Cambio #4: bienestar para todos

Siguiendo con la serie de posts sobre los cambios, acá va uno que me parece realmente importante: el pasar de pensar y buscar casi únicamente en el bienestar de Rocío a comenzar a pensar y buscar el bienestar del conjunto. Esto incluye algo importante: MI bienestar.

Por muchos años, las decisiones se basaban en lo que era mejor para Rocío: qué comida le hace mejor, qué terapia le hace mejor, cómo duerme más cómoda, qué paseos le entretienen, étc, étc, étc... No importaba si eso significaba más tiempo en la cocina o que yo durmiera mal. Faltaban en esa ecuación las necesidades del conjunto, todo se concentraba en Rocío y ese desequilibrio no funciona a la larga.

Rocío me ha enseñado muchísimo sobre cuidados, atenciones, sobre el cuerpo, la salud y mil cosas más... Siento que con ella me convertí en una cuidadora excepcional y, sin embargo, yo no me cuido a mí misma. También hay alimentos que me hacen mejor, mi cuerpo también necesita ejercicio, también necesita dormir, también hay paseos que me entretienen más. Soy una persona, no sólo "la mamá de...".

Por mucho tiempo sentí que dedicarme tiempo a mí o darme prioridad no estaba bien. No me permitía cuidarme. Sentía culpa. Me era inimaginable darme un baño de tina, dormir siesta, ver una película, hacer deporte o hacer cosas que me entretuvieran... ¿Cómo? ¡¿Cuándo?! Me parecía imposible, eso era para las que no son mamás o no son mamás de un niño con necesidades especiales.

No me daré el mérito de este cambio, que tampoco creo haber logrado más que en la intención de avanzar en esta dirección. El crédito se lo doy a Alejandro, que introdujo esta idea de "bienestar" que ha sido transformadora para mí y para Rocío. Recuerdo una vez que Rocío estaba resfriada y se atoró bastante con  las secreciones. Yo salté rápido a asistirla, sostenerle la cabeza, ayudar, limpiar... Y cuando termina todo Alejandro me pregunta: "¿cómo te sientes tú?". Me impactó la pregunta, me quedé como en blanco. No sé si yo me había preguntado eso antes, siempre me enfocaba en que Rocío estuviera bien... Y claro, después de ese episodio me sentía cansada.

Entonces surge la importancia de preguntarse: ¿cómo me quiero sentir? Y para no alargarme tanto y que esto no sea chino, voy a un ejemplo. ¿Cómo me siento? Me sentía cansada y con un gran dolor de espalda. ¿Me quiero sentir así? No. ¿Qué la constante en mi vida sea estar cansada y con dolor de espalda? Ni por si acaso. Y aquí no vale decir así es la vida, estoy cagá, es lo que me tocó... Más bien preguntarse ¿qué puedo hacer para superarlo?

Me imagino que varias acá se identificarán con el dolor de espalda... Tantos traslados, acostar, levantar, poner en la silla, sacar de la silla, vestir, bañar... Imagino a varias diciendo: "bueno, pero ¿qué quieres que haga?". Nuestros hijos no van a comenzar a sentarse porque nosotros lo necesitemos, pero hay mucho entremedio, ¿no? En mi caso, les cuento algunas cosas que cambié para disminuir el dolor de espalda. Me parece que son bastantes!

