Discapacidad para Todos

Que es la discapacidad? Conozco gente en teoría discapacitada severa y lo último que pienso cuando hablo con ellos es en discapacidad. Mi hija también, discapacitada severa y sin embargo feliz, alegre, sana, segura de sí misma, muy querida.

Tengo la sospecha de que la discapacidad no está en nuestras manos, en nuestros pies... O puede que sí, pero también está en nuestra mentalidad, en nuestra manera de vivir y de enfrentarnos a los obstáculos, cómo los vemos o si los inventamos. Lo que podamos o no podamos hacer está definitivamente marcado por esto... Lo que hagamos o perdamos la oportunidad única de hacer...

Cuantas personas no nos ponemos límites llenándonos de "no puedo", "no sé cómo", "no soy capaz"? Poniendo límites que solo están en nuestras cabezas. Y qué ingrato suena conociendo tantas personas con grandes dificultades "reales" para desarrollarse. Cuantas vidas no están restringidas por esto? Cuantas personas se sienten incapaces teniendo las tremendas posibilidades de hacer que tiene el ser humano?

Al menos hoy yo me siento así.

Comentarios

  1. Mi hija tiene síndrome de Dravet y yo me siento discapacitada.....me siento morir cada vez que tiene una crisis o sólo un resfriado y ver como es tan frágil, a veces siento que se me puede ir en una tos muy fuerte....peor es, en una crisis que se complica...a pesar de todo esto y su imposibilidad de hablar, se comunica, con una mirada, con sus gestos, con el beso que da cada vez que la alimento...es por esto que yo me siento discapacitada....discapacitada de no vivir más ligeramente, de sentir que no puedo curarla. Pero esto no me detiene, vivimos cada día para amarla y hacer que sienta que está aquí con una razón como todos nosotros, quizás la razón más hermosa de todas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bello tu comentario, Mariela... Muchas gracias por compartirlo.

      Eliminar
  2. Nos hace bien que nos recuerden esto de vez en cuando, tienes mucha razón Sonia, la discapacidad esta en nuestras mentes, lo importante es que a pesar de las aprensiones hacia nuestros hijos, no limitemos su mente, liberarlos de los "no puedo" es fundamental para que se sientan personas integrales y valiosas.
    Recuerdo que hace poco le pregunte a mi hijo de 9 años con parálisis cerebral si él se sentía diferente? o era igual a los otros niños? a lo que él me contesto: " soy igual a los otros niños" Mi corazón se siente feliz por esto y a pesar de mis miedos (que a diario trato de controlar y vaya que cuesta) mi hijo se siente como un niño más, y me lo demuestra a diario con su tremenda perseverancia, ganas de seguir aprendiendo y haciendo, muchas cosas más, que es lo que haría cualquier otro niño de 9 años...

    Un abrazo para todos
    Elizabeth C.

    ResponderEliminar
  3. Hola Eli, gracias por tu comentario... Siempre ayuda saber que uno no está sólo y qué bello lo que comentas de Nico, gracias por compartirlo. Somos todos iguales en nuestra diversidad... pero parece que lo olvidamos a medida que crecemos.
    Un abrazo grande para los 3

    ResponderEliminar
  4. Todos, en cierta manera, somos "discapacitados".

    Aunque la palabra no me guste porque en su acepción usa "Que tiene impedida o entorpecida alguna de las actividades cotidianas consideradas normales" ¿Normales? La normalidad está sobreevaluada, decía mi querido Doctor House. :D

    Siempre bromeo que antes era "normal" porque caminaba y que después del accidente, al quedar en silla de ruedas, seguí siendo "normal" pero sentada, jajajaa! :P

    Las "discapacidades" están muy relacionadas a la actitud que tenemos antes ciertas circunstancias que nos "incapacitan" para ser, si se quiere, "normales".

    Muchos de los que caminan y son "normales" son "discapacitados" en ciertos aspectos, algo como, no sé, piloto de avión o profesor de matemática, o ingeniero, o carpintero, algo que no estemos "capacitados" para hacer, y hasta en la parte emocional. Todo depende del cristal con que se mire....

    Y en algunos de esos aspectos, a veces es como decís vos Sonia, muchos "nos ponemos límites llenándonos de "no puedo", "no sé cómo", "no soy capaz", y creo que eso está en nuestra naturaleza...

    PERO lo importante es que nos paremos (cuack) a pensar en que tenemos la capacidad de no limitarnos y de hacer las cosas que nos proponemos. No es fácil, pero si se puede, yo sé lo que les digo...

