Te entiendo al 200% La razón fundamental para devolvernos a Cali fue esa: mejorar nuestra calidad de vida. Yo estaba agotada, Juan también y sentí que si no parábamos, íbamos a reventar. Reencontrarnos con las mujeres que somos ahora es una tarea que requiere de paciencia, amor y más paciencia, pero vale la pena. Un abrazo y como siempre, es un gusto leerte.

    ResponderEliminar
  2. Simplemente te extrañaba Sonia J. Castro!!! Mamáterapeuta es increíble pero la persona que llegué a conocer lo es más todavía...
    Aunque ahora todo sea más "complicado" que antes, acá seguimos a tu lado para reír, llorar, para acompañar, para lo que haga falta che!

    ResponderEliminar
  3. SonitaZ de vuelta? bien!!
    Ah suerte, suerte, suerte en todo- Fuerza y buena suerte :)

    ResponderEliminar
  4. Ser feliz se te nota....y se te agradece.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  5. Pero qué buena salida de clóset!!!!
    Debo decir que hace un buen tiempo conocí a Mama terapeuta, pero debo decir que con mucho orgullo y emoción, luego pasé a conocer a Sonia y todo lo que he aprendido de ti es tanto y tan difícil de poner en palabras que no puedo más que alegrarme de saber que estás re-conociéndote, re-contruyéndote porque sé que la Soa Sonia2.0 reloaded que saldrá será la mejor mamá que Ro pueda pedir, pero sobre todo una mujer plena y feliz, y sólo eso, no menos, te mereces!
    Un beso grandote!!

    ResponderEliminar
  6. El águila es una de las aves de mayor longevidad. Llega a vivir setenta años. Pero para llegar a esa edad, en su cuarta década tiene que tomar una seria y difícil decisión.

    A los cuarenta años, sus uñas se vuelven tan largas y flexibles que no puede sujetar a las presas de las cuales se alimenta. El pico, alargado y puntiagudo, se curva demasiado apuntando contra el pecho y ya no le sirve. Sus alas están envejecidas y pesadas en función del gran tamaño de sus plumas, y para entonces, volar se le hace muy difícil.

    En ese momento, sólo tiene dos alternativas: abandonarse y morir, o enfrentarse a un doloroso proceso de renovación que le llevará aproximadamente 150 días (5 meses).

    Este proceso consiste en volar hacia lo alto de una montaña y quedarse ahí, en un nido cercano a un paredón, donde no tenga la necesidad de volar y sentirse seguro.

    Entonces, una vez encontrado el lugar adecuado. El águila comienza a golpear con su pico en la pared con mucha fuerza hasta conseguir arrancárselo. Después esperara el crecimiento de un nuevo pico, con el que se desprenderá una a una sus viejas uñas. Cuando las nuevas garras comienzan a nacer, comenzará a desgarrarse sus desgastadas plumas.

    Y después de todos esos largos y dolorosos cinco meses de heridas, cicatrizaciones y crecimiento, logra realizar su famoso vuelo de renovación, renacimiento y festejo para vivir otros treinta años más.

    En nuestra vida para continuar un vuelo de victoria muchas veces tenemos que resguardarnos por algún tiempo y comenzar un proceso de renovación.
    Debemos desprendernos de costumbres, tradiciones y recuerdos cuyo peso nos impiden avanzar. Solamente libres del pasado podremos aprovechar el resultado valioso que una renovación siempre nos trae.

    Renovarse por dentro implica poner orden en el mundo mental, desechando los recuerdos de acontecimientos frustrantes o dolorosos para quedarnos solo con la experiencia de lo que aprendimos.
    Para poner en orden, para renovarnos y alzar vuelo, hay que conocernos, saber quienes somos, cuales son nuestras potencialidades y a donde queremos llegar.

    Feliz de tu renacer, feliz de tu felicidad. Un tremendo abrazo para tí... Sonia.

    ResponderEliminar
  7. sonia leerte me a emocionado hasta las lagrimas, yo hace poco conocí tu blog y créeme que cada día te admiro mas.
    al leer esto que has escrito no puedo dejar de sentirme completamente identificada contigo con tu sentir,con esas cosas que llevo dentro y que me guardo ...eres una gran mujer me encantaría algún día poder tomar un cafecito juntas un beso grande sonia y gracias por todo lo que eres capaz de expresar con tus lineas.