  • PEDIR AYUDA. Cuando hay que levantar a Rocío o alguna cosa pesada, lo hace Alejandro si está o le pido ayuda a otra persona si puedo. ¡Está bien pedir ayuda! 
  • Un cambio antiguo pero que el otro día la Eli me recordó: cambié el auto por uno más alto, así sentar a Rocío en su silla es más fácil. No es necesariamente un auto más caro, sino uno más ajustado a nuestras necesidades.
  • Aplico calor en la zona en las noches (su buen guatero de semillas).
  • Uso faja lumbar, sobre todo cuando tengo que hacer más esfuerzos, como ir al supermercado o hacer aseo, tender la ropa, étc.
  • Uso un cojín de apoyo lumbar en la silla de mi escritorio.
  • Optimizo los traslados de Rocío, intento calzar comidas, mudas y otros para que las veces que tengo que alzarla sean las menos posibles. 
  • Me preocupo de tomar a Rocío del modo más saludable, como me enseñó la terapeuta ocupacional cuando Rocío era pequeña y yo no imaginaba esto. (Recomiendo leer  "La tarea de cuidar: higiene postural, movilización y transferencias").
  • Fui al traumatólogo a ver si había alguna lesión en mi espalda, hernias y demases. Lo único que hay son músculos contracturados por un sobre esfuerzo prolongado. 
  • ¡Fui al masajista! Algo que hace meses Alejandro sugirió y me pareció imposible, la semana pasada fue una realidad. Disfruté de un maravilloso masaje de 2 horas que pretendo repetir. 
  • ¡Empecé a hacer deporte! O lo estamos intentando... Pero con Alejandro trotamos dos veces por semana junto con una rutina de elongaciones y ejercicios focalizados. 
  • Empecé a estar más conciente de mi cuerpo, de mis tensiones, de mis cansancios, de mi postura. 
  • Intento cuidar mi espalda siempre. Por ejemplo, si llego a un lugar donde me voy a sentar, busco sillas que tengan el respaldo que más me acomode, idealmente sin esperar a que me duela la espalda para hacer el cambio (idealmente, eh? Esto es un intento, un proceso de cambio y nadie es perfecto!).

Creo que el cambio más importante es el cambio de mentalidad: no me tiene que doler necesariamente la espalda. No quiero que me duela la espalda. No tengo que ser ni parecer Súper woman. El rol de mártir no me interesa. No tengo que hacerlo todo yo. No corresponde sentir culpa ni vergüenza por cuidarme.  Mi hija está mejor si yo estoy mejor. Mi entorno está mejor si yo estoy mejor. Yo me tengo que cuidar. No es egoísta pensar en mi bienestar. Las cosas están bien cuando marchan en conjunto, no aisladamente.


Los invito a detenerse, sentir y pensar ¿cómo se sienten? ¿Cómo se quieren sentir? ¿Qué harán para sentirse como se quieren sentir? 

Comentarios

  1. Me ha gustado mucho tu reflexión, sobre todo la pregunta ¿cómo me quiero sentir? ¡Y! Sobre todo porque es una tarea de muuuy largo plazo. Algunas veces necesitas pasar situaciones para llegar a ésta etapa de autocuidado, espero la mía llegue pronto jeje, un besote!

    ResponderEliminar
  2. Buena observación, Atenas, es a largo plazo, sobre todo porque son muuuuuuchas cosas! Y si bien las crisis son excelentes oportunidades para estos cambios, también puedes aprovechar la experiencia de otros jejeje. No esperes a que a ti te duela demasiado la espalda!!! jejeje

    Además que ese es sólo un ejemplo... Te puedes preguntar y cambiar muchas cosas más ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda estoy aprendiendo mucho contigo, y tienes razón, tengo que empezar a cambiar cosas, hay mucho cansancio, sueño y sí, hay mucho dolor de espalda ya jeje, pero transmites algo muy importante que la mayoría dejamos atrás, el autocuidado , y tienes razón nadie queremos sentirnos así. Te confieso que aquí leí por primera vez que es importante cuidarnos jeje, nunca antes lo pensé... Besos!

      Eliminar
  3. Me reflejo completamente en el post, pero aún estoy en la parte "es lo que me tocó". Necesito urgente el cambio, mi espalda ya no da más, despierto con dolor de cuello y espalda, ando siempre cansada y sin ánimos de nada. No puedo seguir así! Quisiera una semana de vacaciones y dormir, dormir, dormir... Me tengo que acomodar a los nuevos cambios en nuestra vida. Vicente empezó con convulsiones y por ende a tomar el temido ácido valproico :( Con esto tengo que estar atenta a su horario del remedio, no lo quiero apartar de mi vista y no me he separado de él hace dos semanas, ni por 10 minutos. Ya cuando pase un poco la pesadilla de la convulsión veré si me dedico un poco más a mí.
    Me alegra mucho este cambio en ti Sonia, se nota en las fotos, tu cara más relajada, más bonita... Te hacían falta todos estos cambios y esa persona que te hiciera darte cuenta de que podías hacerlos. Un abrazo!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pucha Pame... qué fome lo de las convulsiones, comprendo el estrés, ese cuello tuyo debe estar totalmente apretado!!! Claro, esos momentos uno está full dedicada a ellos...