    Y como decía antes, discapacitados somos todos, a veces en ciertos aspectos emocionales y hasta en conocimientos. Podremos caminar (ok, antes lo hacía, jeje), ver, escuchar, pero a veces nos enfrentamos a situaciones en que no sabemos como actuar y medio que nos volvemos un poco "discapacitados", es decir que no tenemos o no encontramos la capacidad de hacer frente a esa situación, ¿se entiende?

    Con mi accidente y al quedar en silla de ruedas me "etiquetaron" como "discapacitada", pero descubrí que no soy "discapacitada", simplemente tengo mis capacidades limitadas y que si quiero, puedo encontrar la "capacidad" para poder enfrentar las distintas situaciones que se me presenten.

    Pero volviendo al tema del post, más que discapacidad para todos, yo diría que todos tenemos capacidades limitadas, y que depende de nosotros el salir adelante y no caer en el famoso "no puedo", "no soy capaz", "no sé cómo".

    Todos tenemos la capacidad o podemos encontrar la manera de no ser discapacitados... ;)

    ResponderEliminar
  5. hola Sonia, creo que es humano sentir a veces que no se puede, siempre y cuando no nos quedemos en eso y no sigamos adelante. Lo importante es no ponerse límites, quizás no lleguemos a hacer o ser todo lo que nos gustaría, pero es por eso mismo que todos somos distintos, con distintas capacidades, dones y virtudes. Si fuéramos todos capaces de lo mismo este mundo estaría lleno de personas iguales. La limitación está en nosotros, aunque para qué estamos con cosas, simplemente hay cosas para las que uno no tiene dedos pa´l piano (literalmente yo... aunque sueño con aprender a tocarlo un día). Tenemos los tremendos ejemplos a seguir, nuestros niños no piensan en lo que pueden o no hacer, ellos simplemente son felices, sortean las dificultades con entereza, valentía y siguen con sus caritas alegres y sonrientes.
    Concuerdo con Elizabeth, en lo que más discapacitada me siento es en no poder quitarle cualquier dolor a Vicente, no poder cambiar de lugar cuando tiene que hacerse un examen de sangre y no encuentran su vena y llora con dolor y pena sobretodo, eso me limita, me aprisiona, simplemente me desarma, creo que es algo que "no podré" superar nunca, su dolor.
    Un abrazo grandeeeeeeeeeeeeeee para las dos!

    ResponderEliminar
  6. hola mama terapeutica quisiera saber como puedo qyudar a mi tia a q busque un tratamiento para su hija de 1añito q tiene paralisis cerebral mi tia ase lo posible x querer buscar un tratamiento pero no lo encuentra
    -x eso quisiera pedirle q m ayuden gracias x tu respuesta...........

    ResponderEliminar
  7. Todos nos sentimos así a veces, y después nos sentimos capaces de todo, dos extremos que quizás no son realistas, pero uno siente como siente no más. Lo importante es saber que las tormentas pasan.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. tengo una hermana con síndrome de down y observándola a ella he llegado a la conclusión de que la discapacidad no existe. Es un adjetivo impuesto por una sociedad que pone el foco de importancia en la perfección de todo, en el éxito rápido y en un concepto de belleza manejado por los medios de comunicación. Me niego a llamar discapacitada a mi hermana. Por qué hacerlo?? si ella puede hacer las mismas cosas que hago yo, SOLO QUE LAS HACE DE MANERA DIFERENTE!! quién soy yo para adjudicarme el derecho de decir que yo hago las cosas perfectas y ella no?... ella piensa, siente, opina, crea, habla y muchas cosas más, pero lo hace diferente a una gran mayoría de seres humanos, merece ser descalificada por eso?? NO!!! Creo que etiquetar a alguien de discapacitado solo porque no hace las cosas igual que el resto es dejar de manifiesto nuestra creencia de que somos superiores y no estoy de acuerdo. Yo no soy mejor que mi hermana. Apelo a aceptar las diferencias y la diversidad, eso me ha hecho ser más tolerante y a mirar con respeto a cada persona diferencte que conozco. Al reconocer el ser humano que habita dentro de las personas diferentes he descubierto mundos maravillosos y puntos de vista que me han hecho vibrar de emoción. Viva la diferencia y un abrazo grande a quienes día a día viven desde su diferencia y enfrentan esta sociedad, tan cerrada y perfeccionista, con una inmensa alegría y aferrados a su vida, su gran tesoro.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Sobre la homilía del Papa Francisco y la Discapacidad

Presidenciales Chile: Propuestas sobre Discapacidad de Beatriz Sánchez

Se busca colegio (con integración...)