La evolución con ABR

El otro día les conté algo sobre este nuevo entrenamiento de ABR, cómo nos había ido... Pero creo que ustedes también pudieron sentir que algo faltaba, como que tenía algo en la punta de la lengua, sobre los avances de Rocío, que todavía no podía descifrar...

Este sábado fue la charla de ABR para las familias nuevas que recién comienzan y yo, como suelo hacer, asistí. Y creo que ahí terminé de entender eso que tenía en la punta de la lengua,cuando vi en la presentación las fotos de casos de niños de antes de ABR y a los 2, 4 o 6 años.

Recordé con total claridad que cuando comenzamos ABR dije: guau, si Rocío alguna vez llega a estar apenas cerca de como se ven estos niños en la foto sería fenomenal. Pero parecía algo inalcanzable, parecía que era magia, que era demasiado bueno para ser verdad.

Pero me di cuenta de que hoy Rocío ahora está como en esas fotos. Que esas fotos del "después" ya no me parecen magia, ya no me parecen increíbles. Mi hija tuvo precisamente esa evolución, precisamente lo que soñamos cuando nos embarcamos en esta terapia alternativa que nadie más en mi país hacía. Es más, hoy esas fotos "maravillosas" me parece que no fueran la gran maravilla! Jajajaja, pero tengo claro que sí lo son, el presente de mi hija sin ABR sería muy distinto.

Así que creo que entendí eso que no podía expresar: simplemente WOW.

De hecho, en todos los años que llevamos en ABR, las evaluaciones no eran la gran maravilla. Pero la anterior ya fue muy buena y esta vez, el video de análisis de Leonid Blyum sobre el caso específico de mi hija, estaba lleno de "wow", "increíble", "mind blowing", "this is amazing", etc. Hasta él estaba maravillado.

Por eso, simplemente muy agradecida de haber encontrado este método, de haber podido hacerlo y comprenderlo, para que hoy tengamos esos resultados que parecían increíbles en la casa.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Presidenciales Chile: Propuestas sobre Discapacidad de Beatriz Sánchez

Se busca colegio (con integración...)

Sobre la homilía del Papa Francisco y la Discapacidad