      Si te sirve mi experiencia, no pienses en vacaciones... Piensa en un ritmo diario sostenible, en cómo puedes armar la vida de manera tal que todos se sientan mejor. Siento que se alivia mucho cuando se trabaja en equipo, aunque lamentablemente estamos tan acostumbradas a hacerlo todo solas, a hacernos cargo 24x7 de los enanos... Pero no estás sola amiga! A buscar el bienestar comuuuuuuuuuun

      y un beso gigante pal Vicente...

      Eliminar
  4. Uy Sonia, tocaste un tema que me tiene loca por estos días y es, precisamente, por mi constante dolor de espalda. Martín ha crecido mucho, pesa más y me cuesta alzarlo, hasta siento a veces que pierdo el equilibrio. Hay veces en que simplemente ¡no aguanto mi dolor de espalda! Ya estoy introduciendo cambios como vos: masajes y ejercicio, pero me salté el OBVIO: ¡¡¡pedir ayuda para alzar al gordo!!!! ¿Será posible que haya pasado por alto el más obvio? Todavía me estoy riendo de mí misma... Me encantan estos temas, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajjaa, pero claro! Si no tenemos en el chip eso de pedir ayuda. Incluso cuando sabemos que podemos pedirla se nos olvida, porque el automático es hacerlo sola...

      Dale dale que de acá apoyamos! Rocío también crece y crece, así que mientras antes nos reconfiguremos, mejor :)

      Eliminar
  5. eso mismo!!! a mi me hicieron esa pregunta justamente cuando estaba en Chile " Andrea, cómo te querés sentir?" - Lo que pasa es que siempre mal interpretamos los significados, no por ser madre de.. dejamos de ser mujer.

    Mis amigas se ríen de mi porque dicen que me maquillo todos los días, y si, eso me hace bien. Como en mi anterior pensamiento era solo mis hijas y respirar por mis hijas y vivir por ellas y nada más que ellas, mi cara mi pelo mi ropa siempre fueron secundarias.

    Un día una amiga me dijo " Andrea, primero vos vos y vos.. y después tus hijas", recuerdo que me chocó ese comentario porque lo creía un tantoo egoísta, hasta que desperté y me di cuenta que yo no estaba bien, que descuidarme las descuidaba a ella, y lo PEOR DE TODO ES QUE LES ESTABA ENSEÑANDO A DESCUIDARSE!, porque QUÉ EJEMPLO LES ESTABA DANDO?? .
    Ahí estaba "la mamá" con ropa así nomá, con pantalones un poco rotos, con una remera que si estaba sucia con tinta de lápiz o cosas así no importaba porque después en la noche la ponía a lavar, que si íbamos al super salía así nomás porque era ir al supermercado nada más!. En fin todo se fue infectando en esas ideas... y no está bueno.
    Por suerte cambié, maduré en ese aspecto, y vi lo que justamente vos estabas viendo en vos ahora, todo éste cambio de UNO para poder DARLE AL OTRO el mismo cambio positivo. Porque si de salud se trata todo esos cambios nos hacen más felices, y si esparcimos eso en nuestro hogar entonces todo será mucho más fácil.