    ResponderEliminar
  8. Los cambios de folio son una excelente instancia para hacer un recuento de lo que nos ha pasado hasta ahora, yo lo hago todos los años como un ejercicio de sanidad mental.

    No necesariamente se trata de sacar cuentas para ver todos los errores que cometimos, sino para darnos cuenta de todas las cosas buenas que nos sucedieron. Si hubo errores, lo pasado, pisado. Hay que ver lo bueno y las enseñanzas que nos dejaron.

    Nunca hay que arrepentirse de las decisiones tomadas, más aún si fueron tomadas con el cerebro y el corazón buscando el bien final que es la felicidad. Si herimos a alguien tampoco hay que ser soberbio y es justo disculparse.

    En esta sociedad tan preocupada por el "que eres" en vez de "quien eres" es difícil mantener clara la meta más importante de nuestra existencia, que es ser felices.

    Debes tener claro que esta nueva etapa no estará exenta de dificultades, pero seguro que podrás enfrentarlas con el mismo coraje que has tenido hasta ahora. Podrás sentir temor a veces, desgano, desilusión, pero la vida es así y la resiliencia es una gran herramienta para esto.

    Cuando tengo un problema siempre me digo: ¿Puedes solucionar esto? ¿Hay algún factor que pueda modificar o sobre el que tenga influencia? Si no hay nada que pueda hacer, simplemente dejo que las cosas fluyan y trato de no preocuparme tanto hasta que aparezca un factor que pueda modificar. Darle a las cosas la importancia que corresponde y no sobredimensionarlas.

    Andy Pausch dijo alguna vez "los muros están ahí para que te des cuentas cuanto deseas realmente lo que está detrás de ellos. Si lo deseas inmensamente, encontrarás la forma de sortearlo".

    Fuerza en esta nueva etapa, los cambios siempre son para mejor. Saludos ;)

    ResponderEliminar
  9. ¡Uf! Me saco el sombrero, Sonia, y te hago una reverencia :)

    La lucidez no es nunca regalada. ¡Qué alegría más grande es ver que has llegado a un momento como este! ¡Te felicito!

    ...y aprovecho de agradecerte por compartirlo :)


    besos,
    b

    ResponderEliminar
  10. Hola Sonia!!! :)

    El cambio en tí ha sido muy notorio, que aunque no lo hubieras aclarado como lo has hecho en este post, ya lo notábamos!!!

    La vida nos presenta muchas etapas, (la mayoría de ellas más difíciles a medida que pasa el tiempo) y en esas etapas hay decisiones que tomar y seguir....
    Eres de las mujeres más luchadoras y valientes que he conocido, no dudo que descubrirás cómo sacar el máximo provecho de cada situación.


    Una persona que no es feliz, no puede hacer feliz a los que la rodean, nada más cierto que eso...:)

    ResponderEliminar
  11. Quien hubiese que esa niña que a sus 16 años decía tenerlos bien vividos iba a canalizar toda esa fuerza para convertirse en la mujer que es ahora. Bienvenida de vuelta SJCT, bienvenida y felicitaciones por aportar como lo haz hecho.

    ResponderEliminar
  12. Ay Sonia, me alegra tanto leerte, leer a la mujer que está apareciendo y que se dejó estar por mucho tiempo. Qué rico leer lo que escribes, por que creo nos identifica a todas las mamás que estamos en este camino, con un hijo dependiente, cual más cual menos, pero dependiente. Gracias por tus palabras por que son esperanzadoras!
    Saludos a mamá terapeuta!

    ResponderEliminar
  13. No sabes lo contenta que me pone este post!. Enhorabuena!!!! Creo que más de alguna vez lo conversamos.
    Cuenta conmigo para todo lo que necesite esta nueva Sonia.
    Te quiero montones!

    ResponderEliminar
  14. Grandes verdades cuentas en este post, verdades que a muchas de tus lectoras nos identifican de una u otra manera pero mucho mejor es darse cuenta de lo que esta mal y hacer las cosas para arreglarlas!!! te felicito por este nuevo comienzo y te aseguro que todo lo que viene sera todo lo que quieres. No tengo la suerte de conocerte en persona pero te aseguro que siento la misma simpatia y la admiracion que quienes la comparten contigo en persona.
    Cariños y mil felicitaciones de nuevo.

