Temporada de ABR

Esta semana tuvimos nuestro entrenamiento se ABR número 12!!! Ya ha pasado bastante tiempo desde que comenzamos en enero de 2008 en Buenos Aires y que desde el año 2010 lo realizamos en Chile. Hace tanto que no cuento de los "progresos" de Rocío con ABR que no sé por donde empezar. Creo que lo primero es claro: seguimos sin tener ninguna duda de que es la mejor opción para Rocío y para nosotros como familia.

Desde hace un tiempo ya, que no solo pongo en la balanza las ventajas para Rocio sino para el conjunto, aprendiendo que lo que sea que hagamos tiene que ser sostenible en el tiempo en términos de ganas, dinero, salud y equilibro con todas las otras cosas de la vida. Y la rutina doméstica, hogareña, relajada e independiente que permite ABR me sigue encantando y acomodando. Además, pasa que teóricamente me hace sentido y mientras más aprendo, mientras más desarrollan e investigan, más fenomenal me parece también desde la teoría. 

Pero... Por supuesto que nada de esto importaría si no viéramos que en concreto ayuda significativamente a Rocio, que hoy ella esta muy feliz y saludable en gran medida gracias a ABR. Es difícil para mí hablar en términos de "mejoras" actualmente. No porque no hayan, sino porque la perspectiva más técnica hoy no está en primer plano. Todos los avances concretos y tangibles de Rocío son maravillosos, los veo y los comprendo, pero hoy los valoro porque le aportan a Rocío bienestar, comodidad, alegría, que son cosas más intangibles.

Cuando tuvimos la evaluación, al ver todos los progresos físicos y medibles de mi hija, y al ver también que hoy ella se siente cómoda y feliz en su cuerpo, porque tiene más estabilidad y más fuerza, al ver todo lo que ha podido desarrollar su comunicación y su interacción con el entorno... No puedo hacer más que agradecer profundamente el haber conocido ABR cuando ella tenía 3 años. 

Recuerdo que entonces me molestaba no haberlo conocido antes!! Pero hoy ya llevamos 6 años y medio con ABR y agradezco enormemente todo lo que permitió que ABR fuera parte de nuestras vidas, que son muchísimas cosas pero las que se me ocurren ahora: el gran apoyo del papá de Rocío y de mi madre, Jacky que lo habló en su blog, todas las familias que trabajaron porque ABR fuera a Argentina, y mi pequeña pero contundente dosis de rebeldía que me permitió abrirme a un camino distinto, que también me ha marcado a mí, como experiencia vital, en mi desarrollo personal. Y qué decir de lo agradecida que estoy con Margarita por hacerle actualmente ABR, con cariño, dedicación y excelente técnica ;)

Simplemente muy agradecida. MUY.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sobre la homilía del Papa Francisco y la Discapacidad

Presidenciales Chile: Propuestas sobre Discapacidad de Beatriz Sánchez

Se busca colegio (con integración...)