    :) besos !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustó! Muy bien dicho!!! Importante lo que mencionas del ejemplo... Claro, que nuestros hijos vean que nos cuidamos, enseñarles así a que ellos se cuiden a sí mismos, a quererse... De paso, que no sientan que la mamá se ve mal y se siente mal, por ellos, no? :)

      Eliminar
  6. Excelentes recomendaciones, hay varias que aún no aplico y me parece maravilloso que comiences a buscar tu bienestar. Yo comence a sentirme muy bien cuando comence a trabajar (suena raro, pero asi fue) Primero por que me sentí útil y valorada. Esta inyección de energía me hizo buscar otras alternativas para mantener esa exquisita sensación de bienestar. Comencé con acupuntura para ayudar a mi Disautonomía y resultó ayudarme para muchas otras cosas más. Ahora estoy en la etapa de los ejercicios, estoy en la 3ra clase de yoga y buscando gimnasio en el horario en que Nico va al cole. Estoy mucho más feliz y todos lo notan jajaja. Me encanta como me siento!!! Asi que ánimence y busquen su bienestar :)

    Gracias Sonia por compartir datos tan valiosos y por poner estos temas para discutir, que son tan importantes y necesarios.

    Un beso gigante para los tres ;)

    Eli

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eli on fireeeee!!! Jajaja, que alegría me da leerte así y ver que has estado los últimos meses ocupándote de ti!! Súper, amiga, un abrazo!

      Eliminar
  7. Me alegra mucho verte tan contenta y pendiente de ti. Creo haberte dicho en muchas ocaciones esto de estar bien con uno misma, de lo importante del ejercicio físico (es encontrarte no solo con el bienestar físico, si no con el mental) y sentirte linda, vestirte, y si MUY IMPORTANTE: PEDIR AYUDAA.. Si no se "enteran" los que están en tu entorno pues SUGIERELO!..
    Quererse ayuda!. Sube la autoestima sin necesidad de que te la suban otros. Y el tiempo para uno HAY QUE BUSCARLO!.. MUY IMPORTNTE!

    ResponderEliminar
  8. Hola!
    Mi nombre es Carmen, madre de un ángel llamado Darío de 4 años de edad con parálisis cerebral y de otro ángel de año y medio (Leo).
    Acabo de leerte, y simplemente quería compartirte lo identificada que me he sentido. Si me preguntas ahora cómo me siento no puedo por menos que decirte triste...
    Tus reflexiones claro que son compartidas ampliamente y asumidas, pero cuesta llevarlas a cabo. Cuesta pensar en ocasiones que yo como persona me estoy "perdiendo" un poquito en lo físico y en lo emocional debido a esa excesiba responsabilidad (y en ocasiones culpabilidad, seguramente), del día a día con un hijo con necesidades especiales.
    Tan sólo quería darte un abrazo y agradecerte los 3 minutos de lectura que me has ofrecido.
    Ánimo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen... Bienvenida a estos lares, verás que somos muchos los que vivimos situaciones similares, emociones... Y compartir nos ayuda. Espero que te quedes por acá, sigas leyendo y escribiendo, para ir conociendolos a ustedes tres.

      Y ojalá te animes a llevar a cabo los cambios que tú requieras para que más adelante, si te vuelven a preguntar cómo te sientes, te sientas mejor.

      Eliminar
  9. Siempre das en el clavo con tus entradas.. será porque Ro es casi de la misma edad que me enana y vamos casi en la misma sintonía?? :)

    Lo cierto es que si algo he aprendido es a tratar de estar bien para darle lo mejor a ella, ahora cuido más mis posiciones al levantarla, al apoyarme para bañarla, hasta para las tareas del kinder (ella escribe con la izquierda, yo con la derecha y para ayudarle mi posición era de lo más torcida)...

    Gracias por los consejos, el masajito me parece una gran idea, y el ejercicio también.
    Los copio para que los lea mi mamá, ella me ayuda con el cuido de la enana también...:)

    Un abrazo..

    ResponderEliminar
  10. Sonia: Podrías haberlo escrito antes :-) tu sabiduría me conmueve y me ayuda a reflexionar...aunque no tengo hijos con necesidades especiales, al igual que muchas otras madres, me he descuidado. Leía a Andrea y Romina, y podría haber escrito lo mismo sobre mi vida cuando estoy fuera de la oficina.
    Cuando uno ya se enferma, es un poco tarde y hay que hacer largos esfuerzos por volver a la senda del amor por uno mismo.