    ResponderEliminar
  15. Galla, tienes todo el derecho a ser Sonia Castro, espero que puedas realizar todo lo que quieres y sé que Rocio será feliz también y se complementaran como siempre...MUCHA FUERZA y sigue adelante como lo haz echo hasta ahora...:)

    ResponderEliminar
  16. Al fin podré decir .... 'Qué guapa que es Sonia' ;)
    Keep do it, you are awesome! :)

    ResponderEliminar
  17. Desde que tuve que hacer un proyecto destinado a personas con discapacidad me preguntaba cómo los que están a su cargo se ocupan de vivir su propia vida. Ni siquiera entiendo bien cómo se las arreglan las personas con niños sin necesidades especiales. No lo entendía, no sé si soy demasiado egoísta o demasiado joven (me aprovecho del "tengo 22 años, soy demasiado joven para esto!" y me aterra cumplir 23!)... Leer todos estos cambios (solté un "¿qué?" con cada uno) en un poco extraño, pero son absolutamente necesarios y nadie lo puede saber mejor que vos... mi mayor miedo es dejar de ser yo misma, por eso me aterra envejecer, casarme, tener hijos... todos esos clichés con que la gente a mi alrededor, al parecer, se plantea mucho menos que yo..Creo que para quienes te conocemos sólo por el blog (dedicado principalmente a Rocío y a compartir sus experiencias)es un poco extraño pero a)lo único permanente son los cambios y b) hay una persona ahí aparte de MT y bienvenida sea! Ya es hora de que reconquiste su identidad, sus espacios, sus deseos, porque, como me encanta decir, nadie te va a amar, cuidar y conocer como vos a vos mismo! Es una sencilla cuestión de instinto... como ya comentaron por ahí, se hacía sentir el cambio.

    Enhorabuena y éxitos!

    Ésas sólo son las flores, espera a ver las cerezas (proverbio ruso)

    ResponderEliminar
  18. Perdonen mi demora en contestar, Mamá Terapeuta no me prestaba el computador jajajajaja... ;)

    Hermosos sus comentarios, no puedo estar más agradecida. Muchos me sacaron lágrimas... Gracias, así da gusto "salir del clóset" :)

    Estoy segura que esta será una muy buena etapa, tengo la suerte de cada vez conocer más gente maravillosa.

    Y a las mamás que se sintieron identificadas... Espero que la reflexión continúe y cambien lo que tengan que cambiar. ;)

    Ah! Y gracias también al anónimo del piropo, eh? ;)

    ResponderEliminar
  19. Daniel Rodríguez Díaz21 de septiembre de 2011, 08:26

    UUUFFFF!!!! Tela para varios debates!Disociación entre Sonia y mamá terapeuta?;)... Si yo fuera Rocío y me pusieran en el brete de decidir entre ambas...(me reservo la opinión, no quiero abrir la caja de los truenos)Eres inteligente y arrolladora y te involucras hasta las trancas, no es Rocío la que te deja sin siestas y sin cine (para qué están los tíos, abuelos, etc?) Pero Sonia no es sólo Sonia, es ella y el personaje que creó para tener un interlocutor entre su universo íntimo de ideas y experiencias y el mundo que gira en el exterior. Y deja de apuntarme con ese objetivo, que de este perfil salgo fatal! Besazo, chica lista! Y no se me enoje!

    ResponderEliminar
  20. A la vez que conocí a Mamá Terapeuta, allá por el año 2008 finales, tuve la sensación inmediatamente de sentirme identificada con esa madre que compartía mis circunstancias, pero a la vez con una persona que algo mas en común sentía que teníamos, y lo malo es que nunca se ha podido dar riendas a esa amistad global que me hubiese gustado desde el inicio por la distancia geograáfica. Las verdad es que desde entonces aunque no tenga tiempo de leer mucho en internet, siempre estoy tentada y termino leyendo su blog (aunque no siempre tengo tiempo de comentar). No me sorprende nada lo que cuentas, es algo que en distintas ocaciones hemos vivido todas. La diferencia radica en como cada una de nosotras hemos salido de tal "atolladero". Yo pasé por una situación similar cuando mi hija tenía los 3 años. Fuí tímida mente salienod y luego fuí avanzando a pasos agigantados. Volví a reencontrarme con esa chica que se "comía" la vida como los perros, como si al dia siguiente no fuese a comer, y que es la vida entre otras cosas si no eso, vivirla, vivirla, vivirla y SER FELICES. Esa capacidad que no todos tenemos, aunque todos oímos hablar de ella, eso que es desgraciadamente tan difícil para muchos, por tanto que "cargan" en sus mochilas, cuando en la vida hay que ir ligeros de equipaje, solo llevando LO IMPORTANTE. Y me parece un GRAN PASO SABER QUE UNA DE LAS COSAS MAS IMPORTANTES ES SER FELICES, y lo peor de todo.... Eso no necesariamente es lo que un dia nos digeron, ni las directrices que nos dieron, ni lo que se supone que teniedo nos hará felices una vez que lo tengamos.. No.. Ser felices entre otras cosas es SER UNO MISMO!!!.. Eso es lo mas importante... Cuando me preguntan que deseo para mi hija el dia de mañana, siempre digo: Que sea feliz, y matizo (COMO ELLA DECIDA, NO COMO YO PRESUPONGA QUE DEBA SERLO).. y como anecdota te cuento:

    Tenemos un matrimonio MUY AMIGO que se están separando, tienen dos niños de la edad de Cova y que además son sus mejores amigos. Como la situación ya está cada vez mas clara y salimos los padres por separados y los niños a veces no vienen si viene su papá etc, pués justamente hoy, desayunando estaba contándole a Cova esta sitaución (aprovechando que hoy no iba al cole y lo haçiamos relajadamente). Y le dije, bueno, esto ya lo sabes, ahora espero no saques el tema con tu amiga, para ella es doloroso hablar de ello igual que para ti lo es cuando te hablan de porqué caminas asi, y me respondió. No, a mi no me importa que me pregunten de como camino:O... y continúa..espero que a mi amiga tampoco le importe, su papá me dices la sigue queriendo no?, solo se va a otra casita. En fin, hasta mi niña ha tenido la capacidad de "curar" su herida y ver con normalidad los cambios. Y es que la vida no es otra cosa que esa.. Una vida llena de curvas... Solo que hay que saber tomarlas y no salirse de la carretera, saber conducir sin que te digan el camino, intuir hacia donde es el destino donde te sentirás verdaderamente cómoda y feliz!.. Creo que es el mejor legado a dejar a nuestros hijos, familia y nosotos mismo, eso.. Ser nosotras mismas.. Un beso y todo mi apoyo!!!

    Querida GRAN MAMÁ TERAPEUTA, PERO POR SOBRE TODO QUERIDA AMIGA!!!

    KENIA

    ResponderEliminar
  21. pucha que me siento conmovida! con nudo en la garganta y todo.
    identificada también con la identidad entre paréntesis que asoma su nariz un día cualquiera, después de tanto esperar (porque había tanto por hacer con la hermosa Rocío).
    gracias por compartir tan generosamente tu vida, Sonia J. Castro. y bienvenida a donde sea que estés aterrizando!

    ResponderEliminar
  22. Sonia cuantos cambios en 7 años y que importantes han sido todos, la verdad es que a los 22años asumiste un reto enorme que has sabido llevar y que te ha hecho crecer enormemente, diria que los 30 años se quedan cortos para la madurez alcanzada. En el libro un hijo no puede morir la escritora dice que ante "grandes tragedias" (en nuestros casos grandes huracanes) muchos decimos "si me pasa eso a mi yo me muero", (en nuestros caso seria ese estancamiento en el rol de terapeuta y todos los demas roles quedan fuera)pero la verdad es que afortunadamente uno no se muere, uno sigue viva, y quienes logramos darnos cuenta de ello comenzamos a entender que seguir vivos significa que somos madres, pero seguimos siendo esas mujeres de antes del huracan solo que enriquecidas por los retos. Nos damos cuenta de que es necesario avanzar porque hacia atras todo nos queda chico. Y crisis seguro vendran pero ya sabes que eres fuerte y flexible para soportar hasta vientos huracanados.
    Si mama terapeuta es una mujer de accion Sonia tambien lo es, y cambiar las cosas para avanzar a veces es indispensable. Mucho exito amiga! Betzabe

    ResponderEliminar
  23. Hola Sonia,
    Antes que nada muchas gracias por compartir esto que te sucede con todos nosotros!
    Creo que eres una mujer increíblemente valiente al hacerte este planteo, compartirlo y llevarlo adelante.
    Sonia y MamaTerapeuta pueden convivir y lo que es mejor, potenciarse cada vez pero siempre cuidándose entre ellas.
    Te mando un abrazo fuerte y que bueno conocer a esa Sonia que va emergiendo!
    Besos,
    Valentina

    ResponderEliminar
  24. Me alegro muucho!!
    Tener un hijo no es tarea facil y más trabajo es cuando éste necesita 100% de nosotros.
    Te animo desde la distancia, a que sigas buscando y proyectando TU vida. Rocio te necesitara por mucho tiempo, pero si Sonia no esta contenta con sigo misma, dificil sera poder ser feliz junto a la pequeña.
    Me encanta leerte, me encanta ver como has podido salir adelante junto a Rocio. Estoy segura que el reencuentro contigo misma sera increible, junto a tu familia y grandes amigos que de seguro te acompañan.
    Te mando muchos saludos desde BCN!!

    ResponderEliminar
  25. Me adhiero a un comentario más arriba: 30 años son pocos para tanta vida vivida con tanta profundidad. Te quiero mucho amiga.
    Ale, mamá de Salvi, que no puede escribir más porque la muy tonta se pone a llorar...

    ResponderEliminar
  26. Yo también me acerco a los 30 y creo que me costó poder decir " yo soy Andrea" y también mamá de dos niñas, y también una mamá agotada.. pero también soy mujer, soy esa andrea con sueños, con proyectos con querer hacer para mi muchas cosas..
    Empecé a cuidarme más: maquillandome todos los días, salir un poco más con mis amigas, ir a la peluquería, o... simplemente sentarme en un parque a leer un buen libro!.
    Antes pensaba que con ir a estudiar o trabajar era suficiente, como que ahí estaba esa Andrea. Pero resulta que eso era parte de todo mi vida, de mi rutina, no era MI ESCENCIA.
    Confieso que esta Andrea no tendría chance de existir capaz si no fuera por mi familia, más que nada mi mamá que es la persona que cuida a las pequeñas cuando yo quiero un poco de respiro.

    Un gusto leer a Sonia J. Castro.
    ;)

    ResponderEliminar
  27. Hola Sonia, soy la mamá de Kenia (asturias) te recuerdas de (ela), en fin me a encantado tu reflección, es preciosa, sobre todo aún se siente con la inocencia que estás descubriendo que simplemente estás "CRECIENDO", creciendo como persona, como ser humano, como madre lo presipitó la vida y sin embargo todo esto dice muchisimo de tí, de tu valía, de tu fuerza, esa es la verdadera Sonia, la que se reencuentra cada dia, la que quizás no sepa que únicamente así se es felíz y puede hacer felíz a todos los que la rodeen, recuerda siempre cariño, que solo podemos ofrecer, dar lo que tenemos, si no lo tenemos, lo buscamos como es tu caso ahora, cada dia todos los que te conocemos de una forma u otra, vemos lo verdaderamente VALIENTE Y LINDA QUE ERES, no solo en el físico, sino lo mejor aún EN SU INTERIOR...!!!! VIVE, DISFRUTA, SE FELIZ, ROCIO TE LO AGRADECERÁ !!!!!! un besito de ( ela )

    ResponderEliminar
  28. Te mando un gran abrazo y todo mi apoyo y ayuda en lo que necesites, que rico saber que estas feliz y te estas dando tus espacios sin culpa ( se que no es fácil, ya que uno siempre siente que ese tiempo podría ser para los hijos)
    admiro profundamente tu fortaleza para salir adelante de los problemas que se nos presentan en la vida.
    Creo que eres aun una mejor persona que antes!!!!
    A emapezar los 30 con mucha energía
    Un abrazo,
    Coni Guilá

    ResponderEliminar
  29. Sonia, me mataste con este post. Me llegó eso de "no que tu vida sea un recreo o un paréntesis apurado"... cuánta razón! No sabía que te habías separado; un cambio más entre tantos... esos 30 se vienen con todo!

    ResponderEliminar
  30. Sonia eres un ejemplo de vida para muchos, leerte es un placer, más aún porque me Identifico demasiado con cada letra puesto que tengo una hija con discapacidad.. te admiro mucho un abrazo fuerte desde Venezuela

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Sobre la homilía del Papa Francisco y la Discapacidad

Presidenciales Chile: Propuestas sobre Discapacidad de Beatriz Sánchez

Yo tengo un sueño