    Segunda Anónima

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Segunda Anónima querida!!! Tanto tiempo... Oye, cómo es eso de "cuando uno ya se enferma"? Qué te pasó?

      Te mando un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. Hace tiempo que no escribía, pero al menos aún leo blogs :-) Y bueno sip algo enferma por no preocuparme de mí misma. Algo así como un trastorno de tipo ansioso? Ahora estoy en la estadística de chilenos que consume pastillas para dormir, ansiolíticos y varios. En todo caso, nada que no se pueda mejorar, pero el primer paso es darse cuenta de que primero debemos cuidarnos a nosotros mismos. Yo también sufría dolor de espalda y otras dolencias físicas y no les hice caso. Por algún lado se revienta, cierto? De todas formas muy motivada por tu blog y por mis terapias :-) voy camino a estar bien. Cariños

      Eliminar
    3. Mmmm... sabes? Tu comentario me inspiro para el próximo post. A ver si se agrega a lo que estás haciendo, aportar a este camino a estar bien, muy bien! :D

      Eliminar
  11. Algo más, aunque no me he leído tu libro (he leído dos en 7 años...e iniciado 20 o 30, nada personal te darás cuenta) pienso que ya debieras escribir el número 2 con tu segunda etapa de renovaciones. Efectivamente existe un cambio desde que apareció Sonia y se fusionaron en una :-) Cariños, 2da anónima

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajjajajajajaa... primero, debo decir que mi libro es de muy rápida lectura!!! Si lo empezaste y no seguiste, a la mitad se pone re bueno ;)

      Segundo... Confieso que lo he estado pensando ;)

      Eliminar
  12. Sonia lo que mas me impresiona es lo top de Alejandro ...... dame sus teléfonos para una hora !!!!
    Felicitaciones por tus nuevas ideas !!!!
    Carinos enormes de Lore y Clemi .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajjjaa, estoy de acuerdo! MA RA VI LLO SO :)

      Un beso para los dos! Nos vemos en julio?

      Eliminar
  13. Por mi parte puedo decir que mi experiencia de haber huido de Santiago para vivir en el campo ha permitido el tener horas para el descanso y el ocio, cosas que la ciudad y su ritmo no lo permitian. Hay varias razones...la percepción del tiempo aqui es muy distinta, los días se hacen eternos, hay tiempo para todo. En santiago siempre habia una razon para estar haciendo algo, o salir al mall, a la farmacia o al super. En santiago nunca estuve mas de 10 minutos sentada en el sillon de mi propio living y dormir siesta era algo casi prohibido. Eso, más un cambio interno que se fue dando en todo esto de irse de la ciudad.
    Por otro lado, es importante pedir ayuda, eso que tanto nos ha costado como mamás cuidadoras. No hay razon para ser las únicas a cargo y reventarse. Pero para que eso sea posible, es necesario que el entorno familiar y muchas veces la economía interna familiar lo permitan (tener un marido o pareja con quien repartir las tareas, pagar una nana las veces que se pueda a la semana, tener una abuela cooperadora...).

    Y por último, importante contar con elementos funcionales que nos faciliten las tareas y sobretodo que ayuden a nuestros niños: una silla de ruedas adecuada, adaptaciones para el baño y la higiene, etc. Por ejemplo, a nosotros la bañera Rifton nos cambió la vida : bañar a nuestro hijo antes era casi una tortura, forzabamos la espalda y hasta poniamos en riesgo su salud. El sitting que nos entregó Teletón era algo extremadamente básico y hasta peligroso de usar. Muchas veces Bruno se pegaba en la cabeza con la llave de la ducha y hasta se nos resbalaba de las manos al sacarlo...un desastre. En cambio la silla actual es una reposera donde Bruno está comodo, disfruta del baño y es segura. Bueno, son elementos caros pero valen su precio.

    Muy buen post Sonia! sobretodo por los cambios internos que has estado experimentado y que imagino te hacen hoy una persona feliz. Muchos cariños.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Sobre la homilía del Papa Francisco y la Discapacidad

Presidenciales Chile: Propuestas sobre Discapacidad de Beatriz Sánchez

Se busca colegio (con integración...)